"Siempre me opuse al paro amazónico"

DIRE010709alcaldddd.jpg

Héctor Requejo es señalado de instigar al pueblo aguajún y el juez de Utcubamba ha ordenado su captura y embargo de bienes.

María Elena Hidalgo.

Héctor Requejo Loginote, alcalde de la provincia de Condorcanqui, Amazonas, reclama por su inocencia. El alcalde ha sido acusado junto al líder indígena Alberto Pizango Chota y otras siete autoridades de haber cometido el delito de homicidio calificado al ser considerado por el Ministerio Público como uno de los autores intelectuales e instigadores del pueblo aguajún que originó el asesinato de efectivos policiales en Bagua .

El burgomaestre alega que su única participación en el paro amazónico radica en intentar convencer a los indígenas de que levantaran la protesta.

“Es una sorpresa que me involucren. Desde un inicio he sido un opositor al paro y dos semanas antes del conflicto salí a Bagua para conversar con la dirigencia indígena y llamar al diálogo pero no se pudo. Las autoridades municipales no somos escuchadas por los indígenas, ni incluidas en sus decisiones. El levantamiento del paro no dependía de mí. No entiendo en base a qué han sacado esa denuncia en mi contra”, señala el alcalde de Condorcanqui.

En los luctuosos sucesos de Bagua ocurridos el 5 de junio pasado perecieron 24 policías y 9 indígenas. Hubo también numerosos heridos. Un oficial de la policía continúa desaparecido.

El 12 de junio pasado, el juez Francisco Miranda, titular del Primer Juzgado Penal de Utcubamba, abrió instrucción contra el alcalde Requejo Loginote, ordenó su captura inmediata y el embargo preventivo de sus propiedades.

“Han ordenado mi detención inmediata como si yo hubiera ordenado el paro. No estoy en contra de la investigación pero pido transparencia y que me permitan demostrar mi inocencia”, afirmó preocupado el alcalde Requejo.

‘Tampoco ayudé a huelguistas’

1]El alcalde Héctor Requejo niega que en los dos meses que duró el paro amazónico él o su municipio haya entregado ayuda a los huelguistas: “Ni la municipalidad ni yo de manera particular hemos ayudado con alimentos o movilidad a los indígenas apostados en la Curva del Diablo. Desde un inicio me he mostrado en contra, cuando AIDESEP convocó a la movilización, la alcaldía se opuso y eso consta en las actas de las reuniones que celebramos”.

2]La detención de Requejo no se ha hecho efectiva debido a que desde mayo, luego de iniciado el levantamiento indígena, la única comisaría de Santa María de Nieva, capital de la provincia de Condorcanqui, fue cerrada. Los diez policías que laboraban en ella abandonaron sus puestos por temor a la movilización indígena, y hasta ahora no retornan. (Edición impresa La República )

Hay 1 Comentario

Enviar un comentario nuevo