Política
Loading

Pasivos de explotación petrolera en ríos Tigre y Pastaza aún no se solucionan

De los 75 pasivos reconocidos en el PAC, la empresa sostiene que solo les falta remediar 7. La realidad los desmiente.
De los 75 pasivos reconocidos en el PAC, la empresa sostiene que solo les falta remediar 7. La realidad los desmiente.
Contaminación en Loreto. Actual concesionaria del lote 1-AB no ha cumplido con remediar adecuadamente los pasivos ambientales de estos años. Una comisión del Congreso viajó la semana pasada y encontró derrames mal remediados, no reconocidos y ocasionados por el transporte de barriles.

Jonathan Castro/

 



Tras insistir en que ellos no exageran, que los derrames de petróleo de los que se quejan son reales, el nativo achuar Miguel Cariajano camina unos pasos y se hunde. Cubierto de espeso líquido negro, sus compañeros de viaje intentan sacarlo del charco jalándolo con troncos ante la cara de susto de las congresistas Marisol Pérez Tello y Verónika Mendoza.



Se encuentran en Choroyacu, Dorisa, frente a un derrame del que no tienen la fecha de cuándo se produjo, y que no está reconocido en la relación de pasivos del Plan Ambiental Complementario (PAC), elaborado en el 2005 para que la empresa concesionaria del Lote 1-AB, Pluspetrol, los remedie.



Cariajano es uno de tantos monitores ambientales de las federaciones de las cuencas de los ríos Pastaza, Tigre, Corrientes y Marañón (Loreto), como la FECONACO. Fue capacitado con financiamiento de la cooperación internacional. Cada vez que un derrame es detectado por los nativos, los monitores acuden a localizar las coordenadas del punto y a tomar datos. Luego, la información se centraliza.



La semana pasada, Miguel Cariajano condujo a la comisión investigadora de la contaminación en el Lote 1-AB del Congreso –Leonardo Inga, Marisol Pérez Tello, Eduardo Nayap y Verónika Mendoza– y a un representante de la Oefa, Rafael Rojas Rodríguez, a observar la situación preocupante que se vive: derrames abandonados producto de ductos averiados, o mal reparados, y vertimientos en los ríos al momento del transporte. Con la información recogida, Rojas iniciará los procedimientos administrativos.



La comisión recorrió dos tramos: de Andoas a Dorisa, a donde viajaron los cuatro legisladores; y al Marañón, a la que solo fueron Inga y Nayap. El primer derrame que vieron fue el de Shanshococha, en Andoas. Ahí, una piscina de petróleo se extiende, aparentemente, por responsabilidad de la anterior concesionaria: Oxidental (Oxy). Esta empresa cesó sus actividades en 1995, y una condición del contrato de Pluspetrol era remediar los pasivos que Oxy había dejado. Oficialmente, este derrame no está registrado en el PAC.



Más adelante, la comisión llegó a Ushpayacu, donde observaron un pasivo mal remediado por la petrolera. Mendoza refiere que a simple vista parece una pampa donde había una cocha. Pero apenas remueves el barro, se ve el petróleo sedimentado. Cuando hay lluvias, discurre hacia otra cocha.



Dejaron la cuenca del Pastaza y enrumbaron a la de Tigre. En 12 de Octubre se dividieron. Los parlamentarios  Inga y Pérez Tello fueron a San Jacinto, donde hallaron una capa de crudo solidificada que podían usar como trampolín, así como barriles y tuberías oxidados. Apenas Inga escarbaba, la contaminación salía.



En tanto, Mendoza y Nayap se dirigieron al poblado de Marsella, donde hay otro pasivo supuestamente remediado y aprobado por el Estado. El petróleo ha sido cubierto con tierra, hojas, y se ha reforestado con árboles de guaba, de raíces poco profundas. El problema en este punto es el mismo: la lluvia lleva el crudo hacia otra cuenca y luego al río.



Lo que generó la indignación de los parlamentarios fue la información que brindó el representante de la Oefa en el campo: en el lote 1-AB, el límite máximo permitido de hidrocarburos totales de petróleo (TPH) en el suelo es de 30%, mientras que en el lote 8x es 1%. Esa sería la razón por la que se da por remediado un terreno en el que el petróleo inunda la superficie.



Los documentos de los PAC de ambos lotes dicen algo contrario. Señalan que el TPH es de 5% en los dos casos. Queda aclarar si el representante de la Oefa se equivocó, o en la práctica se aplica lo que él indica.



En simultáneo, el martes por la mañana, un poblador divisó un derrame en Nueva Alianza, que provenía de una tubería dañada. Según, Fidel Sandi, monitor de Feconaco, el tamaño de la mancha de petróleo extendida era de 140 metros de largo por 44 de ancho y fue producto de la ruptura de la soldadura del ducto. Sin embargo, el técnico de la compañía le aseguró que se trataba de un corte y que la superficie dañada no era tan grande.



El miércoles, ya en la cuenca de Corrientes, la comisión visitó el derrame de Choroyacu, en el que se hundió el monitor Miguel Cariajano. Está tapado con algunas hojas y troncos, pero el petróleo sigue filtrando hacia el río Pocacuro. Otra parte del crudo ha sido retirada y depositada en más de 50 barriles oxidados apenas cubiertos por plásticos que se encuentran a 20 metros del derrame. El agua de las lluvias se infiltra por los agujeros de los cobertores y los barriles rebasan su capacidad.



Desde allí solo Nayap e Inga continuaron hacia la cuenca del Marañón, San José de Saramuro y Chambira. Hasta el cierre de esta edición no nos pudimos comunicar con ellos para informar sobre sus hallazgos.



Reclamos pendientes





Ante la situación, las comunidades piden que la empresa Pluspetrol no se vaya sin solucionar la contaminación que los rodea. Exigen una auditoría de daños ambientales, compensación por el uso de tierras, indemnizaciones por los daños  de la explotación, y titulaciones.



"Para mí ha quedado claro: no puedes tapar por tapar porque todo aflora nuevamente. Debemos generar un mecanismo para que lo que reporten los monitores ambientales sea regulado", aseguró Verónika Mendoza.



Por su parte, Marisol Pérez Tello indicó que "en estricto, la empresa no tiene responsabilidad de remediar lo que no figura en el PAC. Pero están allí causando estragos, y están por responsabilidad de un Estado que no supervisa, y una empresa que usa estos resquicios legales y no los resuelve".



La comisión prepara un informe sobre la visita, el cual estaría listo antes del 28 de julio. Cada uno viajará bimensualmente a fiscalizar que se cumplan las reparaciones. Tienen pendiente visitar la zona de influencia del Lote 8x, especialmente la reserva nacional Pacaya Samiria, y solicitar al Ejecutivo que reglamente el límite máximo de TPH único para el suelo para supervisar las remediaciones. Ahora, estos se definen por cada lote.



Riesgos de licitar lote





Lo que mantuvo en vilo a las organizaciones indígenas fue el anuncio de licitar el lote 1-AB antes de Fiestas Patrias que hizo Petroperú hace unas semanas. El malestar se distendió cuando se retrocedió en la medida.

"Si el nuevo titular de la licitación no asume los pasivos, cae en la responsabilidad del Estado, que no garantizaría su remediación (por recursos, infraestructura, etc.). De no hacerlo, los costos serían asumidos por todos los peruanos", afirmó Carmen Rosa Sandoval, abogada de PUINAMUDT. Advirtió que antes de iniciar el proceso se debería culminar con la elaboración de la relación de todos los pasivos pendientes.

 

Según Pluspetrol es vandalismo

 

En las sesiones del Congreso, el representante de Pluspetrol, Luis Antonio Grande, afirmó que los derrames se deben a "actos vandálicos" de las comunidades que dañan las tuberías de petróleo. Luego, reconoció que los ductos tienen 40 años de antigüedad, desde el inicio de la actividad petrolera. Tienen un programa de renovación pero están a 3 años de que su licitación culmine.



Sobre los contratos con las comunidades, Grande aseguró que no tenían un marco legal adecuado, pero que se hizo con diálogo. Calificó de “organizaciones bastante básicas” a las comunidades, y justificó con ello las complicadas relaciones que mantienen. Edgardo Portaro, asesor legal, indicó que las actas están escritas en español porque los apus lo hablan, y eso no vulnera la interculturalidad.



Consideran imposible instalar un completo sistema de vigilancia por las agrestes condiciones de la zona.

 

En cifras

 

5,5 mil barriles de crudo derramó Pluspetrol en el río Marañón en el 2000. La denuncia prescribió.



500 barriles más se vaciaron en el mismo río en el 2010. Hubo restos de petróleo en las orillas.



3 ministerios participarán en el Grupo de Trabajo Ambiental del Ejecutivo: Ambiente, Energía y Minas y Cultura.

 

 

ENFOQUE

 

Los derrames se pueden encapsular

 

Luis campos

Investigador en Amazonía

 

Hay varias etapas. Primero se debe eliminar la concentración de petróleo en los focos de pasivos ambientales. Si el petróleo está junto a la tierra o arena, hay que extraerlo con toda la materia orgánica. Hay tecnologías de absorción para usar estos hidrocarburos con otros fines, quemarlo o almacenarlo en tanques cerrados para siempre. Luego, se debe hacer un proceso de reforestación en la zona que fue dañada.



Lo más importante es hacer limpieza total y recuperar la zona para que el impacto no sea mayor. Cuando hay cabecera de cuenca, lo que debe hacerse es recuperarla porque tiene impacto en los peces, y la gente ya no quiere comer esos peces ni la fauna, porque están altamente contaminadas. Pero esto no se debe hacer artesanalmente, sino con rigor, y con ese proceso mantener el ecosistema.



Además, un equipo que no dependa de la empresa privada debe realizar un monitoreo permanente. Debe trabajar junto a las comunidades para que cuando haya un derrame, mediante un movimiento rápido como si fuera una catástrofe, reaccionen al instante. Si no nadie cree en los informes.

Hay 2 Comentarios
20 de noviembre de 2012 | 18 hrs
Nathaly escribe:

El estado mediante sus organismos competentes debe tomar todas las medidas necesarias para hacer cumplir la normatividad existente y no sólo quede en papel. Tenemos muchas bendiciones naturales y merecen la debida protección.

04 de julio de 2012 | 14 hrs
Gustavo escribe:

Algo dificil de cumplir. Sobre todo si hay mala fe y provocan ello.

Enviar un comentario nuevo