Loading

Retratos de guerra

DOSU060108_GUERRA-f.jpg

Cuando se habla de fotografía en el Perú del siglo XIX, de inmediato se recuerda a Eugene Courret, pero se ignora a otros retratistas de entonces. Aquí algunos rastros tanto de Courret como de sus olvidados colegas, y una muestra de su trabajo en los inciertos días de la Guerra del Pacífico.

Cuando se habla de fotografía en el Perú del siglo XIX, de inmediato se recuerda a Eugene Courret, pero se ignora a otros retratistas de entonces. Aquí algunos rastros tanto de Courret como de sus olvidados colegas, y una muestra de su trabajo en los inciertos días de la Guerra del Pacífico.

Por Renzo Babilonia
Fernández Baca

Eugenio Courret nació en Angouleme, Francia, en 1841. Cuando vino al Perú, en 1862, Lima se encontraba en pleno auge gracias al guano. Nuestro país era la tierra prometida para cualquier aventurero europeo deseoso de realizar el sueño americano, en especial para fotógrafos itinerantes como Aubert en México el norteamericano Spencer en Chile y los propios hermanos Courret en Lima y Valparaíso.

Con el tiempo instaló un exitoso y bien equipado laboratorio. Las razones que lo convirtieron en el fotógrafo más reconocido en la segunda mitad del siglo XIX las encontramos en su extraordinario manejo del retrato, así como su capacidad para relacionarse con las élites de poder. Los limeños buscaban ser vistos como una sociedad aristocrática, europea y elegante donde sólo existían ellos y sus sirvientes. Aquello fue lo que Courret comprendió y les entregó.

Durante la ocupación de Lima (1881 a 1883) las tropas chilenas se retrataron en el estudio de Rafael Castillo1 y en el de los hermanos Courret y, en Tacna, en la Casa Rodrigo, el más importante de aquella ciudad, con sucursales en Arica e Iquique.

El establecimiento más importante, en el Perú, de aquella época fue el de Courret. Desde los primeros días de la toma de Lima hasta 18842, se fotografiaron allí cientos de oficiales y soldados del ejército chileno. ¿Por qué Courret pudo fotografiar sin ser molestado durante aquel periodo? Si bien es cierto que se trataba de un fotógrafo de gran prestigio en el Perú, Eugenio Courret era un ciudadano francés y, por lo tanto, neutral, que también tuvo una sucursal en Valparaíso, donde su trabajo se hizo conocido. Las importantes relaciones económicas que habría podido tender en el principal puerto de Chile serían una razón adicional que explique por qué no tuvo inconvenientes durante la ocupación de Lima.

Ampliemos un poco más la historia del estudio Courret en Chile. En agosto de 1868, los hermanos Courret y el también fotógrafo Carlos Luis Rowsell se declararon vecinos en Valparaíso, formando una sociedad para sacar retratos fotográficos por un plazo de tres años. En 1869, Aquiles Courret contrajo un préstamo de nueve mil pesos por dos años con Agustín Edwards, en Valparaíso, para continuar con su giro. Dio en hipoteca su casa en el puerto. Continuó en Valparaíso un año después. Sin embargo, el negocio no habría prosperado como esperaban los hermanos Courret, ya que en 1871 su tienda ubicada en la calle Cruz de Reyes de Valparaíso era conocida exclusivamente como la Fotografía de Roswell.

Un caso desafortunado en Chile, consecuencia directa de la guerra de 1879, fue el de nuestro compatriota Juan de la Cruz Palomino, quien llegó a tener una amplia producción en el país vecino del sur. Su establecimiento, conocido como Fotografía Peruana, tuvo mucha aceptación en Concepción, como lo prueban los numerosos retratos suyos fechados en 1878. Sin embargo, la Guerra del Pacífico afectó su actividad profesional, ya que no se volvió a encontrar obra suya posterior a 1880. Al pasar los años, y conforme iban cerrando las heridas de la guerra, se le volvió a citar como fotógrafo establecido en la ciudad de Talca, en la Guía Jeneral de Chile editada por Aníbal Labarca en 1898 y en el Anuario Prado Martínez de 19033.

En los diarios de algunos combatientes chilenos, existen anotaciones muy interesantes referentes al uso de la fotografía durante la Guerra del Pacífico. Así, el doctor Guillermo Castro Espinosa4, en su diario personal5, señala que durante la ocupación de Lima, el 13 de junio de 1881, acudió al estudio Courret: "Me mandé sacar una docena de retratos donde Courret"6, escribió.

El diario que llama la atención es el de Abel Rosales7 por la prolijidad de datos que contiene. Respecto a la fotografía y la Guerra del Pacífico.

Rosales nos suministró muy valiosa información sobre la fotografía durante la Guerra del Pacífico. Así, el 17 de febrero de 1881, señala en su diario: "Como se andaba diciendo que muy pronto marchábamos al sur, quise primero retratarme con mi traje de campaña, como lo hice así, en efecto. Me retraté hoy en la fotografía Courret, calle del Palacio8.

LOS FOTÓGRAFOS DE LIMA

Leyendo la matricula de patentes de 1879 encontramos que, al inicio de la Guerra del Pacífico, cuatro estudios fotográficos trabajan y atienden a sus clientes en Lima:

MATRICULA DE PATENTES

Que los industriales de Lima están obligados a pagar en el presente año de 1879


FOTOGRAFOS

PRIMERA CLASE

R.Castillo………………Union 268

SEGUNDA CLASE

E Courret ……………..Union 199

TERCERA CLASE

E Courret ……….......…Union 42

CUARTA CLASE

Colmenares y Davey ……..... Santa 16

La fotografía se entendía, tanto en el siglo XIX como ahora, siempre como un negocio sin embargo, leyendo los diarios de la época, encontramos ofrecimientos patrióticos de algunos fotógrafos todavía activos como es el caso de Rafael Castillo y otros que en ese momento se dedican a otras actividades pero quieren colaborar con el esfuerzo bélico:

En La Opinión Nacional9 encontramos el siguiente ofrecimiento de Rafael Castillo al gobierno peruano:

Rafael Castillo – Este fotógrafo ha ofrecido al gobierno, hacer cópias del mapa del teatro de la guerra, en el número que tenga á bien y sin remuneración alguna. ¡Muy bien!

Sin embargo, todavía queda tiempo para realizar algunos negocios: el 27 de diciembre de 1880, y ya con el Ejército chileno preparándose en Lurín para iniciar el asalto a Lima10, el diario oficial El Peruano publicó un aviso en el que se solicitan equipos y materiales fotográficos para la oficina fotográfica de la penitenciaria de Lima.

Lima, Diciembre 20 de 1880

Siendo indispensable provéer á la oficina fotográfica de la Penitenciaria de los útiles de que carece, y se hallan detallados en razon adjunta publíquense avisos en el periódico oficial, solicitando presupuestos que deben presentarse á la Secretaria de Estado en el Despacho de Justicia, para proporcionar dichos útiles; no debiendo admitirse los que excedan de la suma de ciento cincuenta incas (I. 150) valor de la tasacion pactada.

Comuníquese y regístrese – Rúbrica de S.E. – Panizo

LA FOTOGRAFÍA Y LA BREÑA

El propio Andrés Avelino Cáceres tuvo una dramática anécdota relacionada a la fotografía en junio de 1884 al confrontar a un destacamento chileno que había llegado a Huancayo buscándolo para que reconociera al gobierno de Iglesias11. El jefe de la unidad militar chilena, Coronel José Antonio Gutiérrez, apodado "El Araucano", le escribió una carta al jefe de la resistencia peruana: tenía orden de atacarme en caso de no aceptar la propuesta del Dr. Amstrong12; Pero no lo haría sin participarme antes su resolución, pues no atacaría por sorpresa a un jefe que defiende honradamente a su patria. Le contesté que me agradaba tener como adversario a un jefe caballeroso y que, si llegado el caso, podríamos batirnos con fuerzas iguales en campo abierto…Antes de marcharse me escribió nuevamente y como prueba de su simpatía y recuerdo me envió su retrato con la sencilla y significativa dedicatoria: "A mi estimado enemigo". Le respondí agradeciéndole su gentileza y, como recíproco testimonio de mi simpatía, le remití también el mío13.

De esta manera, y casi al terminar la guerra del Pacífico, la fotografía podía por fin dejar de considerarse solamente como una herramienta de propaganda bélica y, con su muy pequeña cuota, ayudar a un primer honorable entendimiento entre los hasta entonces encarnizados enemigos chilenos y peruanos.

1 Rafael Castillo también participó en la defensa de Lima como parte del Ejército de Reserva pero no sabemos si llegó a participar en alguna batalla. EL PRIMER SIGLO DE LA FOTOGRAFIA. PERU 1842 – 1942. La recuperación de la memoria. 2001 Fundación Telefónica y Museo de Arte de Lima. Pág. 92. 2 Año en que se retiran las tropas chilenas del Perú. 3 . EL PRIMER SIGLO DE LA FOTOGRAFIA. PERU 1842 – 1942. La recuperación de la memoria. 2001 Fundación Telefónica y Museo de Arte de Lima. 4 Cirujano primero del ejército chileno de operaciones del norte. 5 CASTRO ESPINOSA, Guillermo. Guerra del Pacífico: Diario de campaña 1880 – 1881, 1986. 6 CASTRO ESPINOSA, Guillermo. Op. cit., p. 81. 7 ROSALES, Justo Abel. Mi campaña al Perú. 1879 – 1881. Editorial de la Universidad de Concepción. Concepción. 1984.. 8 Ibídem, p. 248. 9 La Opinión Nacional. 5 de abril de 1879. 10 El Ejército Chileno desembarca el 21 de diciembre de 1880 en la playa de Embajadores como primera etapa para atacar las defensas de la capital del Perú. Establecen su cuartel general en Lurín. 11 General peruano que firmó la rendición peruana en el Tratado de Ancón por el cual concluyó la guerra del Pacífico. 12 Secretario del Contralmirante chileno Patricio Lynch. 13 CACERES, Andrés A. MEMORIAS: La guerra del 79 y sus campañas. Editorial Milla Batres. Lima. La campaña constitucional: Página 39.