Salud
Loading

La dieta ideal para un cerebro sano

01.jpg

Alimentación. antioxidantes, hierro y ácidos grasos son beneficiosos. Especialista indica que se debe ejercitar la memoria, llevar una buena alimentación y brindar un descanso adecuado a nuestro cerebro para tenerlo siempre saludable.

Redacción. La República.

Somos lo que comemos es un dicho más que cierto. Una buena alimentación puede garantizar un cuerpo sano, pero además seguir un correcto régimen alimenticio también puede beneficiar un óptimo desarrollo de nuestro cerebro.

Tener una buena memoria, mayor capacidad de trabajo y descanso dependerá del estado de salud del cerebro. Para lograr una mente sana existen alimentos como el pescado, los vegetales y las frutas, los que ayudan a mantener las neuronas y construyen mejores y más fuertes conexiones entre sí.

No olvidemos que nuestro cerebro es el encargado de regular las funciones más importantes en el cuerpo humano, y cuando se pasan los 30 años, y dependiendo del estilo de vida, es posible experimentar alguna disminución en las capacidades de este órgano.

Según el doctor Óscar Barrenechea, director médico de Marketing Pharma de Química Suiza S.A., “las actividades diarias de la vida moderna pueden agotar nuestra mente, por eso el cerebro necesita una alimentación equilibrada para funcionar bien.

Estudios médicos y científicos han demostrado que ciertas vitaminas, minerales y nutrientes pueden aumentar la salud del cerebro y mantener la vitalidad”.

“Los nutrientes que benefician nuestro cerebro son los antioxidantes, las vitaminas A y E y el pescado. Lo ideal es incorporar estos elementos en la dieta a través de los alimentos y suplementos nutricionales”, señaló el doctor.

Los alimentos ricos en antioxidantes son efectivos para evitar la degeneración neuronal. Entre ellos encontramos a los cítricos, el té verde, las espinacas, los ajos y otros.

El omega 3, por ejemplo, contienen un interesante porcentaje de ácidos grasos, que ayudan a mejorar la función cerebral. La palta, el pescado o semillas de chía (fuente de fibras y de ácidos grasos esenciales) son otros alimentos beneficiosos.

El silicio y también el fosfato suelen ser muy provechosos para la actividad cerebral. El silicio puede encontrarse en la cebada, mientras que el fosfato en la harina de maíz y los lácteos. También el hierro favorece la actividad cerebral, este se encuentra en los alimentos más proteicos como las legumbres, pero también en carnes y lácteos. El hígado es, quizás, el alimento más rico en hierro.

Es importante saber que así como los otros órganos del cuerpo humano, el cerebro está sujeto a los cambios relacionados con la edad. Se puede notar la diferencia de cuánto envejece la mente cada vez que las tareas más sencillas resultan siendo muy complicadas cada día.

“Además de ejercitar nuestro cerebro, debemos alimentarnos bien y complementarlo con sustancias como la colina, complejos de vitaminas (ácido fólico, B6, B12), los ácidos grasos omega 3 (DHA), que han mostrado fomentar salud mental y bienestar, y por último, se debe dar descanso al cerebro cada vez que se ha esforzado al máximo”, resaltó el doctor Barrenechea.


Malos hábitos que afectan al cerebro

No desayunar, comer en exceso, consumir altas cantidades de azúcar, fumar, dormir poco o con la cabeza cubierta son algunos de los hábitos de la vida diaria que perjudican a nuestro cerebro, lo cual destruye las neuronas y disminuye la cantidad de las mismas.

El Alzheimer resulta ser el principal enemigo para la salud del cerebro. Según estudios, una dieta saludable ayuda a reducir el riesgo de problemas de memoria. Sin embargo, una dieta sana puede no ser tan beneficiosa cuando ya ocurrió la disfunción cognitiva, ya que los cambios de la enfermedad de Alzheimer en el cerebro comienzan muchos años antes de presentarse los síntomas, de ahí la importancia de prevenir mediante alimentos sanos.

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo