Sociedad
Loading

Venenillo, un pueblo que ahora siembra cacao tras bombardeo

En el corazón de Venenillo, Lucas Huamán, con los restos de bombas OFAB 250-270 que lanzó el Ejército en 1994 en la guerra contrasubversiva.
En el corazón de Venenillo, Lucas Huamán, con los restos de bombas OFAB 250-270 que lanzó el Ejército en 1994 en la guerra contrasubversiva.

Otra historia. Sendero Luminoso convirtió en una base a este poblado huanuqueño, pero luego de un feroz ataque de las fuerzas de seguridad, que causó numerosas muertes e hizo huir a la población, los agricultores han retornado pero ya no siembran coca sino productos alternativos con apoyo de organismos internacionales como USAID y UNODC.

 

Doris Aguirre. 

Enviada especial.

 

Venenillo, distrito de Rupa-Rupa, Huánuco. Del cinco al veinte de abril de 1994, el Ejército desplegó una de las más vastas acciones contrasubversivas: la "Operación Aries". El objetivo era destruir poblaciones del Huallaga que se encontraban bajo la influencia de Sendero Luminoso, como Venenillo. Los pobladores denunciaron que fueron bombardeados. Una comisión investigadora presidida por el congresista fujimorista Carlos Blanco Oropeza, como era previsible, concluyó que era falsa la versión de los habitantes de Venenillo y otros caseríos. Casi dieciocho años después, el agricultor Lucas Huamán Ramírez exhibe los restos de bombas OFAB 250-270 de alto poder explosivo que lanzaron los helicópteros Mi-25 contra las comunidades.

 

"El Ejército avisó con volantes para que la gente saliera de la zona porque iba a intervenir contra los terroristas, pero hubo gente que hizo caso omiso a la advertencia y se quedó. Yo me fui y salvé la vida. Pero en mi pueblo murieron hombres, mujeres y niños. Hubo una carnicería", relata Lucas Huamán.

 

El agricultor no regresó a su  vivienda ni a sus tres hectáreas de cultivos de hoja de coca. Lo abandonó todo por el temor de ser arrasado por las bombas OFAB 250-270 de fabricación rusa. Prefirió volver a su tierra natal, Cajamarca, de donde había salido en 1984 para buscar fortuna en el Huallaga. En el 2000, seis años después de la "Operación Aries", una vez terminado el gobierno de Alberto Fujimori, Lucas Huamán decidió recuperar sus propiedades en Venenillo.

 

Lluvia de fuego

 

El agricultor nos condujo hasta su vivienda, ubicada exactamente en la zona de Santa Martha. Del interior, con mucho sigilo, sacó las piezas de dos bombas OFAB 250-270 que cayeron por su chacra.

 

“Esto es la prueba ante el mundo entero de que durante el gobierno de Fujimori se bombardeó sin piedad a la gente y se mataba a mucha gente inocente”, expresó: “Fujimori decía que la lucha era contra Sendero Luminoso, pero en realidad era contra el pueblo”, afirma Lucas Huamán.

 

Venenillo, que no solo era una zona de influencia senderista sino también productora de hoja destinada para el narcotráfico, ha cambiado drásticamente. La erradicación de los cultivos ilegales ha dado paso a los productos alternativos.

 

Precisamente, Lucas Huamán abandonó los cocales y ahora se dedica al cacao y al café. Era cuestión de vida o muerte. Eligió lo primero. Y lo hizo porque recibió la contribución de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) y de la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID).

Cacao sí, coca no

 

En el valle del Huallaga, en las jurisdicciones de las regiones de Huánuco y San Martín, la UNODC y la USAID financian los cultivos alternativos de cacao, café, palma aceitera y palmito, de 4 mil 124 familias.

 

La organización del cabecilla senderista Florindo Flores Hala, "camarada Artemio", era un obstáculo para el avance de los programas de desarrollo alternativo. El desmantelamiento de la agrupación terrorista, y la pacificación del ámbito geográfico en el que se desplazaba, harán propicio el terreno para la sustitución de 13 mil 025 hectáreas de hoja de coca en el Huallaga.

“Queremos que se levante el estado de emergencia en el Huallaga para poder vivir en paz. El 'camarada Artemio', ya está preso. Ahora apostamos por un cambio, pero necesitamos la presencia del Estado”, afirma Lucas Huamán. 

 

El presidente de la Junta Vecinal de Venenillo, Leonardo Ocaña Flores, quien luego de renunciar a la hoja de coca hoy se dedica al cacao, le dio la razón a Huamán.

 

A diferencia de Lucas Huamán, Leonardo Ocaña llegó a Venenillo en el 2001 procedente de Juanjuí, región San Martín. Llegó a Venenillo y encontró un pueblo fantasma.

 

"Venenillo estaba desolado, en completo abandono. Había solo cuatro habitantes, como resultado de la violencia política. Cuando llegué, encontramos fosas y pozas de agua con restos humanos, unos sobre otros. Fue espantoso. Hubo muchos muertos en Venenillo", recuerda Leandro Ocaña.

 

Coca cero

 

“En aquella época Sendero Luminoso convirtió a Venenillo en su cuartel general porque había narcotráfico. Por eso el Ejército atacó varias veces para barrerlos", explica: "Felizmente, todo eso ha quedado en el pasado. Los pobladores comenzaron a retornar y a buscar una nueva oportunidad. Ahora hay más confianza. El terror, el espanto, el susto, quedaron atrás. Hemos empezado a respirar paz y tranquilidad,tenemos la esperanza de que esto cambie y el gobierno nos escuche".

 

El dirigente de los agricultores reconoció que la solución para acabar con los cultivos ilegales de hoja depende mucho de la decisión de los agricultores de apostar por los cultivos alternativos. 

 

"Antes nos quejábamos porque nadie nos ayudaba, ni el Estado, pero ahora las organizaciones internacionales como  USAID y UNODC contribuyen con el financiamiento del cultivo de productos alternativos de gran aceptación en el mercado", manifestó Leandro Ocaña.

 

En la zona de Bolsón Cuchara, del ámbito de Venenillo, otrora reducto senderista, ahora existen 800 hectáreas de cultivos de cacao, con una producción de 1,840 toneladas al año. Esto le permite un ingreso a cada familia de 14 mil 229 dólares anuales.

En comparación, en Santa Rosa de Mishollo –área donde fue aprehendido el "camarada Artemio"–, donde recién se expande el cultivo de cacao, solo hay 200 hectáreas de cultivos con una producción de 460 toneladas. Las familias se benefician con un ingreso anual de 12 mil 452 dólares cada una.

 

En la región San Martín han avanzado más rápidamente los programas de cultivos alternativos financiados por UNODC y USAID que en la región Huánuco, debido a la presencia de la agrupación terrorista comandada por "Artemio".

Las cifras lo dicen todo. 

 

En San Martín ya suman 10 mil 206 hectáreas los cultivos alternativos, mientras que en Huánuco solo hay 2 mil 599 hectáreas. Gran diferencia.

 

De hecho, en Huánuco hay más hectáreas cultivadas de hoja de coca (12 mil 757) que en la región San Martín (1,725). Y en toda la región Huánuco, donde está concentrada la mayor parte de los cultivos ilícitos, es justamente en el distrito de Rupa-Rupa, en cuyo ámbito se encuentra Venenillo.  En esa zona el desarrollo de los productos alternativos todavía es un desafío.

 

"Los organismos internacionales contribuyen con el financiamiento para reemplazar la coca, pero el Estado no pone mucho de su parte. No hay carreteras, por ejemplo, para poder sacar los productos alternativos. Eso desmotiva a muchos agricultores", manifiesta Leandro Ocaña.

 

En Tocache, San Martín, no fue fácil revertir la fuerza del narcotráfico y el terrorismo, como lo atestigua Julián Herrera Pairazamán, un piurano que llegó hace 25 años al poblado de La Culebra, en Tocache, y llegó a ser propietario de cultivos de hoja de coca. Ahora produce cacao con apoyo de los programas de la USAID y la  UNODC.

 

"Aquí en Tocache han desfilado capos del narcotráfico como 'Vaticano' (Demetrio Chávez Peñaherrera), 'El Ministro' (Waldo Vargas Arias),  'Cristal' (Lizardo Macedo Santillán) y hasta 'El Lunarejo'   (Fernando Zevallos Gonzales). La droga se la llevaban en avionetas. Esto era un paraíso para ellos”, relató Julián Herrera. "Vaticano era de Campanilla, pero él ha vivido acá en Tocache”, acotó.

 

Y a los narcotraficantes, sucedió Florindo Flores Hala, "Artemio". 

 

"Se paseaba libremente en LaPólvora, Sión, Santa Rosa de Mishollo, El Porvenir, Guacamayo y otras localidades. Ahora que ha sido capturado, algunos están contentos,pero otros temen la represalia de las autoridades. Lo cierto es que se abre una oportunidad para que los agriocultores nos dediquemos a los cultivos legales y beneficiosos para nuestras familias", concluye. ❧

 

La venta de productos alternativos sumó en 2010 a US$ 100.9 millones

 

Para que funcione la sustitución de los cultivos ilegales de coca por los productos legales como cacao, café, palmera aceitera y palmito, no solo es importante que el agricultor cambie de rubro sino que esté plenamente convencido de su decisión, de modo que no intente retornar a la coca, afirmó Jochen Wiese, asesor de la Oficina de las Naciones Unidas Contra las Drogas y el Delito (UNODC).

 

Wiese explicó que programas internacionales como los financiados por la UNODC y  USAID, se aplican en el Huallaga desde el 2004, y que no se reduce a la entrega de financiamiento. También se suministra a los agricultores asistencia técnica con personal capacitado en lautilización de los productos alternativos.

 

“Nosotros le damos propuestas viables  al agricultor para que dejen lo ilícito con productos alternativos que son utilies para mejorar su bienestar, pero es importante la presencia del Estado”,puntualizó Jochen Wiese

 

Desde el punto de vista del monto anual de las ventas de los productos alternativos, se ha registrado un crecimiento sorprendente. En el 2001, se alcanzó los 14.9i millones de dólares; saltó en el 2005 a 55 millones y en el 2010 a 100.9 millones de dólares.

 

En cifras

 

10,206 hectáreas de cultivos alternativos hay en San Martín.

 

2,599 hectáreas de cultivos son las que existen en Huánuco.

 

1,060 familias de Huánuco sustituyeron sus cultivos de coca.

 

3,064 familias de San Martín ahora se dedican a cultivos legales.

 

Hay 9 Comentarios
04 de agosto de 2013 | 10 hrs
Frits Cv escribe:

Comparto con el amigo Juan Chávez, ahi pase casi 10 años, toda una niñez de alegrias y sueños hasta que la brutalidad de la humanidad en usar armas contra inocentes, mi tio el sr victor vicente huaman desaparecio en los cedros rumbo a su sembrio en el puerto, nunca mas se supo nada de el. lo que vi ahi por toda la carretera de la entrda a sta marta hasta el puerto era espelusnante un niño como yo de 13 años no podia entender nada de esto
facebook: Frits Cv para compartir mas...

17 de abril de 2013 | 23 hrs
Juan Chávez escribe:

Viví mi niñez en Venenillo.. lo extraño demasiado.. estoy fuera del país hace muchos años.. habrá alguien aquí que pueda compartir imágenes recientes de Venenillo, el Río Cuchara, el puerto La Roca, y lo que fué el caserío donde existió Explotaciones Forestales Perú?
Muchas gracias por cualquier ayuda.
Y que siempre, eternamente, VIVA MI PERÚ.

16 de enero de 2013 | 19 hrs
Linda escribe:

Soy de Santa Marta͵ viviamos felices con mis abuelos con la llegada del terrorismo abandone mi pueblito. Retorne de 29 años y la población esta creciendo. económicamente vi cultivos de cacaó. y de pan llevar͵ me alegra el resurgimiento de mi Santa Marta y regresare para quedarme y trabajar.

10 de marzo de 2012 | 15 hrs
PPMR escribe:

El bombardeo y arrasamiento existieron. Las fuerzas fujimontesinistas mataron calcinando a niños y niñas. Debe haber sido uno de los arrasamientos más horrendos en la historia de América Latina. La resilencia de los sobrevivientes es admirable y merecen todo nuestro apoyo

08 de marzo de 2012 | 17 hrs
CAP FERNANDO escribe:

"Venenillo estaba desolado, en completo abandono. Había solo cuatro habitantes. Cuando llegué, encontramos fosas y pozas de agua con restos humanos, unos sobre otros. Hubo muchos muertos en Venenillo", recuerda Leandro Ocaña.
FALSO EL SUSCRITO FUE JEFE EN LA BASE MILIOTAR DE VENENILLO EL AÑO 96. SE CONSTRUYO LA ESCUELA, LA POSTA MEDICA FUNCIONABA. NOS REUNIAMOS CON LA POBLACION PARA LA JORNADA DOMINICAL, TERMINABA EN CAMPEONATO DE FUTBOL.

08 de marzo de 2012 | 13 hrs
Guapo y Varón escribe:

Estos ex-narcotraficantes aún no han pagado por los delitos que en su momento cometieron. Habrá comisión de la verdad para meter en cana a toda esta gente que está pasando piola?

08 de marzo de 2012 | 16 hrs
ANTON escribe:

LOS QUE PASAN PIOLA SOMOS NOSOTROS QUE NO VIVIMOS LA REALIDAD DEL PAÍS, Y NUESTRA IGNORANCIA HACE QUE ESCRIBAMOS LO QUE ESTAS ESCRIBIENDO,SON EXPRODUCTORES DE HOJA DE COCA, NO EX-NARCOTRAFICANTES

08 de marzo de 2012 | 07 hrs
Juan escribe:

debe haber caído bombas en venenillo, este señor agricultor con ayuda de una periodista debieron recogerlas y ponerlas junto a la casa de este humilde agricultor para la foto... buena Doris

08 de marzo de 2012 | 16 hrs
anton escribe:

como se vé que no conocen el Perú

Enviar un comentario nuevo