Salud
Loading

El mejor escudo para tu piel: protector solar

01.jpg

Verano saludable. Es indispensable para evitar padecer cáncer de piel. ¿Sabe qué factor de protección solar usar? ¿Cómo y cuándo debe aplicarse el bloqueador? ¿Qué elegir: bronceador o autobronceador? Son algunas de las preguntas que le responderemos.

Milagros Laura S.

Si hay un artículo que no se debe olvidar cuando decida ir a la playa es el bloqueador solar. Este cosmético protector es están imprescindible este verano y en cada una de nuestras visitas al mar o a una piscina... como llevar una ropa de baño.

Nuestra piel debe estar siempre protegida, porque si bien el sol es un elemento beneficioso para la salud, a su vez es el principal causante de las distintas enfermedades cutáneas, que van desde quemaduras solares hasta el cáncer de piel. Por ello, para evitar el daño causado por las radiaciones solares es aconsejable utilizar los protectores solares que bloquean la penetración de los rayos ultravioleta (UV). Sin embargo, ningún producto de este tipo llega a protegernos al 100%.

Según explica el doctor dermatólogo, Víctor Meth Tuesta, de la Clínica Javier Prado, bloqueador o protector solar son lo mismo. Lo que nos debe importar es que estos contengan filtros solares, que los hay de dos tipos: los químicos, que son aquellos que penetran la capa superficial de la piel y que absorben los rayos ultravioletas (UV) neutralizándolos, y los filtros físicos o conocidos como pantalla, que no penetran la piel sino que se depositan sobre ella evitando la acción de los rayos del sol.

Al respecto, el Ministerio de Salud alertó que antes de adquirir un bloqueador solar debemos observar que contenga óxido de zinc, pues este actúa como un filtro físico que protege de los efectos no deseados en la piel, evitando lesiones.

Factores de protección

Otro punto importante es que muchos confunden el factor de protección solar (FPS) con el grado de protección. Mientras más alto más protegido, piensan. Pero no es así. El FPS que aparece en la presentación de los bloqueadores es el índice que nos indica el tiempo que podemos exponernos al sol sin el riesgo de sufrir quemaduras.

Un ejemplo, si usamos un FPS de 30 entonces tendremos cerca de 5 horas para exponernos al sol sin sufrir quemaduras o enrojecimientos en la piel. Pero que no se piense que si se compra uno de factor 60 se tendrá 10 horas de protección, porque eso tampoco es cierto.

Los especialistas de la piel reconocen al FPS 30 como el factor más alto, por eso en Estados Unidos y Europa se prohíbe publicitar productos con factores de mayor porcentaje.

El doctor Meth Tuesta señala que en nuestro país, los FPS mayores que 30 cumplen la misma fotoprotección que un FPS 30.
Otro punto importante es que el bloqueador solar que use debe ser resistente al agua, esto evitará que deba echarse más bloqueador cada vez que sale del mar o la piscina.

30 minutos antes de solearse

Para la buena eficacia de un bloqueador solar su aplicación debe ser 30 minutos antes de exponerse al sol, este tiempo permite que los componentes del producto dermatológico formen una película protectora debajo y sobre la piel.

El protector puede tener presentación en gel, crema, loción o spray; sea cual sea su textura aplíquelo cuando la piel no esté mojada.

Pero como el deseo de lucir un bronceado envidiable a veces puede mucho más, se termina usando el bronceador, producto que en lugar de proteger propicia la absorción de los rayos del sol porque estimula la síntesis de melanina sin tener en cuenta los daños que causa.

¿Bronceador o autobronceador?

La alternativa más segura que un bronceador es el autobronceador de la piel. Su efectividad recae por la acción de la dihidroxiacetona (DHA) sobre la queratina de la epidermis causando una coloración en la piel de manera superficial.

La pigmentación será según la cantidad de aminoácidos de la epidermis y de su Ph, por ello algunas personas consiguen un tono más oscuro que otras. La aplicación de un producto que contiene DHA debe realizarse de manera cuidadosa y homogénea para evitar la coloración cutánea irregular, ya que tiende a acumularse en las células muertas.

Si decide no tomar en cuenta estos consejos al menos recuerde que el hermoso bronceado que luce hoy, por exponerse al sol sin protección, puede costarle caro después de los 40. Es mejor prevenir antes que lamentar.

Protéjase desde adentro con frutas

Los alimentos que pueden ayudar a proteger su piel desde adentro son todos aquellos que contienen carotenos, que están en las frutas de color naranja como la papaya, el mango, la ciruela, la mandarina, entre otros.

Los especialistas aconsejan no abusar en el consumo de estos alimentos, pues puede causar que la piel se vuelva amarilla, sobre todo en las manos.

Los labios también sufren quemaduras del sol, sus efectos son la resequedad y las pequeñas grietas que se forman en ellos. Para evitar estas molestias se recomienda el uso de labiales con protección UV son conocidos como lips, que además de proteger humectan.

Es muy importante el consumo de abundante agua y no solo en la playa sino en toda esta temporada de verano.

Hay 1 Comentario
28 de diciembre de 2013 | 09 hrs
Cristhian escribe:

MUy buena la info. MUchas gracias

Enviar un comentario nuevo