Política
Loading

Poder bélico de Chile es 5 veces superior al de Perú

INFORME: El poder bélico del país del sur es cinco veces superior al nuestro, según el Pentágono y estudios de las FFAA de nuestro país.

Textual

La clave

Durante la primera mitad de la década de los setenta, los estudios castrenses revelaban que Perú era dos veces más poderoso que el vecino chileno, gracias a la adquisición de los entonces modernos tanques T-55 y T-54 de fabricación soviética, además de la incorporación de los Sukhoi-25.

Por MIGUEL GUTIÉRREZ R.
Unidad de Investigación.-

Chile cuenta con un poderío militar cinco veces superior al que posee el Perú en términos de tecnología bélica, de acuerdo con apreciaciones de inteligencia de los institutos castrenses de nuestro país.
La información coincide con el balance militar de Perú y Chile elaborado por el banco de datos del Departamento de Defensa de los Estados Unidos denominado "Military Periscope" (ver infografía).
Las apreciaciones de inteligencia confirman que a pesar de que en los años noventa el régimen de Alberto Fujimori gastó 1,900 millones de dólares en adquisición de armamentos, Perú sólo alcanzó una ficticia superioridad respecto a Chile. La mayor parte de los equipos se encuentran inoperativos debido a que fueron comprados a empresas intermediarias que ahora no pueden responder a las necesidades de mantenimiento, repuestos y asistencia. Es el caso de los 36 aeronaves MiG-29 y Sukhoi-25 que vendió Bielorrusia.
De acuerdo con los informes de las instituciones castrenses, durante el gobierno pasado tampoco se practicó una política estratégica de adquisiciones militares sino que sólo se respondió a necesidades de coyuntura. Por ejemplo, se dieron de baja a 24 navíos de la Marina y no fue comprado ninguno en reemplazo de estos durante el gobierno de Fujimori.
Los reportes de los institutos armados señalan que como resultado de los factores descritos, en el caso del Ejército de Chile el poder bélico es superior 7 veces, en cuanto a Fuerza Aérea el vecino del sur nos supera 3 veces y en fuerza naval los del Mapocho son 4 veces más poderosos.

ATRASO TECNOLÓGICO
Las apreciaciones de inteligencia castrense sirvieron al Ministerio de Defensa para llevar adelante la reestructuración de los institutos armados, por tanto contienen información rigurosa y real sobre la situación de nuestras Fuerzas Armadas.
En cada caso se hicieron evaluaciones en función del personal, nivel de entrenamiento, tipo y vigencia del armamento, así como experiencia bélica y tecnología.
La sumatoria de cada uno de estos factores dio como resultado que nuestro estándar está muy por debajo de las capacidades militares de Chile, cuyas Fuerzas Armadas también fueron evaluadas.
El estudio revelaba que durante los últimos años Chile ha mantenido aproximadamente el mismo contingente de sus efectivos, pero ha apostado por la inversión en tecnología, siempre partiendo del desarrollo de ejércitos más pequeños, pero más potentes y eficaces.
La modernización de las fuerzas armadas chilenas forma parte del denominado "Plan Alcázar", iniciado en 1992, y que apunta a la consolidación de una capacidad disuasiva y de ataque, en caso se produzcan situaciones de conflicto más allá de sus fronteras.

CON EL CEREBRO
La modernización de la capacidad bélica de Chile se cumple de acuerdo con un plan estratégico que concibe las adquisiciones como un componente básico de su modernización. De allí que después de un largo proceso de selección que se inició en 1996, recién el 2006 la Fuerza Aérea de Chile recibirá sus 10 aviones de combate F-16.
Ese mismo año Perú compró 36 aeronaves MiG-29 y Su-25, pero al caer el régimen de Fujimori, y comprobarse que la compra fue corrupta, los bielorrusos rompieron el contrato y dichas aeronaves se quedaron inoperativas debido a la carencia de repuestos, motores, mantenimiento y asistencia técnica. Para solucionar el problema de los MiG-29 y SU-25, el gobierno peruano negoció con la Federación Rusa (fabricante de las aeronaves) un convenio por 150 millones dólares para reparar esas máquinas y todos los equipos de origen ruso. Pero en tanto se firme el acuerdo y se concrete el crédito, que todavía tiene para rato, el 2006 Chile nos superará largamente en defensa aérea cuando incorpore los F-16.
Hasta el 2006 además Chile tiene previsto la incorporación de dos submarinos Scorpene -en diciembre se sumó el primero-, además de cuatro fragatas misileras más por 350 millones de dólares, aparte de los navíos "Williams" y el destructor "Fletcher" que acaba de adquirir.
En tanto, la Marina peruana no cuenta con ningún destructor. Posee seis fragatas Lupo además de seis corbetas y seis submarinos (muy inferiores en comparación a los Scorpene chilenos) que ya cuentan con un corto tiempo de vida operativa.
La fuerza naval peruana es la única que cuenta aún con un crucero cuando la tendencia actual en el mundo es contar con naves más pequeñas y de mayor maniobra, pero armados de poderosos misiles.
Las diferencias son notorias si tomamos en cuenta, como resalta el banco de datos "Military Periscope" del Pentágono, que mientras Chile tiene los tanques "Leopard", fabricados entre 1975 y 1982, Perú todavía mantiene sus T-54 y T-55, construidos entre 1950 y 1964. La ventaja tecnológica chilena es muy grande.

MÁS QUE NUMEROS
Los informes de fuentes oficiales del Departamento de Defensa norteamericano y de publicaciones especializadas coinciden en que las fuerzas armadas peruanas en el papel son superiores.
"Military Periscope" señala que el Ejército peruano es el más grande en número después de Brasil, pero en tecnología Chile nos lleva una enorme ventaja.
De los 275 tanques rusos T-55 y T-54 MBT adquiridos en 1973, solamente 50 se encuentran en perfecto estado mientras que los tanques ligeros 110 AMX sólo funcionan 29.
Chile en cambio tiene 220 modernos "Leopard" y 100 vehículos blindados M113 incorporados desde 1999.
Con estas adquisiciones, que se suman a los 50 tanques AMX-30 de fabricación francesa, a los carros de reconocimiento EE-9 Cascavel y a los 177 unidades Piraña, el Ejército chileno consolida su predominio militar en el Pacífico Sur.
La Fuerza Aérea Chilena (FACH) ha renovado desde 1994 su flota aérea en forma permanente, contando actualmente con 25 Mirage 5 Elkan , de fabricación francesa; 15 Mirage 50 FC Pantera, además de 12 naves F-5E Tiger; 12 A-37B Dragonfly y A36 CC Halcon. Todos ciento por ciento operativos.