Política
Loading

Combustible para helicóptero era vendido como kerosene en el Vrae

combustible.jpg

Suboficial del Ejército lo robaba del cuartel de Satipo . Dueño de grifo acepta entregarse a la justicia siempre que le ofrezcan garantías porque militares lo han amenazado de muerte si los identifica. Infografía

Doris Aguirre.

Peritos de Criminalística de la Policía Nacional confirmaron que un grifo de la localidad de Pichanaki, en Satipo, en la zona de los valles de los ríos Apurímac y Ene (Vrae), vendía ilegalmente combustible para los helicópteros Mi-17 del Ejército que operan en el área de combate contra Sendero Luminoso.

El pasado 17 de febrero, durante un operativo desplegado por efectivos de la Dirección Antidrogas, se descubrió en la estación de servicios “Moralitos” 2,270 galones de un producto que los propietarios del establecimiento afirmaron que se trataba de kerosene.

Fuentes de inteligencia habían informado a la policía que se trataba de gasolina Jet A-1 para las aeronaves Mi-17, pero los dueños de “Moralitos” reiteraron que se trataba de kerosene y que se lo había vendido el Ejército como excedente.
Enterado de los hechos, el ministro de Defensa, Jaime Thorne, encargó al inspector de su despacho, mayor general FAP (r) Jorge Kisic, que determinara el origen del combustible de “Moralitos”. Kisic descartó que fuera Jet A-1.

Escandaloso robo sistemático

Sin embargo, el fiscal antidrogas Erwin Rojas Trujillo dispuso el peritaje del combustible, determinándose sin duda alguna que era el Jet A-1 o Turbo.

Con dicho resultado, el fiscal Rojas ordenó de inmediato la detención del propietario de “Moralitos”, Freddy Marcelo Hurtado, y de los empleados Dina Maldonado Bonieve, Santa Pardo Hidalgo, Kathy Araujo Cisneros y Rosmery Cahuana Vasco. Marcelo y Cahuana consiguieron evadirse.

Sin embargo, Freddy Marcelo ha presentado como abogado defensor a Miro Toledo Gutiérrez. De acuerdo con Toledo, su cliente le ha dicho que el combustible lo compraba al suboficial EP Otmar Canales Villar, que labora en el Cuartel de Satipo, donde precisamente se almacena el Jet A-1 para los helicópteros.

Según la versión del dueño de “Moralitos”, Otmar Canales se presentó en el grifo para ofrecer el combustible, indicándole que era parecido al kerosene y que se trataba de un excedente.

El suboficial Canales le vendió cada galón a 9 soles y Freddy Marcelo lo revendía a 16 soles.

Para abastecerse del Jet A-1, el propietario de “Moralitos” contrató un camión cisterna con capacidad para más de dos mil galones que ingresaba al cuartel militar en horas de la noche para recoger el combustible.

El robo sistemático del Jet A-1 se inició desde mayo del 2010. Durante nueve meses Freddy Marcelo y el suboficial Otmar Canales sustrajeron el vital combustible que estaba destinado a los helicópteros Mi-17. Sin embargo, en el cuartel nunca ejercieron control y el cisterna entraba y salía cuando quería.

Por intermedio de su abogado Miro Toledo, Freddy Marcelo afirmó que se presentará ante las autoridades siempre y cuando le ofrezcan garantías para su vida porque ha sido amenazado de muerte por militares si revela la identidad de los altos oficiales del Ejército que estaban confabulados con el suboficial Otmar Canales Villar.

El propietario del grifo “Moralitos” ha dicho que le preguntó a Otmar Canales cómo es que lograba extraer el combustible del cuartel sin problemas, a lo que respondió que el general EP Benigno Cabrera Pino, ex jefe del Frente del Vrae, le había autorizado a hacerlo. Las autoridades citarán al alto oficial para confirmar o desestimar la aseveración de Freddy Marcelo.

El abogado Toledo protestó porque el fiscal Erwin Rojas ha dispuesto la detención de sus empleados, pero no así del suboficial EP Otmar Canales que comercializaba el combustible.

A manos del narcotráfico

La administradora del grifo “Moralitos”, Rosmery Cahuana, confirmó que por orden del dueño del negocio, Freddy Marcelo, en dos ocasiones ingresó al cuartel de Satipo para recoger el combustible que le vendía el suboficial EP Odmar Canales. “Yo le pagaba a él por el combustible. Es más, tengo dos recibos firmados por el suboficial Canales”, dijo.

El fiscal antidrogas Erwin Rojas Trujillo investiga a por lo menos 12 efectivos del Ejército, entre oficiales y suboficiales, presuntamente implicados en el tráfico de combustible para helicópteros.

La policía antidrogas sospecha que los principales compradores del grifo “Moralitos” serían las mafias que procesan cocaína en el Vrae. Y no descarta que el dueño esté relacionado con el abastecimiento de insumos para el narcotráfico.

Hay 51 Comentarios

Enviar un comentario nuevo