Especiales
Loading

El guano renace

ESRE10040716E.jpg
Somos el primer país del mundo que produce este abono natural. Durante el gobierno de Ramón Castilla este fertilizante financió el presupuesto nacional. Ahora está destinado a mejorar la agricultura. Sin embargo, no se extrae lo suficiente porque las aves se hallan en peligro.

Somos el primer país del mundo que produce este abono natural • Durante el gobierno de Ramón Castilla este fertilizante financió el presupuesto nacional. Ahora está destinado a mejorar la agricultura. Sin embargo, no se extrae lo suficiente porque las aves se hallan en peligro.

Por Derry Díaz.
Fotos: Percy Ramírez.

El fertilizante natural es arrancado por los obreros empleando picos y palas.

Reposando en el acantilado de San Juan de Marcona, el pelícano menos inquieto del grupo permanece inmóvil, indiferente. Ni siquiera nuestra presencia lo perturba, a diferencia de sus compañeros que emprenden la retirada.

Son las 5 y 30 de la mañana y más de 100 trabajadores remueven a punta de pico el suelo donde pelícanos y demás aves guaneras (piqueros y guanayes) defecaron hace más de cinco años. Nuestro pelícano observa sin tener conciencia de la importancia que sus heces o guano representan para la agricultura y el papel trascendental que jugaron en la economía nacional hace más de 150 años.

La época de oro

Aunque los preíncas ya lo usaban como abono natural, no fue sino hasta el gobierno de Ramón Castilla (1845) que el guano se convirtió en el boom de la economía nacional. Con su venta se llegó a financiar hasta el 75% del presupuesto nacional e inclusive la deuda externa con Gran Bretaña. Pero la explotación irresponsable terminó por sepultar la industria más importante del país.

Para no cometer el mismo error, hoy en día Proabonos –el órgano del Ministerio de Agricultura que administra las 22 islas y nueve puntas que integran el sistema guanero– explota cada cinco o seis años estas zonas. Está prohibida la intervención del hombre cuando las aves se aparean o anidan, pues no pueden arremeter en la etapa reproductiva de los productores del fertilizante orgánico más completo del mundo.

Potencia mundial

El alimento de las aves es la anchoveta, pero esta no abunda. Haga click en la imagen para ver infografía.

Solo en dos lugares del mundo se produce este abono natural. Mariano Valverde Romero, biólogo de Proabonos, explica que, además de nuestro país, en Namibia (África) se extrae el guano de islas, pero en pocas cantidades.

Por lo tanto, el Perú se convierte en el primer país del mundo en producir el mejor abono natural, pues anualmente extrae alrededor de 15 mil toneladas.

Pero, ¿por qué solo se puede producir guano en la costa peruana? Valverde explica que por las siguientes condiciones: ausencia de lluvias torrenciales, sequedad del desierto, abundancia de aves, pero sobre todo por la corriente de Humboldt y sus aguas frías que favorecen la presencia de la anchoveta, el principal alimento de las aves guaneras.

Producción insuficiente

Uriel de la Torre, también especialista de Proabonos, abunda sobre los beneficios de este producto ecológico. Detalla, por ejemplo, que contiene los nutrientes que requieren las plantas para su desarrollo: nitrógeno, fósforo y potasio, magnesio, hierro, zinc, cobre, manganeso, boro, entre otros elementos.

Además tiene microorganismos (bacterias y hongos) que le facilitan a la planta la asimilación de los nutrientes. "Con este fertilizante orgánico está garantizada la cosecha de productos de calidad. El guano aporta nutrientes indispensables para la formación de raíces vigorosas", asegura De la Torre.

Pese a todas estas propiedades, los agricultores peruanos usan fertilizantes artificiales que, lejos de mejorar la calidad de la tierra, "terminan por empobrecerla", lamenta.

Hay mucho por hacer en la recuperación de esta industria. Para empezar, lograr el número ideal de aves guaneras y proteger su alimento: la anchoveta.

La úrea o guano sintético es uno de esos químicos que en el mercado el saco se vende a S/. 70 (el de guano de isla cuesta S/. 40).

La respuesta a este contrasentido –explica Valverde– está en la poca oferta del guano. Al año se obtienen unas 15 mil toneladas, cuando la cifra debería bordear al menos las 25 mil toneladas.

Y dicha situación se explica porque la población de aves guaneras es insuficiente. Con el último Fenómeno El Niño muchas murieron y aún no han conseguido repoblarse.

Guaneras en peligro

La situación es alarmante. Hace cincuenta años, a lo largo del litoral peruano existían 30 millones de aves guaneras. Actualmente la población se ha reducido a solo 3 millones. La mayoría vive en punta San Juan de Marcona y en punta Coles.

Depredan su alimento

Más de cien obreros remueven la tierra en la punta San Juan de Marcona (Ica). El trabajo es completamente artesanal para evitar dañar el hábitat de las especies silvestres.

Ricardo Moreno Evangelio es el guardián del hogar de las 84 mil aves guaneras que viven en el puerto de San Juan de Marcona, ubicado al sur de Ica. Convive con ellas, las contabiliza, las admira. Las conoce más que nadie, por eso tiene autoridad para advertir del peligro que atraviesan. Explica que están amenazadas porque su alimento principal, la anchoveta, es depredada indiscriminadamente por las grandes empresas pesqueras (para después transformarla en harina de pescado).

"La población de aves guaneras debería aumentar, pero no sucede porque la pesca industrial acapara toda la anchoveta. Alguien tiene que regular esto, si no van a disminuir y no habrá más guano que explotar", alerta Ricardo Moreno.

Otra amenaza es la matanza ilegal de las aves para el consumo humano. Y esto ocurre a pesar de que están protegidas por ley (decreto supremo 034-2004).

Las aves guaneras, productoras del abono natural más completo del mundo, están seriamente amenazadas por empresas y cazadores irresponsables. De la Torre y Valverde coinciden en señalar que el Viceministerio de Pesquería es el sector que tiene que tomar cartas en el asunto, regulando la actividad de las industrias pesqueras.

Las aves guaneras eligen como morada nuestra costa porque las condiciones que se presentan son excepcionales. Sin embargo, el hombre y la industria pesquera amenazan su permanencia y con ello permiten el estancamiento de una industria que busca renacer.

No cometamos el mismo error de antaño. Aprendamos la lección.


ANÁLISIS

"Es necesaria la repoblación"

Uriel de la Torre Ríos.
Especialista de Proabonos

Es necesario incrementar la población de la especie para de esa manera incrementar la cantidad del guano de las islas. Y eso solo se logrará cuando las aves guaneras tengan suficiente anchoveta, su principal alimento. El mar es de todos, especialmente de esta especie de animales silvestres y no solo de las grandes industrias pesqueras. No se puede dar privilegio a las empresas que depredan indiscriminadamente a la anchoveta. Un gran porcentaje (el 60%) de las deyecciones de los guanayes, pelícanos y piqueros va al mar, solo el 40% se queda en el suelo y se convierte en guano. Cuando está en el mar es mucho más beneficioso porque contribuye al equilibrio de ese gran ecosistema. No solo se trata de preservar el guano, se trata –sobre todo– de mantener el equilibrio marítimo porque la anchoveta la consumen varios peces del mar, como el bonito. Con la venta del guano el Estado sólo percibe, aproximadamente, 2 millones y medio de soles. Ese dinero está destinado a la conservación de las especies y al proceso de extracción y venta. La finalidad de Proabonos es contribuir al desarrollo de la agricultura del país mediante el uso del guano que mejora la productividad de los cultivos.