Sociedad
Loading

La artrosis se cura corrigiendo la nutrición

SO060912_20.jpg

La artrosis es consecuencia de la deficiencia de proteína fina (de origen vegetal), magnesio y vitamina C. Por ello, no debe faltar este tipo de alimentos en la dieta. Un alimento rico en proteínas finas es la soya.

• La artrosis es consecuencia de la deficiencia de proteína fina (de origen vegetal), magnesio y vitamina C. Por ello, no debe faltar este tipo de alimentos en la dieta. Un alimento rico en proteínas finas es la soya.

Dr. José Luis Pérez Albela Beraún.
www.biendesalud.org

Vitamina C y verduras previenen la artrosis.

Los tejidos del cuerpo continuamente se están desgastando y reponiendo, con excepción de las células del sistema nervioso. Sin embargo, a los pacientes con artrosis muchas veces les dicen que esta enfermedad no tiene curación y que "el cartílago desgastado no se regenera jamás". Lo real es que con una adecuada nutrición, en un año aproximadamente se logra la regeneración del cartílago en personas menores de 35 años de edad, y en muy mayores la mejoría se aprecia entre los 4 a 10 meses y la recuperación en dos años y medio.

La artrosis es consecuencia de la deficiencia de proteína fina (de origen vegetal), magnesio y vitamina C, por ello no debe faltar este tipo de alimentos en la dieta. De noche es mejor evitar tomar féculas porque suben de peso, el cuerpo las utiliza para obtener energía para la contracción muscular y en la noche estamos más reposados. En la cena no deben faltar las verduras, en una sopa o puré.

Los alimentos ricos en proteínas finas son la soya en grano y sus derivados (harina, tofu, leche, carne vegetal deshidratada); las menestras (garbanzos, lentejas, habas); la levadura de cerveza, la leche de cabra y sus derivados; semillas oleaginosas como almendras, nueces, ajonjolí, etc.

La carencia de magnesio es común en la dieta de las personas. El uso de fertilizantes químicos en los cultivos ha empobrecido los suelos de este mineral y en tanto esto no cambie habrá una mayor incidencia de artrosis, trastornos nerviosos, irritabilidad muscular, cálculos renales, arterias endurecidas e infecciones respiratorias, entre otras dolencias relacionadas a su deficiencia en el organismo. Alimentos que contienen magnesio son el cacao, almendras, habas, harina de soya, nueces, ajonjolí, cereales andinos e integrales, los dátiles, higos, las legumbres o menestras.

En el II Simposio Mundial sobre el Magnesio, médicos de la Clínica Mayo demostraron que la hipomagnesemia o falta de magnesio conduce a la descalcificación del esqueleto y trastornos en el metabolismo del calcio, produciendo su pérdida por la orina y calcificaciones de los riñones, cartílagos y arterias.

El colágeno es la proteína que debe estar en abundancia en el cartílago y en la matriz orgánica de los huesos, y la vitamina C es necesaria para su formación. Los cítricos, frutas y verduras crudas en general son ricos en ella.

Es importante mantener el peso ideal. Conviene también tomar lecitina de soya granulada, que deshace los grumos de grasa-colesterol. Son indicadas las tracciones y masajes, los baños de mar y aplicar calor en las zonas adoloridas para provocar la vasodilatación que ayuda a la regeneración. Los colchones poco blandos van bien para la columna pero no para las caderas, se puede colocar una lámina de espuma de 5 centímetros de espesor debajo de la sábana.