Cultural
Loading

Edgardo Pérez Luna, el autor olvidado de la Generación del 50

el autor. Edgardo Pérez Luna. Imagen de archivo (1968).
el autor. Edgardo Pérez Luna. Imagen de archivo (1968).
Rescate. Dramaturgo, poeta, crítico de arte y literatura. Ejerció el periodismo cultural en diarios y revistas de Lima.

Pedro Escribano

Un día como hoy, hace 30 años, murió un hombre de letras, de cultura abierta, múltiple, pero también de oficios sublevantes: fue periodista. Ese hombre se llamó Edgardo Pérez Luna.

Quizás pocos lo recuerden y muchos no saben nada sobre él. Estas líneas vayan en rescate del hombre, sobre todo del artista, del intelectual que formó parte de esa generación compulsiva que fue la del cincuenta. Escribió poemas, teatro, hizo crítica literaria y de artes plásticas. Ganó premios, incluso nacionales. No es justo tanto silencio sobre quien fue un combatiente por nuestra cultura.

Edgardo Pérez Luna era arequipeño. Nació en la Ciudad Blanca el 26 de marzo de 1928. Se inició en los estudios de Química en la Universidad San Agustín de Arequipa, pero los abandonó. Seguro obedeciendo a un llamado de las letras, estudió en San Marcos, en Lima.
Pero la vida en Lima, como a todo provinciano, le pasa facturas y Pérez Luna tuvo que vender biblias en la Parada para ganarse el pan nuestro de cada día. También trabajó en la curtiembre “El Cocodrilo”.

Así, Lima no se lo devoró. Todo lo contrario, fue llamado por las musas. Pérez Luna empezó a hacer vida pública en recitales de poesía junto a Juan Ríos, Carlos E. Ferreyro, José Jiménez Borja, entre otros.

De un brazo, con la poesía, del otro, con el periodismo, Edgardo Pérez Luna inició su gran jornada en la vida cultural de Lima. En 1954, hasta 1963, fue jefe de la sección cultural de El Comercio, pero también de Expreso y Gente. Su vida intelectual entonces se hizo más intensa y por supuesto que vinieron los días de cosecha, ganó menciones honrosas y galardones grandes. Para citar solo dos, el Premio de Drama del Concurso Nacional de Autores de la Dirección del Teatro Nacional del Ministerio de Educación con La rebelión. Años después, en 1970, recibió el Premio Nacional de Teatro Campesino con Los fundadores de la lluvia.

Estas líneas son apenas una señal para el rescate de Edgardo Pérez Luna. Creemos que el mejor rescate es la publicación de su obra. Es la justicia que él espera. Estamos seguros de que Álamo Pérez Luna, quien es su hijo, se animará a realizar esta hermosa tarea.
 

DATO

 

EN LA TRIBU. Era muy amigo de artistas (Sérvulo Gutiérrez le hizo un carboncillo), también de escritores nacionales y extranjeros. En 1960, cuando Pablo Neruda llegó a Lima, lo hospedó en su departamento del Jr. Julio C. Tello, en Lince.

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo