Cultural
Loading

Honegger: “Tolkien es un narrador magistral”

Tolkien. Después de la publicación de El Señor de los Anillos cambió algunas de las discrepancias más obvias entre los dos libros.
Tolkien. Después de la publicación de El Señor de los Anillos cambió algunas de las discrepancias más obvias entre los dos libros.
ESPECIALISTA. El alemán Thomas Honegger enseña en el Instituto Angloamericano de la U. de Jena y es uno de los grandes especialistas en la obra del autor británico J.R.R. Tolkien. Aquí opina sobre El Hobbit.

Natalia González. México.



-¿Cuál es su opinión sobre la adaptación de El Hobbit que ha hecho Peter Jackson? ¿Ha mantenido el espíritu de la novela de Tolkien?



Disfruté de la película (más la segunda vez que la primera) por sí misma. Aunque Peter Jackson se mantiene a menudo muy cerca del texto original, obviamente quiere hacer tres películas con un espíritu más similar al de su trilogía de El Señor de los Anillos que al libro infantil El Hobbit . Me hubiera gustado una película para niños de tres horas que siguiera el argumento y el espíritu del libro, pero también estoy contento de tener la trilogía épica de Jackson.



-¿Qué es lo que hace a las obras de Tolkien tan atractivas para tanta gente en todo el mundo? ¿Está justificado por su calidad literaria?



Tolkien es un narrador magistral y satisface el deseo humano básico de transformar los acontecimientos a menudo caóticos, irracionales e incoherentes de las historias de nuestras vidas en un todo coherente y significativo (lo que no quiere decir, sin embargo, que tengamos un final feliz para todos los protagonistas). Consigue esto con gran habilidad, de modo que los lectores muchas veces no se dan cuenta de la filosofía que subyace en sus textos, aunque sienten el “consuelo” de la narración, disfrutan de los momentos de suspenso y aprecian la belleza de su lenguaje.



-¿Podemos ver El Hobbit como un cuento de hadas?



Yo diría que El Hobbit es más un cuento de hadas tradicional que El Señor de los Anillos, considerado habitualmente, más bien, como un cuento de hadas en el sentido tolkeniano. En su conferencia de 1939 “Sobre los cuentos de hadas”, Tolkien redefinió estas historias como relatos que tienen lugar dentro o en la frontera del Reino Peligroso, y estableció, además, los elementos del escape (de las limitaciones mundanas y triviales), la recuperación (de la vulgaridad cotidiana, de forma que podamos ver las cosas con nuevos ojos, tal como deberíamos), el consuelo y la eucatástrofe (el giro inesperado y repentino que lleva a un final feliz, al menos para algunos) como cruciales para el cuento de hadas genuino.



EL MUNDO DE TOLKIEN



El Señor de los Anillos encaja bastante bien en este concepto, pero es mucho más complicado encontrar cuentos de hadas tradicionales que contengan todos los elementos que Tolkien consideraba esenciales. Irónicamente, el ensayo de Tolkien se presentó en el marco de las conferencias de Andrew Lang, y comenzó así con una discusión sobre las colecciones de cuentos de hadas de este folclorista; pero, cuando fue publicado, Tolkien había desarrollado su propia definición que, más o menos, excluía la mayor parte de los cuentos de Lang y era mucho más apropiada para su propia épica El Señor de los Anillos.



El Hobbit, por el contrario, comparte más motivos y patrones con los cuentos de hadas tradicionales. El hijo de una viuda (Bilbo) va en busca (no del todo voluntariamente) de un tesoro, entra en una compañía de enanos, tiene encuentros con trols, elfos, duendes y un dragón, y, al final, vuelve a casa con parte del tesoro. No contiene tanta recuperación ni tanto consuelo como El Señor de los Anillos, y, en consecuencia, su “impacto metafísico” es menor.



-¿Qué valores encuentra en El Hobbit? ¿Por qué recomendaría leerlo?



Es, en mi opinión, un libro infantil divertido que puede y debería ser leído (o visto) en el espíritu de un cuento para niños y no tanto como una precuela de El Señor de los Anillos. Es importante recordar que Tolkien compuso bastantes historias para sus hijos que eran (en gran parte) independientes de su legendarium de la Tierra Media (por ejemplo, los cuentos y leyendas tal como los encontramos en El Silmarillion).



Así, su legendarium de la Tierra Media comenzó como una historia infantil pura y simple, y, aunque había algunos elementos de la Tierra Media en el texto (referencias a Gondolin, a las Guerras de los Duendes, a los Elfos Altos), no era parte de la tradición del legendarium de la Tierra Media. Fue solo a posteriori, después de la publicación de El Hobbit en 1937, cuando Tolkien se dio cuenta de que el anillo de Gollum era el Anillo Único de Sauron, lo que convirtió El Nuevo Hobbit (comenzado en 1938) en lo que conocemos como El Señor de los Anillos (escrito entre 1938 y 1949, y publicado en 1954-55).



Tolkien, después de la publicación de El Señor de los Anillos, cambió algunas de las discrepancias más obvias entre los dos libros (especialmente las relacionadas con el Anillo) en ediciones posteriores de El Hobbit, e, incluso, tenía planes para reescribirlo completamente como una precuela de El Señor de los Anillos (que es lo que Peter Jackson está haciendo).

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo