Razón de fondo.

Diálogos senderistas alertaron a la embajada estadounidense

terrorista.jpg
La interceptación de las comunicaciones por inteligencia militar revela que grupo subversivo del Vraem estaría planeando el secuestro de estadounidenses en nueva etapa militar para presionar al gobierno.

Doris Aguirre

La advertencia lanzada ayer por la embajada de los Estados Unidos en Perú a sus compatriotas de una posible amenaza de secuestros en Cusco y Machu Picchu obedecería a una nueva etapa militar que  los remanentes de Sendero Luminoso pretenden iniciar.

La embajadora estadounidense Rose Likins justificó la medida argumentando que cuentan con “información confiable” sobre la existencia de una organización criminal que estaría planeando plagiar a ciudadanos estadounidenses en esa región.

Aunque Likins aclaró que no es voluntad de su gobierno perjudicar el turismo externo en el Perú, indicó que la advertencia a sus connacionales –que no implica una prohibición de viaje a Perú– fue dada por estar obligada a hacerlo por las leyes de su país. 

diálogos reveladores

Fuentes de Inteligencia consultadas por La República principalmente provenientes del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas confirmaron que a inicios de enero se interceptaron diálogos entre dirigentes de la agrupación subversiva que se desplazan desde hace un año por la zona de La Convención, Cusco.

Estas señalan que según el análisis de los mensajes interceptados, los subversivos hablaban de un futuro incremento de acciones una vez culminada la época de lluvias. En uno de estos mensajes también se refieren al planeamiento del secuestro de extranjeros, principalmente de ciudadanos estadounidenses. 

De acuerdo con estas fuentes de inteligencia, las voces que aparecen en estas conversaciones serían de Víctor Quispe Palomino “José”, aunque no se ha logrado confirmar.

“Lo que pasa es que los Quispe quieren llamar la atención. En caso se produzca el secuestro o toma de rehenes no van a pedir dinero, sino  causar un impacto internacional. Más aún si las empresas extranjeras están ubicadas en su ámbito de acción”, comentaron las fuentes. 

Se sabe que el grupo senderista de 'Gabriel' que opera en esta zona viene realizando vigilancia de los campamentos de la planta del Gas de Camisea. Funcionarios o ejecutivos que pertenecerían a la empresa norteamericana Hunt Oil, contraparte del grupo que explota el gas, también habrían sido advertidos por su embajada y por la policía de los planes senderistas.

Este no sería el primer plagio. El 9 de abril del 2012 un grupo armado liderado por “Gabriel”, responsable de las acciones en la selva cusqueña, secuestró a 36 trabajadores de Camisea en la localidad de Kepashiato, ubicada en el distrito de Echarate, provincia de La Convención. Durante la operación  de rescate perecieron 11 efectivos, entre militares y policías. Además, se perdió en combate un  helicóptero UH1H Huey II del gobierno de EEUU.

En julio y agosto pasados "Gabriel” y sus huestes incursionaron en varios campamentos de Transportadora de Gas del Perú TGP y Skanska, así como en poblados de los distritos de Echarate y Vilcabamba.

 Esta situación corresponde también a recientes operativos desplegados por la Brigada Especial Antiterrorista de la Policía y efectivos del Comando de Inteligencia y Operaciones Especiales Conjuntas (Cioec),en el Valle de los Ríos Apurímac, Ene y Mantaro. En cuatro meses las fuerzas del orden realizaron operaciones con relativo éxito contra la organización  que lideran los Quispe Palomino.

La contraofensiva que amenaza desatar este grupo senderista ahora tiene un nuevo objetivo que no son las fuerzas militares sino los Estados Unidos. Esto explicaría finalmente la inesperada advertencia de Washington a sus ciudadanos.

Premier: Información que maneja EE.UU. no fue corroborada por Perú

El presidente del Consejo de Ministros, Juan Jiménez, aseguró que las autoridades peruanas “no han corroborado” la información que maneja la Embajada de los Estados Unidos respecto a una posible amenaza de secuestros de turistas estadounidenses en el Cusco. 

“Hemos buscado corroborar esa información. En los servicios de inteligencia hay muchos informantes, tenemos que ver que sea certera, confiable, es una información que no ha sido corroborada por las autoridades peruanas“, aseguró. No obstante, dijo que el gobierno hace todos los esfuerzos necesarios para garantizar la seguridad y protección de los turistas.

El ministro de Comercio Exterior y Turismo, José Luis Silva, por su parte,  destacó que los EEUU no prohíben el viaje de sus connacionales al Cusco, por lo que confía en que la alerta dada por la embajada de ese país no afecte el desenvolvimiento de las actividades turísticas en la Ciudad Imperial y en la ciudadela de Machu Picchu. 

 

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo