Economía
Loading

Así nació el imperio de “El Padrino"

ECRE15080812B.jpg

Al ingresar a su oficina nos recibe un gran afiche con la imagen de Vito Corleone. Y de similar forma que 'Michael' –el hijo del recordado personaje, que también aparece en este cartel del recuerdo– Pedro Angulo, de 36 años, también ha forjado una gran transformación en su vida para impulsar su imperio comercial.

Pedro Angulo es un provinciano que empezó desde abajo y ahora es dueño de una cadena de tiendas, discotecas y pollerías.

José Carlos Reyes.

Al ingresar a su oficina nos recibe un gran afiche con la imagen de Vito Corleone. Y de similar forma que 'Michael' –el hijo del recordado personaje, que también aparece en este cartel del recuerdo– Pedro Angulo, de 36 años, también ha forjado una gran transformación en su vida para impulsar su imperio comercial.

Al recorrer las principales calles de San Juan de Lurigancho resulta imposible que alguno de los peatonones no conozca alguna de las pollerías "El Padrino".

Pero este singular nombre ya se ha extendido a otros rubros comerciales. En total son cuatro tiendas de electrodomésticos, una cadena de cuatro pollerías y cinco centros de diversión (discotecas, karaoque y bar). ¿Cuál es el secreto de Pedro?

visión emprendedora

Llegado de Otuzco –sierra de La Libertad–, siendo adolescente aún, empezó como muchos provincianos deseosos de hallar el éxito.

A fines de los ochentas empezó como vendedor de muebles en una pequeña tienda. Con los primeros ahorros se asoció con un grupo de amigos para abrir su primera tienda propia. Y allí empezó todo.

"La clave es trazarse un objetivo y todo lo que hagas debe ser en función a ello", comenta Pedro, presidente de la Corporación El Padrino, un conglomerado que factura más de S/. 6 millones al año y da empleo a 200 peruanos. Desde el 2004 hasta el 2007 creció como grupo en un envidiable 200%.

"Se debe aprovechar al máximo el tiempo y todas las oportunidades que se presenten, pero a medida que la empresa crece es imprescindible delegar funciones, pues uno ya no lo puede hacer todo", subraya.

la ventaja de ser formal

Este exitoso emprendedor resalta las ventajas de ingresar al sistema formal, a pesar de considerar altos los tributos que se cobra en el país.

"Si uno quiere que su empresa crezca, entonces debe formalizarse. Así tendrás facilidades con los proveedores, acceso al crédito y también ganas la confianza de los trabajadores", refiere Pedro, quien confiesa que hasta 1994 sus primeras empresas fueron informales.

Ahora el panorama es distinto y entre los proyectos para el próximo año figuran la creación de una tarjeta de crédito y expandir su grupo comercial hacia distritos emergentes de Lima Norte y Villa El Salvador.

¿Y el motivo del nombre? Además de la gran afición por el film, también existe otra plausible razón "Poco a poco más amigos, vecinos y paisanos me buscaban para apoyarlos auspiciando sus eventos. Y yo gustoso aceptaba, pues siempre querían que sea El Padrino".