Política
Loading

PERSECUCIÓN.

La orden es atrapar hasta el último senderista, vivo o muerto

Así se sigue a la banda de “Gabriel”, quien escapó del cerco en las localidades de San Miguel y Alto Postashiato, distritos de Vilcabamba y Echarate.
Así se sigue a la banda de “Gabriel”, quien escapó del cerco en las localidades de San Miguel y Alto Postashiato, distritos de Vilcabamba y Echarate.
En el centro de operaciones de Kiteni, el presidente Ollanta Humala le dio instrucciones al jefe del Comando Conjunto, general Luis Howell, para que no se detenga la búsqueda hasta atrapar a todos los terroristas. Los policías y militares que están en el lugar ofrecieron cumplir con ello.

Doris Aguirre, Desde Kiteni
Enviada especial

El escenario es duro: helicópteros que llevan y traen tropas; heridos y mutilados que son retornados del frente de batalla en medio de gritos de dolor, desesperación... de muerte.

“Esto es una guerra y la vamos a ganar. Sabemos el costo que pagamos los que llevamos uniforme”, dijo un alto oficial a otro en la Operación Libertad.

“La orden es no parar hasta terminar con el último terrorista”, respondió su compañero.
El comentario lo hicieron los altos oficiales al mediodía, mientras esperaban al presidente Ollanta Humala. Al aterrizar en Kiteni, el presidente confirmó que esa era la consigna: proseguir con la búsqueda y captura hasta el final.

A Humala le esperaban cifras desalentadoras: tres efectivos fallecidos, diez heridos, algunos de consideración debido a mutilaciones, y dos desaparecidos.

Hacía mucho tiempo que no había tan significativo número de bajas. “Era lo que se esperaba”, explica un alto oficial que pidió no  ser identificado en esta nota. “Los terroristas están en fuga y obstaculizan como pueden nuestro avance. Sus acciones se limitan a colocar trampas mortales y francotiradores en la retaguardia. No son un ejército. Son una banda armada. Tenemos bajas, pero ellos también. Pero cada día que pasa crece mucho más nuestra presencia, mientras que las fuerzas del enemigo se desgasta. No van a resistir demasiado”.

PARTE DE GUERRA

Según fuentes militares con experiencia en el teatro de operaciones de los valles de los ríos Apurímac y Ene (Vrae), los senderistas cubren su fuga por la selva del Cusco con la misma táctica que aplican en el Vrae.

“Colocan ‘cazabobos’ o minas antipersonales artesanales de gran potencia. También dejan en la retaguardia a francotiradores que se aprovechan de la espesura de la selva para asesinar exclusivamente a oficiales para bajar la moral de la tropa. La diferencia es que no esperaban ser perseguidos por centenares de efectivos. Creyeron que darían un golpe con el secuestro de los trabajadores, pero el tiro les saldrá mal”, explica un oficial del Ejército.

Vestido con uniforme militar en su calidad de jefe supremo de las Fuerzas Armadas, y simbolizando que el Estado está en guerra contra la agrupación terrorista de Víctor Quispe Palomino “camarada José”,  Humala llegó a la base aérea de Kiteni para supervisar la segunda etapa de la Operación Libertad.
La primera fue el rescate de los 36 trabajadores plagiados por los terroristas.

FUERTE Y CLARO

“La consigna es atrapar vivos o muertos a los terroristas”,  dijo el presidente al jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, general EP Luis Howell Ballena, quien lo recibió y afirmó que justamente eso hacían.

Luego, en la ceremonia de encuentro con los 36 trabajadores liberados, Humala ratificó que la orden era no detenerse hasta acabar con Sendero.

Según reportes llegados a Kiteni, el cabecilla de los terroristas, Martín Quispe Palomino camarada Gabriel”, han optado por huir a la selva del distrito cusqueño de Vilcabamba, provincia de La Convención, aparentemente para dirigirse a alguna de sus guaridas en el Vrae.

Durante su estancia en Kiteni, Humala recomendó a los altos mandos cumplir el plan de búsqueda.

Después del ataque del jueves, donde resultó muerta la capitana PNP Nancy Flores Páucar, en Lagunas Bajo, distrito de Echarate, se incrementó significativamente el número de  unidades helitransportadas en la zona con la llegada de seis Mi-17 del Ejército, cuatro UH1H Huey II de la Policía Nacional y dos aviones de ataque táctico “Tucano” de la Fuerza Aérea.

Como parte de la persecución a los senderistas, las aeronaves contantemente despliegan sobrevuelos y ataques de ablandamiento en las áreas con presencia terrorista.

La ubicación la consiguen las fuerzas de seguridad mediante la interceptación de las comunicaciones radiales de los subversivos. Una vez que identifican una zona despejada, son “sembradas” patrullas combinadas del Ejército, la Fuerza Aérea y de la Policía Nacional.

Las operaciones aéreas y terrestres se extienden desde las alturas de valle de San Miguel,  que comprende los centros poblados de Yuveni, Chihuanquiri, Espíritu Pampa y Villa Virgen, distrito de Vilcabamba.

EL DOLOR Y EL VALOR

El despliegue militar y policial también alcanza los sectores del Valle Alto Postashiaco, que comprende las poblaciones de  Lagunas Bajo, Lagunas Alto, Cielo Punku y Kepashiato, que es donde se produjo el secuestro de los 36 trabajadores.

Agentes de la División de Investigaciones Especiales de la Dirección Antidrogas son los encargados de interceptar las comunicaciones de los terroristas para detectar su movimiento.

“Hablan en códigos creyendo que con eso nos despistan. Lo importante es detectar desde dónde salen las emisiones y dónde están los receptores. Así es posible ubicarlos con precisión. Esto explica por qué han respondido con fuego a la persecución. Están en pierde”, dijo una fuente policial en la zona.
Durante los operaciones de rescate de los 36  rehenes, en la zona del Alto Kepashiato, resultaron muertos dos policías y dos efectivos del Ejército con un saldo de 10 heridos.

Ellos son los suboficiales del Ejército Constantino Ramos Beteta y Juan Navarro Calle, la capitana PNP Nancy Flores Páucar y el suboficial PNP Lánder Tamani Guerra.

EL AVANCE CONTINÚA

El suboficial Lánder Tamani Guerra murió cuando bajaba  de un helicóptero junto a otros dos efectivos de la Dirección de Operaciones Especiales (Dinoes). Recibió una ráfaga de ametralladora M60, que también mató a la capitana Nancy Flores, en el sector Lagunas Bajo, en Alto Postashiato.

Lánder fue alcanzando por dos proyectiles en la cavidad torácica. Sus restos recién fueron rescatados dos días después por las  fuerzas militares. Todavía se encuentran en condición de desaparecidos los suboficiales de la Policía Luis Astuquilca Vásquez y César Vilca Vega.

En tanto, los suboficiales EP Constantino Ramos y Juan Navarro, de la Brigada de la Fuerzas Especiales (DIFE), fallecieron al pisar minas antipersonales sembradas en Lagunas de Alto Postashiato y de Echarate, que colinda con el valle de San Miguel, en Vilcabamba.

Ahí también resultó gravemente herido el capitán del Ejército José Casas Carrión al pisar una mina antipersonal cuando dirigía la patrulla militar de 15 hombres en Lagunas Alto. La explosión le destrozó una de las extremidades inferiores.

Entre los heridos figuran el capitán FAP Rafael Rodríguez Luna y los suboficiales EP Christian Peña Espinoza, Edy Riveros Huamán, Jesús Rivas Capcha, Yasir Garcia Arévalo, Adrián Blas Palacios, Levis Pashianace Pashianace, Edwin Cruz Chamorro y Ricardo Guerrero Peña.

“Estamos en guerra. Diga eso a todos... y la vamos a ganar”, manifestó un oficial del Ejército antes de partir al monte para sumarse a las tropas que buscan liquidar al último senderista que se resista.
 

Operación Santa habría llevado a terroristas a realizar secuestro

Fuentes militares reportaron que el plagio de los trabajadores fue una reacción de los senderistas a los sucesivos golpes que el Ejército les asestó en el valle de los ríos Apurímac y Ene (Vrae)  durante Semana Santa.

Indicaron que con la Operación Santa desbarataron ocho campamentos y refugios, donde se halló armamento, munición, equipos de comunicación y manuscritos.

“Al estar cercados en el Vrae, dieron un golpe por otro lado, en la selva cusqueña, para desfogar la presión. Calcularon mal, porque ahora los presionamos de todas partes”, dijo un jefe militar.

Según los altos mandos del Vrae, la Operación Santa  ha conseguido colocar a la organización del “camarada José” en una posición a la defensiva, sacándolo de sus ámbitos de influencia.

CLAVES:

EXHORTACIÓN. El mandatario Humala pidió a los 36 ex rehenes que cooperen en identificar a los terroristas que los retuvieron.

RESPALDO. Humala fue muy preciso al pedir informes sobre los lugares donde los terroristas han sembrado minas antipersonales.

ALERTA. Justamente los terroristas pedían fulminantes y cables eléctricos para fabricar esas minas.

Hay 8 Comentarios
16 de abril de 2012 | 13 hrs
Luis escribe:

La táctica debería ser fumigarlos con el polvo Naranja, como se hizo en Viet Nam, darle duro con bombas gelatina. Van a ver como salen como ratas y después que entre la infantería a barrer con lanza llamas.

16 de abril de 2012 | 10 hrs
Samuelito R escribe:

Vivos o muertos?, mejor que primero le pregunten al IDL, APRODEH y demás ONG's si es posible esto, sino ya sabemos como acabarán las FFO, enjuiciadas por la CIDH.

16 de abril de 2012 | 09 hrs
FOXMAN escribe:

MIREN EN QUE SE TRANSPORTAN LOS MILITARES EN LA ZONA, SIENDO BLANCO FACIL, ES EL COLMO COMO SE IMPROVISA.}

16 de abril de 2012 | 09 hrs
Tulio escribe:

Debe aplicarse una estrategia de concentración. Para que necesitamos tanques y armas en Lima, por lo menos la mitad de los pertrechos militares acantonados en Lima, deben trasladarse a las zonas de conflicto. incluyendo oficiales y soldados, que lo único que hacen el Lima, es engordar.

16 de abril de 2012 | 09 hrs
Tulio escribe:

Es una guerra, que la han desatado quienes creen que la violencia va a cambiar el modelo social, en contubernio con Narcos y sicarios. En una guerra se muere o se vive, se pierde o se gana. No hay otra opción. Toda la esquizofrenia de sendero, es el pensar de unos pocos.Tambien debe haber una guerra contra la corrupción.

16 de abril de 2012 | 08 hrs
JMEDINA escribe:

MUERTE A TODOS LOS TERRORISTAS Y DELINCUENTES QUE SON LA LACRA EN EL PAÍS.

16 de abril de 2012 | 08 hrs
Juana Oblitas Ore escribe:

¿QUIEN ESTA GANANDO?
SI HAY MAS MUERTOS Y HERIDOS POR PARTE DE LAS FFAA Y PNP.
CREO QUE LA ESTRATEGIA TIENE QUE MEJORARSE.
LOS NARCOTERRORISTAS NO TIENEN APOYO LOGISTICO, EXPLOSIVOS, NI MUNICIONES DE RESERVA, COMO SI LAS FFO.

16 de abril de 2012 | 06 hrs
Hubetrt Salazar Rodriguez escribe:

Como buen Peruano pido a Dios que proteja a nuestras fuerzas armadas y policiales y les de inteligencia y valor para aniquilar a todos estos miserables terroristas y delincuentes que se esconden en nuestra selva, Gloria y Honor a nuestros Soldados

Enviar un comentario nuevo