Política
Loading

Nota musical. Melodías brasileñas al estilo peruano

Por Ángel Páez.

Ángel Páez.

Quién puede dudar de la poderosa influencia de la música brasileña en Perú. En los años cincuenta en Lima tocaban Os Reis do Samba y en Iquitos estaban Os Ases do Ritmo. De esa época es don Nico Larrea, un eximio ejecutante del cavaquinho, una versión brasileña de la mandolina cuyo sonido es característico de las melodías del gigante auriverde. Y en la década de los setenta, el bossa nova marcó profundamente a compositores criollos, a quienes los puristas acusaron de convertir el vals en balada. Y hoy no son pocos los cantantes y músicos que incluyen invariablemente en sus repertorios algunos temas de clásicos como Pixinguinha, Francisco Alves y Dorival Caymmi; o de Tom Jobim, Ary Barroso, Luis Bonfá, Joao Gilberto y Vinicius de Moraes; por no mencionar a Caetano Veloso, Gilberto Gil, Djavan y Paulinho Moska. El flautista peruano César Peredo no podía sustraerse de la gracia, sensualidad y ardor de la música popular brasileña.

Aunque completamente entregado al jazz latino, Peredo también le ha brindado tiempo y dedicación al sonido del Brasil. El nuevo álbum que ha lanzado, A Felicidade, lo demuestra: es la versión de una serie de conciertos en vivo que ofreció en la capital en compañía de una banda que demuestra sobre el escenario conocimiento y dominio de la tradición popular brasileña, desde los estallidos de furor y emoción de la samba hasta la melancolía contagiante del bossa nova. Como dice el escritor Alonso Cueto en la presentación del álbum, en la música de Brasil los extremos "son variantes de lo esencial: el misterio de la vida que han recogido sus notas (...), y gracias a la conocida maestría de César Peredo y de sus maravillosos músicos, este misterio está otra vez con nosotros, ayudándonos a vivir un poco todos los días, para recordarnos que no estamos solos". En efecto, la música brasileña es convocante, y siempre uno termina con una sensación de fiesta del espíritu al final de la jornada.

Por eso mismo, Peredo reunió para el concierto, entre otros, a los guitarristas Sergio Valdeos y Javier Ríos, al bajista Felipe Pumarada, al flautista y saxofonista Rafael "Fusa" Miranda, al baterista Hugo Alcázar y a la magnífica cantante Pilar de la Hoz, quizás la mejor en la materia. Lo mejor de la música brasileña hecha por peruanos.