Sociedad
Loading

Tenga cuidado con bultos en cuello, axila e ingle

DIRE180910LINFAGR.jpg

La presencia de bultos en el axila, la ingle y el cuello podrían ser señales de cáncer linfático, enfermedad que es detectada cada año en 350 mil nuevas personas, de las cuales dos mil corresponden al Perú, informó hoy el Centro Oncológico Detecta.

Gastón Mendoza, director de esa entidad, sostuvo que el cáncer está en aumento en todo el mundo y según datos del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), en el país ha aumentado año tras año en un cuatro por ciento.

Sin embargo, dijo que son pocas las personas que saben qué es un linfoma y cuáles son los síntomas de esta dolencia que puede –en algunos casos- provocar la muerte del paciente en seis meses si no se diagnostica y se trata tempranamente.

El linfoma es un cáncer que afecta los ganglios linfáticos de cualquier parte del cuerpo, pero también pude dañar el bazo, los intestinos, el hueso y el estómago.

Su causa aún se desconoce, pero se sabe que las personas con mayor riesgo de padecerla son aquellas con bajo sistema inmunológico (por ejemplo pacientes transplantados o con VIH).

No obstante, existe la sospecha de que la aparición del linfoma tiene que ver con las infecciones causadas por virus y el contacto con insecticidas y productos de conservación de la madera.

En la actualidad en el mundo más de un millón de personas tienen cáncer linfático y 200 mil personas mueren cada año a causa de este tumor maligno, que constituye la quinta neoplasia más frecuente en todo el planeta.

Otros síntomas asociados a este cáncer son el dolor de garganta, huesos y articulaciones; sudoración excesiva de noche, cansancio, picazón en todo el cuerpo, tos, dificultad para respirar, inflamación de las amígdalas, fiebre y pérdida de peso sin motivo aparente.

El especialista informó que al igual que cualquier otro cáncer, si el linfoma se detecta tempranamente puede ser curado y/o controlado por lo que recomendó a la población tener presente los síntomas mencionados y acudir al médico.

Tal enfermedad puede presentarse en personas de cualquier edad, aunque su mayor incidencia está en adultos.

Este cáncer puede ser diagnosticado mediante análisis de sangre, biopsia de los ganglios y médula ósea, y estudios de diagnóstico por imágenes.

(Con información de Andina)

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo