Sociedad
Loading

Michelle: Otro crimen sin nombre

Que no quede impune. Identifican a joven asesinada hallada dentro de una caja de cartón. Tenía 16 años y el jueves salió de su casa en Santa Anita. Ella cursaba el 5to. año de secundaria. Testigo dice que la vio subir a camioneta de su amigo, un repartidor de productos.

Óscar Chumpitaz C.


Entró a la morgue temblando, resignado. Se sentó y colocó sobre sus piernas el retrato de “su más preciado tesoro” y dijo: “no merecía morir de esta forma”. Edwin Aquino Chinchay acababa de identificar a su hija quien en la víspera fue hallada asesinada dentro de una caja de cartón, en Yerbateros.

Durante horas comenzó a revivir lo que llamó “el espanto” que le ha tocado pasar por la muerte de Michelle Stephany Aquino Bañón, una alumna de la promoción del colegio José Antonio Encinas, ubicado en Santa Anita.

“No voy a descansar hasta ver preso a ese asesino”, afirma.

“Ese sujeto tendrá que pagar”, insiste el acongojado hombre.

Amor a primera vista

Aunque el crimen por ahora está cubierto por un manto de misterio, la familia y la policía sospechan de su enamorado, un repartidor de productos, a quien Michelle conoció hace dos meses.

Con esta persona, identificada como Leonidas, fue la última vez que vieron con vida a la adolescente de 16 años.

Ellos se conocieron frente a la sede principal de la Universidad Particular San Martín de Porres.

Michelle ayudaba en la economía de sus padres, vendiendo sánguches en los exteriores de ese centro de estudios.

“Fue un amor a primera vista”, recordó un amigo de la chica.

Encuentro con enamorado

La tarde del jueves Michelle pidió permiso a sus padres para acudir a una cabina de Internet con un amigo de su barrio.

Salió de su casa situada en la Av. Santa Rosa 449, Santa Anita, sin imaginar que la muerte la acechaba en el camino.

“Antes de ingresar al local se encontró con Leonidas y me pidió que me fuera. Ella subió a la camioneta donde reparte productos y desaparecieron”, contó el testigo.

Esa noche Michelle no llegó a dormir a su casa.

Macabro hallazgo

La madrugada del viernes un hombre identificado como Alexander Esquivel encontró en la cuadra 10 de la Av. Nicolás Ayllón una caja de cartón abandonada.

Fue el primero en encontrar el cadáver ‘embalado’ tipo encomienda. Las autoridades internaron los restos en la morgue como NN (persona desconocida).

El testimonio de Alexander que fue interrogado por agentes de la División de Homicidios había sido lo más relevante y conmovedor.

Contó que la agraciada jovencita tenía la cabeza cubierta con una mochila, los pies y manos atados y diversos cortes.

De acuerdo a los exámenes realizados en la morgue, la menor también fue abusada sexualmente.

Una familia sin consuelo

Michelle Stephany fue reconocida ayer por su padre tras una desesperada búsqueda.

Edwin Aquino hace esfuerzos enormes para no llorar. Pero a ratos es vencido por un inquebrantable sentimiento paternal.

“No hay consuelo para la muerte de una hija, es algo que uno no se lo desea a nadie. Me tocaron mi debilidad. No me arrepiento de lo que hice porque no tengo mucho más que hacer por ella que pedir justicia y pelear para que descanse en paz”, reflexiona.

“Lo único que queremos es justicia y que no le pase esto a nadie más”, añade.

Recuerda que Michelle trabajaba para ayudar a curar a su madre Carmen Bañón. Así trataba de salir adelante.

Deseaba ir a la universidad

Michelle cursaba el quinto año de secundaria. Por su trabajo y su enamorado, había descuidado un poco los estudios.
Incluso su padre llegó a prohibirle un viaje de promoción.

Ella era la única mujer de sus cuatro hijos. Según confió a sus padres, deseaba prepararse este verano para poder postular a una carrera universitaria.

Sus sueños y esperanzas han quedado truncos.

¿Sentirá el asesino el más mínimo remordimiento?

Sabía usted que...

Sin piedad. Michelle Stephany fue acuchillada en la cabeza, cuello y en el vientre. También fue abusada. Solo vestía una polera y medias blancas.

Velorio. Sus restos son velados en su casa de Santa Anita, donde la propia familia entregó a la prensa fotografías de la víctima y del principal sospechoso con el propósito de esclarecer el crimen.

“El asesino ha dejado muchos hilos sueltos”

“Tenemos muchísima paciencia porque el asesino ha dejado muchos hilos sueltos. Para nosotros no hay crimen perfecto”, afirmó un oficial de la División de Homicidios.

La escolar habría sido asesinada en una zona cercana a su casa. La caja de un metro de alto por 60 de ancho donde se encontró el cadáver fue dejado por un sujeto que se desplazaba en una motocar de color azul.

”Hasta el momento su enamorado Leonidas es el principal sospechoso. Será citado a declarar, tiene mucho que revelar”, añadieron los investigadores de este conmovedor caso.

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo