Entrevistas Cultural
Loading

"Los peruanos admiran tu arte, pero no lo compran"

Teófilo Aquino, Pintor y escultor.
Teófilo Aquino, Pintor y escultor.
Teófilo Aquino. Pintor y escultor.

Milagros Berríos.

Su obra se encuentra en todo el Perú...

Sí, en varias iglesias del país está mi Señor Cautivo, San Martín de Porres, la Virgen de las Mercedes...

También se dice que a su casa van desde curas hasta alcaldes.

Incluso hasta los obispos de Ecuador y Colombia han llegado a pedirme esculturas por Semana Santa. Ahorita estoy haciendo una imagen de 1,60 m.

¿Cómo aprendió?

Todo nace por mi padre, mi maestro José Félix Aquino. Yo desde muy pequeño veía cómo trabajaba las imágenes de yeso y madera. Fui adquiriendo el dominio, luego me formé como profesional.

¿Qué edad tenía?

Desde los 5 años jugaba con residuos de yeso y formaba adornitos.

Cambió los juguetes por el yeso.

Sí, esa es la realidad...

¿Y ahí decidió ser pintor?

¡Imagínese! Me gustó ver cómo trabajaba mi padre. También mi madre desciende de artesanos.

Claro, usted lo ha heredado. ¿Lo dejará también como herencia?

Así es. Uno de mis hijos, Alejandro Aquino, va a exposiciones hasta al exterior y estudia arte. Le encanta.

Y cómo se transmite el arte, ¿está en la sangre?

Muchos dicen que con el arte se nace, pero también se hace. Por ejemplo, entras a una academia y aprendes reglas. Pero eso sí: la verdadera vocación la llevas en la sangre.

Entonces, se puede aprender algunas técnicas, pero si no hay vocación...

Exactamente. Hay muchos que son pintores, pero pocos sobresalen.

¿Por qué?

Yo rescato las tradiciones que están desapareciendo en un pueblo, eso es lo que deben hacer los jóvenes. ¿Qué hacemos con copiar una pintura extranjera si los turistas vienen justamente para ver nuestra cultura?

¿Con qué se reemplaza?

Los que antes iban descalzos, ahora van con zapatos. Ya no van con camisa blanca, sino con polo, no usan pantalones tradicionales, sino 'atubados'. Las chicas ni usan trenza.

En el país, ¿el arte es rentable?

A mí, por ejemplo, para hacer una exposición, me llevan a las regiones y me dan estadía, comida… ¡Imagínese!

Pero no todos tienen su suerte...

¡Eso es! Cuando un pintor quiere organizar un evento, pasan meses y nadie lo apoya. Las autoridades solo se acuerdan cuando hay un homenaje.

No se toma en serio al arte.

Así como con la pintura, le pasa a la música, el teatro, la danza.

Y, ¿por qué será?

Supongo que no habrá proyectos... ¿dónde estará la inversión o la voluntad?

¿A dónde lo ha llevado su talento?

A varios lugares: desde mis vecinos del norte hasta el centro de Guatemala. Ahora, los turistas vienen acá.

¿Su arte es más valorado por extranjeros?

Los peruanos admiran, pero no compran. En cambio, los extranjeros admiran y compran... Siempre y cuando sea autóctono.

Su inspiración es Piura, pero ¿también usa costumbres del resto del país?

Sí. Recuerdo que viví tres meses en Barranca para hacer una obra. Hice un taller para trabajar durante momentos libres.

¿En sus momentos libres trabaja? ¿No descansa?

Mi descanso lo uso como un alimento, hago de todo...

O sea no descansa...

Estoy de vacaciones, pero siempre estoy haciendo un trabajo.

¿Y qué pasa si lo deja de hacer?

No habría una hilación. Tengo que seguir el trabajo que he dejado inconcluso, es como si me llamara: termíname, termíname…

Se decía que los fines de semana usted prefería vivir solo para abocarse a la creación...

Cuando se trata de hacer un trabajo, he rechazado hasta mi desayuno o almuerzo. A veces uno se concentra tanto que pierde la noción de tiempo.

¿A eso cómo se le llama?

Pasión y amor a lo que hago... La gente no sabe lo que he tenido que pasar para realizarlo...

Y, ¿qué opina de la nueva generación de pintores?

Son bastante inquietos. Desde el primer momento ya quieren ser un Picasso o Miguel Ángel. Yo les digo que es un caminar, pero sí hay material para ser artistas.

Entonces, ¿qué deben hacer?

Investigar. Tienen que hacer algo que les agrade, que alimente su espíritu, como saborear un helado... Disfrutarlo.

¿En qué momento un pintor comienza a ganar lo que vale su arte?

Si un artista sabe pintar o humanamente ha hecho una cosa con amor, va a lograr que valoren su arte y va a vivir de eso… Algunos discípulos tienen su tiendita y  me dicen: "Mal ha estado el día, pero mañana quizá esté mejor".

 

LA FICHA

 

Tengo 57 años y 40 los he dedicado al arte de manera profesional. Gané mi primer concurso a los 15 años. Mi pintura es de carácter costumbrista moderno y mi inspiración es Piura. Incluso, fui distinguido como el Hijo Ilustre de Catacaos. Mi esposa también ganó un concurso de escultura y uno de mis tres hijos estudia arte. Entre mis obras monumentales está el Cristo Redentor, de Barranca.

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo