Sociedad
Loading

Las víctimas de una guerra que recién empieza

DIRE200209ATENTADO.jpg

Doce muertos y 40 heridos dejan enfrentamientos entre narcos mexicanos y colombianos en Lima. Según la agencia antidrogas de EEUU, la ola de violencia en nuestra capital sería impulsada desde México por el capo del cartel de Sinaloa, Joaquín Guzmán Loera (a) “Chapo”, ante la debacle del cartel colombiano Del Norte del Valle.

Milagros Laura y Alexi Velásquez

La lucha entre mexicanos y colombianos por el control de la droga en Lima ha dejado ya 12 muertos y al menos 40 heridos en ambos bandos, en los últimos 16 meses, según fuentes de la Dirandro.

El asesinato del colombiano Frank Tenorio Mesa (33), cometido la madrugada del domingo en Chorrillos, así como el abaleamiento de otros dos mafiosos de ese país en una arteria del Callao, 24 horas después, no son hechos aislados, sino, eslabones de una cadena de violencia que podría agudizarse si las autoridades no intervienen con firmeza.

Carteles de muerte

Seguidores del cartel mexicano de Sinaloa y del cartel colombiano Del Norte del Valle, son –según la Policía– quienes vienen disputándose la hegemonía en las calles limeñas.

Joaquín Guzmán Loera (a) “Chapo”, jefe máximo de la primera organización, es señalado por la agencia antidrogas estadounidense, DEA, como el principal impulsor de esta ola de violencia que afecta a la capital peruana.

Desde México, el peligroso narco –por cuya cabeza se ofrece una recompensa de 5 millones de dólares-- mueve sus tentáculos para posesionarse mejor en el terreno perdido por el diezmado cartel Del Norte del Valle.

“Guzmán Loera aprovecha su momento. Los colombianos perdieron a sus dos principales líderes el año pasado. Actualmente no cuentan con capacidad de fuego para encarar con éxito una eventual guerra”, afirma el sociólogo y analista en temas de drogas, César Idelfonso Carreño.

Capos en desgracia

Razón no le falta al especialista. Y es que en enero del 2008 fue asesinado en su refugio de Venezuela el colombiano Wilber Varela (a) “Jabón”, capo del cartel Del Norte del Valle.

Su principal lugarteniente, Diego León Montoya Sánchez (a) “Don Diego”, no se pudo librar de la justicia. Fue arrestado en su país y extraditado a Estados Unidos el 12 de diciembre del 2008.

Desde entonces la mencionada organización criminal está a la deriva, a cargo de jefes regionales sin mayor peso, sostiene César Idelfonso Carreño y añade: “Antes los Del Norte del Valle se encargaban de acopiar en Lima y otras localidades costeñas (Piura, Chimbote y Tumbes) los cargamentos de cocaína que el cartel de Sionaloa remesaba por vía marítima al extranjero. Esa alianza ya no existe”.

De narcos a marcas

“Debido al declive del grupo narco colombiano en el Perú, un buen número de sicarios que estaba a su servicio ha optado por buscar fortuna cometiendo secuestros y asaltos a mano armada bajo la modalidad de marcas”, explica el sociólogo y catedrático universitario.

Informes reservados de la Policía Nacional confirman ello. En los últimos 16 meses han sido apresados 13 colombianos y otros cuatro fueron abatidos en enfrentamientos con fuerzas de seguridad, tras ser sorprendidos secuestrando o robando. Todos tenían antecedentes por narcotráfico en su país.

Cuidado con bodero

Las fuentes policiales consultadas por La República revelaron que el cartel Del Norte del Valle auspicia en Lima a 22 bandas de acopiadores de estupefacientes.

Diecisiete de ellas recolectan cocaína del valle de los ríos Apurímac y Ene (VRAE), mientras que el resto se encarga de adquirir la producción del Alto Huallaga.

Juan Roberto Bodero, es un colombiano de 41 años, nacido en el departamento del Valle del Cauca, al suroeste de Bogotá.
Se sabe que ingresó al Perú con nombre falso en 2001. El Departamento de Seguridad y Administración de Colombia (DAS), le atribuye a Bodero al menos 15 homicidios cometidos en su país.

Se sospecha que este peligroso sicario, esté al frente de las bandas colombianas que --a juzgar por los últimos hechos-- le habrían declarado la guerra a los seguidores del cartel de Sinaloa en Lima.

Cuates sueltos

De acuerdo a la información que es evaluada por la Dirandro, en el Perú estarían establecidos 31 subgrupos del cartel de Sinaloa.

Se calcula en no menos de un centenar los mexicanos que integrarían esas bandas. Es gente diestra en el manejo de armas de guerra y que está dispuesta a lo peor.

Sabía usted que...

Nueva base. Gran parte de la droga que es acopiada en Lima es trasladada por tierra al departamento de Piura, para ser enviada al extranjero por vía marítima a través del puerto de Talara. Por esta razón, el Ministerio del Interior anunció, hace dos días, la creación de una nueva base antidrogas en esa región.

Detenidos. Según el Instituto Nacional Penitenciario, hay 66 mexicanos presos por narcotráfico en las cárceles peruanas.

Se reparten los muertos

El 14 de enero pasado perdieron la vida los narcos mexicanos José de la Torre Meléndez y Alejandra Ruedas Maldonado. Los hallaron muertos en el hotel Sandy’s, de Lima.

La madrugada del domingo último mataron de 3 balazos en la cabeza al colombiano Frank Tenorio Mesa.

En la relación de mexicanos asesinados en la capital peruana también figuran: Emigdio Alejandro Pineda Jiménez, Antonio Flores Ramírez Salciedo, Óscar Noé Leal Aguilar, Juan Torres Ibarra. También otro conocido solo como Fidel, quien fue acribillado en un bar de la provincia limeña de Huaral.

La lista de colombianos que fueron victimados a tiros la conforman, además, Diego Jaramillo Cardona, Jaime Enrique Caballero Pulgarín, Hernán Darío Rodríguez López y Ronal Agustín Arsuza Gonzales. (Edición impresa La República )

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo