Sociedad
Loading

600 familias retoman terreno en Campoy

Esteras, palos, tierra y pobreza extrema es lo que puede percibirse en los alrededores del cerro El Chivo, donde, ayer, más de 600 familias tomaron posesión de estos terrenos, con la ilusión se hacer realidad el sueño de la casa propia.
Se trata de los mismos pobladores que en abril del año pasado fueron expulsados -después de cuatro días de enfrentamientos- por los vecinos que residen en las llanuras de esa zona de Campoy, distrito de San Juan de Lurigancho. Varones y mujeres, niños y adultos se encuentran apiñados entre el polvo y las piedras. Sobre ellos, sin embargo, existe la amenaza de un nuevo desalojo que, dadas las circunstancias, podría culminar trágicamente.
"No permitiremos que se queden, deberán marcharse, o no respondemos por lo que suceda", advirtieron los lugareños de la tercera etapa de Campoy.
Las familias que volvieron a ocupar el área en disputa -50 mil metros cuadrados- aseguran ser propietarias. Señalan que cuentan con las garantías posesorias y personales otorgadas por la Prefectura de Lima.
El abogado Jorge Navarro, representante legal de quienes se reclaman dueños del terreno, invocó a las autoridades para que hagan respetar el Estado de Derecho.
"No queremos que un eventual enfrentamiento culmine en matanza", sostuvo.