ENTREVISTA. XIMENA RIVEROS Pacheco. Artista circense y acróbata. Egresada de la escuela profesional de circo "La Tarumba" de Lima.

La acrobacia y la gimnasia fueron parte de mi vida desde los seis años

el aire es su hábitat. Ximena Riveros lleva el
el aire es su hábitat. Ximena Riveros lleva el "Pole Dance" casi a la perfección. Este tipo de arte escénico es practicado incluso en el reconocido Circo del Sol.

José Meléndez Márquez.

Arequipa.

Hace poco se hizo conocida a nivel nacional por demostrar gran destreza física en los escenarios de los programas televisivos "Perú tiene talento" y "La noche es mía". Gracias a sus giros y movimientos artísticos de Pole Dance (baile en un tubo), la acróbata arequipeña de 28 años Ximena Riveros dejó en alto el nombre de la región. Este es el diálogo con la gimnasta.

 

¿Cómo nace ese gusto por el Pole Dance?

Todo empezó en la escuela profesional de circo “La Tarumba” de Lima. Allí me exigieron que aprenda una especialidad. Yo elegí el Palo Chino, que es un poste alto en donde uno hace acrobacias, pero no existían ni en Lima ni en Perú. Entonces me fui a Argentina para hacer unos cursos; además necesitaba fortalecer más mi cuerpo. Un día vino un ciudadano francés al espectáculo del circo y me recomendó hacer Pole Dance por mi flexibilidad. Me dijo que aplicara las figuras del Pole al mástil chino y ahí empezó todo.

Pero el corazón de acróbata y  gimnasta viene desde mucho antes...

Sí. En el colegio abrieron un taller de gimnasia artística y nos preguntaron: ¿quiénes quieren hacer gimnasia? Todo el mundo levantó la mano porque sonaba muy divertido. Entonces comencé a practicar y me encantó a pesar de sus pros y sus contras. Fueron varios años de mi vida, infancia y preadolescencia de ensayos. Yo creo que ha sido una base importante para lo que ahora es mi carrera. Gracias a eso es que me aceptaron en la escuela de circo, ya que es súper necesaria la acrobacia para poder desarrollarse en este tipo de actividades.

¿Qué diferencias hay entre Pole Dance y Mástil Chino?

La diferencia es un poco la herramienta, la textura. El Mástil Chino, a diferencia del Pole Dance, lo tienes que hacer con mucha ropa y es un elemento donde haces figuras en movimiento. Es muy agotador, súper acrobático, y necesitas estar bien protegido. En el Pole Dance tienes que estar casi desnudo porque necesitas que tu piel se adhiera al tubo.

¿Qué se necesita para ser un buen acróbata? 

Yo creo que disciplina, ya que con un entrenamiento riguroso uno logra desarrollar la flexibilidad y fuerza necesarias en este deporte. Depende mucho de la exigencia que uno tenga consigo mismo, la fuerza de voluntad, constancia y alta autoestima. Pueden pasar meses para sacar un solo truco y nada.

¿Y si uno realiza las prácticas como pasatiempo?

Bueno, una cosa es hacerlo por hobby, en que pasa un día en que estás cansado y no vas a los ensayos. Eso no ocurre cuando te dedicas a esto y quieres ser un profesional. No puedes faltar; además, las frases pesimistas no deben existir. Tienes que ser perseverante y disciplinado, vencer la flojera, el dolor e ir con todo. Ese es el único camino.

En ese aspecto y a nivel integral, ¿el circo fue determinante?

Mi participación en “La Tarumba” fue importante. Allí aprendí otras acrobacias como las telas aéreas, triple trapecio aéreo, percha rusa, equilibrio ecuestre, banquinas y la cuerda indiana. Hoy aplico estas técnivas a nivel profesional.

Por ello estuviste en varios países de América Latina...

Por supuesto. Gracias a la capacitación artística he podido llegar a varios países como Ecuador, Argentina, Brasil, Venezuela, Chile, para dictar talleres y formar parte de varios jurados en certámenes.

¿Cuánto tiempo duró tu curso taller en “La Tarumba”?

Tres años y medio aproximadamente. Recuerdo que no solo me enseñaron acrobacias, sino  también aprendí danza, teatro, y gestión y producción artística.

¿A qué se dedica Ximena Riveros hoy en día?

Bueno, estuve una temporada dando clases de acrobacia en la Escuela de Danza Contemporánea de la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP). Lamentablemente, por cuestiones de tiempo dejé de enseñar en la casa superior. Ahora enseño Pole, paradas de manos a los chicos de la escuela de circo y dicto una serie de talleres de aéreos que he aprendido a lo largo de mi vida.

Con tu experiencia en el Perú, ¿el Pole Dance es valorado?

Casi no. ?

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo