Loading

Pecados nocturnos en La Colmena

IFRE23050816PE.jpg

Se remodelan muchas arterias de la ciudad, pero muy cerca del Centro Histórico de la capital, en horas de la noche, ocurre el desbande y el peligro. La avenida La Colmena se llena de lujuria, de locales "a sol la barra" y del peligro de ser asaltado.

Se remodelan muchas arterias de la ciudad, pero muy cerca del Centro Histórico de la capital, en horas de la noche, ocurre el desbande y el peligro. La avenida La Colmena se llena de lujuria, de locales "a sol la barra" y del peligro de ser asaltado. Es una tarea pendiente para el concejo.

Luis Neyra.

Vistosas mujeres con diminutas y ceñidas prendas de vestir, locales semioscuros que ofrecen shows de desnudos en vivo, a solo un sol, jóvenes malandros que están a la espera de no se sabe cuál víctima, serenos que fingen que no ven nada, taxistas que buscan una pollería a esas horas de la madrugada, algunos esforzados trabajadores que recién a esa hora terminaron su labor y buscan llegar a casa con urgencia... todo ello y mucho más forman el rostro nocturno de una de las avenidas más peligrosas y concurridas del Centro Histórico de Lima: La Colmena.

De día es una vía concurrida y agitada por la llegada de empleados y comerciantes, de noche se llena de otros personajes, algunos de ellos de voces aflautadas y atrevidas: los travestis y meretrices que se colocan en jirones como Torrico y Caylloma.

No se sabe con exactitud cuándo esta señorial vía con casonas afrancesadas se transformó. Sin embargo, dicen los viejos comerciantes de la zona, ahora llamada Nicolás de Piérola, que se invadió de meretrices y centros de prostitución en los años 80. "Han pasado más de 20 años, y todo sigue igual", nos cuenta don Armando, mientras acomoda una ruma de CD piratas.

BARRAS "BRAVAS"

Turbulento. Así es el ambiente en la cuadra 6 de La Colmena gracias a sus cuatro centros nocturnos de "A sol la barra", ubicados por igual en cada frente. Cada uno de ellos se llena de luces de neón azules y son promocionados por los conocidos "jaladores". Impresentables personajes que ofrecen a voces el show de "mujeres sensuales", de "charapitas ardientes y golosas", y todo al costo de un nuevo sol. "A un sol la barra, a un sol la barra", "Dos funciones por un sol, no te arrepentirás", vociferan.

En la entrada de estos locales, jóvenes mujeres posan con ajustadas prendas, algunas lucen –orgullosas– una botas con motivos felinos. En uno de estos centros, el Nº 620, una mujer con sobrepeso se desprende de algunas prendas para dejarse tocar por unos muchachos.

"Mía", quien dice ser de Satipo, oferta sus caricias a 60 soles. Más abajo, en la cuadra 4 otros cinco locales ofrecen servicios y contoneos en ambientes pequeños y hacinados. Pero los movimientos corporales no solo se ofrecen dentro de esos inseguros locales impregnados con olor a orines y cerveza.

En la vía pública, el meretricio tiene sus esquinas. En los cruces de Rufino Torrico y Caylloma, se dejan escuchar el sonido de los tacos de "Carmencita", "Sonia", "Frida", la negra "Sofía" y "Marlene". Esta última, la más achorada, se oferta a 40 soles el servicio y 15 para el hostal. Cerca, en la cuadra 6 de Caylloma, viejas glorias del meretricio esperan la visita de algún nostálgico cliente.

La noche no se detiene y pese al frío, en la cuadra 8 del jirón Chancay, otro grupo de meretrices de pieles aceitadas y variopintos tatuajes al final de la espalda conversan entre ellas mientras esperan la llamada de algún angustiado taxista.

Sus rivales de la cuadra 7 del jirón Cañete hacen lo mismo. "Malú", una meretriz de rostro infantil se apoya en la ventana de nuestra camioneta. Nos lanza un beso volado con aliento a trago y terokal. Su tarifa: 35 soles.

En la cuadra 9 de la avenida Washington y en la cuadra 9 de la avenida Tacna, "Yahaira", "Brenda", "Divina" y "Pasiva", forman un séquito de travestis de mala reputación. El grupo se oculta entre las sombras o al interior de un taxi cómplice de sus aventuras. "Divina" pide 20 soles, pero a las 2 de la mañana su tarifa baja a 10 soles. La cochera de una casa en venta en el jirón Dávalos y un inmueble que funge de clínica son su escondite.

¿Y EL CONSEJO DE LIMA?

Y qué hace el concejo de Lima. Parece que no mucho. A pesar del esfuerzo que la comuna realiza para cambiar el rostro a la ciudad, con la remodelación de otros ejes viales, esta concurrida vía se llena de peligro, para los limeños y los turistas. En La Colmena, un letrero señala lo siguiente: Ahora más luz, orden y seguridad". Irónico ¿o no?

ZONAS ROJAS

7 en esta cuadra queda una discoteca de ambiente.

6 en esta cuadra hay dos cines: Colmena y Le París.

6 frente a la cuadra de los cines hay unos 4 night clubs.

2 puntos críticos: cruces de La Colmena con Jr. Caylloma y Av. Tacna.

CLAVES

Operativos. En abril, la Policía y el Municipio de Lima cerraron 7 ambientes que ofrecían servicios sexuales y shows de mujeres desnudas. En menos de 15 días reabrieron sus puertas gracias a acciones de amparo.

Pepeos. El jefe de la comisaría de Alfonso Ugarte, comandante PNP Oscar Chávez, advirtió que los casos de parroquianos "pepeados" y asaltados, se producen en los centros de la avenida Nicolás de Piérola.