Política
Loading

Revelan que ‘camarada Alipio’ es sanguinario, disfruta descuartizando a sus enemigos

dfsdfsdfsdf-5987149.JPG
dfsdfsdfsdf-5987149.JPG

Revelaciones del “camarada mauro”, proveedor de los senderistas del Vrae. Durante diez años el “camarada Mauro” visitó las bases senderistas del Vrae para suministrar desde fotocopiadoras hasta insumos para bombas.

Doris Aguirre.

El huantino Mauro Navarro Ramos, de 42 años, respondía al apelativo de “camarada Mauro” en la organización senderista del VRAE. Durante una década Navarro actuó como “logístico” del grupo terrorista que dirige Víctor Quispe Palomino, “camarada José”. Empezó proveyendo alimentos y medicinas, para terminar abasteciendo desde fotocopiadoras hasta munición de fusil de largo alcance. Su contacto con la agrupación terrorista era Orlando Borda Casafranca, “camarada Alipio”, el mando militar de los senderistas en el Vrae.

El domingo 19 de setiembre último, mientras se dirigía a su tienda de venta de ropa en la localidad de Llochegua, en Huanta, Ayacucho, la policía antiterrorista detuvo a Mauro Navarro. El “camarada Mauro” no se había dado cuenta de que las fuerzas del orden lo seguían desde hacía sesenta días, después que ex senderistas delataron su identidad como uno de los más importantes proveedores de Sendero Luminoso en el VRAE. La tienda de ropa solo era una fachada.

Después de varios días de interrogatorio, Mauro Navarro, quien rechazaba la acusación de pertenecer a la banda senderista, terminó por aceptar el importante papel que desempeñaba desde casi diez años camuflado como un simple comerciante de Llochegua. Incluso llegó a revelar detalles de sus vínculos con el sanguinario “camarada Alipio”.

Contacto con el diablo

“Yo fui captado en el 2002, en Llocheagua. Me encontraba en mi chacra y un grupo de senderistas me pidió que colaborase con víveres. Yo les entregué lo que tenía. Poco después regresaron, pero esta vez me compraron los productos. ‘No te vamos a matar, sólo queremos tu apoyo’, me dijeron. Es así que poco a poco comenzó a desarrollarse una relación con la organización, hasta un día que me dijeron: El ‘camarada Alipio’ quiere conocerte. Y me llevaron al monte. Yo no sabía hasta entonces quién era ‘Alipio’. En el primer contacto, ‘Alipio’ se mostraba desconfiado. No dejaba por ningún momento el fusil que cargaba. Me pidió que les proveyera de otros productos, como tubos para fabricar morteros caseros, medicinas, teléfonos celulares, antenas parabólicas, etc. Yo cumplí puntualmente con las entregas. Eso le dio más confianza”.

El “camarada Mauro” se convirtió en un elemento indispensable para la organización terrorista del VRAE, lo que le permitió mayor acceso a la cúpula. Cuando estuve en el campamento de Bidón, en Vizcatán, para dejar baterías, carpas, antenas parabólicas y víveres, había una reunión del partido (Sendero Luminoso). Ahí conocí a Víctor Quispe Palomino y a sus hermanos Jorge Quispe, “camarada Raúl”, y Marco Quispe, “camarada Gabriel”. También contacté con las camaradas “Olga” y “Norma”, quienes cumplen funciones logísticas.

Preguntado qué dirigente terrorista era el que le solicitaba la munición o los artefactos para fabricar bombas, minas antipersonales y morteros caseros, dijo que lo hacía personalmente el “camarada Alipio”.

“Era muy exigente y amenazaba a cada rato. ‘Tienes que cumplir o, de lo contrario, ya sabes lo que te va a pasar’, me decía mientras se pasaba un dedo por el cuello, en señal de que me mataría”, relató el “camarada Mauro”: “Yo tenía temor porque por versión de los compañeros de la organización me enteré de que ‘Alipio’ es muy sanguinario. Mataba a quien considerase un traidor, fuera o no del partido. Todos le temen”.

“Supe que ‘Alipio’ lo era especialmente con el enemigo, con los policías y los militares. Él es quien ordena que maten a los heridos, que los ‘repasen’. Me dijeron que en el 2001, por ejemplo, ‘José’ ordenó que perdonaran la vida a varios policías que habían sido heridos en una emboscada. Pero ‘Alipio’ dio una contraorden y dispuso que los eliminaran y decapitaran a todos. Es un sádico. Es un vengativo y disfruta descuartizando a sus enemigos”, narró Mauro Navarro. Efectivamente, el 7 de agosto del 2001, en la localidad de Valle Nuevo, distrito de San Martín de Pangoa, Satipo (Junín), los terroristas interceptaron a un contingente de la policía antiterrorista. Tres habían sido degollados.


Fuentes policiales dijeron a este diario que es que el “camarada Mauro” supere el shock de la detención y que comience a ofrecer más datos sobre la agrupación senderista del VRAE.

Ya cayeron 12 miembros de la red de proveedores

Las fuerzas del orden se dedican fuertemente a cortar las fuentes de abastecimiento de alimentos, medicinas, teléfonos celulares y equipamiento para los terroristas del VRAE. Además de la detención del “camarada Mauro”, en lo que va del año han sido arrestado 12 proveedores de los senderistas.

Los proveedores, llamados “colaboradores” por los terroristas, son parte de una red que constituyen los subversivos en las zonas donde actúan. Por ejemplo, en la comunidad de Sol Naciente, en Llochegua; en San Juan Mantaro, Satipo; en Villa Virgen y valle de Incahuasi, Vilcabamba; y en Huachocolpa y Tintay Punco, en Huancavelica, entre otras localidades.

Feliciano Quispe Pacheco es uno de los “colaboradores” recientemente arrestados. Se trata de un enfermero de Huancayo que trabajaba en la posta médica de San Juan del Mantaro. Se le descubrió que desde el 2003 proveía medicinas, sueros, instrumental médico y equipos quirúrgicos a los terroristas. Feliciano Quispe ha declarado que entregaba todos los productos al “camarada Alipio”, quien le pagaba en efectivo.

Hay 2 Comentarios
12 de agosto de 2013 | 22 hrs
Elvis escribe:

Nacen mil monigotes...y sigue soñando...salvaje...

12 de junio de 2012 | 10 hrs
julio escribe:

sigue la guerra popular cae uno nacen mil por cada uno de nuestros caidos

Enviar un comentario nuevo