Peligro

Útiles sin registro pueden causar hasta retardo mental

Feria de útiles escolares.
Feria de útiles escolares.
Colores, lápices o plastilina contienen metales pesados que pueden ocasionar daños neuronales, renales y hepáticos. Comercializarlos sin autorización sanitaria llevaría a sanciones de hasta 8 años de cárcel.

Efraín Rodríguez.



Comprar los útiles escolares no es un juego de niños. Por muy inocentes que parezcan, una crayola, lápiz de color o plastilina contienen metales pesados, que concentrados a cantidades más allá de lo permitido son capaces de producir desde Enfermedades Diarréicas Agudas (EDA) hasta retardo mental en los estudiantes.



Elementos químicos como el arsénico, antimonio, bario, cadmio, cromo, plomo, mercurio y selenio, son comunes en los útiles, pues les otorgan la tonalidad de sus colores. Sin embargo, deben tener un límite. "La ley establece que las crayolas, colores o juguetes contengan entre 25 y 500 miligramos por kilo . Si los sobrepasan son peligrosos", advierte el director ejecutivo de Salud Ambiental de la Gerencia Regional de Salud (Gersa), Víctor Polanco.



Por ello, el funcionario recomienda a los padres de familia fijarse en que los productos tengan registro sanitario , como una garantía de que no son nocivos. "El registro es un código de números estampado en la parte posterior de los empaques ", dice.

Además, Polanco menciona que los productos con exceso de metales pesados se despintan fácilmente, dejando parte de su coloración sobre la piel. "Estos productos deben destruirse de inmediato", advierte.



INTOXICACIÓN ES GRAVE

Muchos escolares, especialmente los niños, se colocan los lápices en la boca o los mantienen durante varias horas entre sus manos. Según el departamento de Pediatría del hospital regional Honorio Delgado, esas son las dos formas más frecuentes de intoxicación por los metales (vía oral y a través de la piel).

Si un niño se intoxica con estos materiales podría contraer EDA, lesiones hepáticas y hasta retardo mental. Sin embargo, algunos son más peligrosos que otros.

En el caso del plomo (químico con mayor presencia), puede producir deformaciones entre tejidos. Además, la exposición a este metal produce encefalitis, fatiga, daños renales y falta de concentración por afectar las neuronas.

Otros metales como arsénico, antimonio, bario, mercurio, cadmio o bromo ocasionan irritación gastrointestinal, EDA, insuficiencia respiratoria, inflamación hepática, arritmia cardiaca y vómitos constantes.



CÁRCEL Y OPERATIVOS

Por todos los daños que pueden ocasionar, comercializar útiles escolares sin registro sanitario está prohibido. La fiscal de prevención del delito, Cecilia Ampuero Riega, recordó que si un niño se intoxica con uno de estos productos, los vendedores incurrirían en el delito contra la salud, que se sanciona con 3 a 8 años de cárcel.

Con la finalidad de controlar la venta de estos útiles, el Ministerio Público y la Dirección General de Salud Ambiental (Digesa) vienen realizando operativos en la ciudad. Solo durante la semana pasada se incautaron cerca de 90 kilos sin registro sanitario en ferias del Cercado y José Luis Bustamante y Rivero, para ser destruidos.



En tanto, la presidenta de la feria de útiles escolares "La Cultura Bustamantina", Rosmery Vilca, arguyó que los productos tóxicos provienen de China. "Esos no son comercializados", manifestó. Cada comerciante invierte entre 30 mil y 50 mil soles para la campaña escolar.

 

PERMISO SANITARIO

La Fiscalía indica que si los productos son importados, deberán tener un registro sanitario del país de origen. Además, el comerciante debe tramitar otro registro en el Perú.

La Digesa y el Ministerio Público realizarán más operativos inopinados hasta finales de marzo.

Digesa advierte que algunos útiles escolares de plástico como tajadores, rompecabezas o pelotas, se fabrican de plásticos reciclados. Estos también son dañinos.

 

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo