Política
Loading

Sorpresas.

El hombre que no quiere ser alcalde

Distante. Desde que quedó abierta la posibilidad de que se convierta en alcalde de Lima, Fidel Ríos se ha esforzado más por permanecer en la sombra.
Distante. Desde que quedó abierta la posibilidad de que se convierta en alcalde de Lima, Fidel Ríos se ha esforzado más por permanecer en la sombra.
El perfil que todos buscan: cómo es la persona que puede gobernar Lima en 2013 si vence el SÍ el 17 de marzo.

Por: Ricardo Uceda (INFOS)

​El personaje que puede suceder a Susana Villarán si es revocada se llama Fidel Ríos Alarcón, tiene 63 años, y en algún momento se consideró el hombre más tímido del Perú. Sigue siendo tímido, pero ya no como antes: logró hacer cosas que requieren de una enorme seguridad en sí mismo. Consiguió por ejemplo convertirse en el más solicitado profesor de oratoria y liderazgo de Lima. Diríase del país. Cuesta creerlo porque su apariencia no trasmite ni la fuerza ni el carisma de un líder. Pesa 55 kilos, habla con un hilo de voz, es ligeramente gangoso. Además, le ha corrido a los medios desde que se hizo pública la posibilidad de que se convierta en un alcalde de transición. Los periodistas montan guardia en su casa de San Martín de Porres y en sus oficinas en Lima. Allí, el 24 de enero por la mañana, un periodista de un canal de televisión logró hacerse anunciar:

–No, no estoy –le dice Ríos. No declararé.

A continuación razona en voz alta:

–¿Sobre qué voy a declarar? ¿Sobre política municipal? Dirán que estoy en campaña, cuando la verdad es que yo no quiero ser alcalde. Quiero que siga Villarán. O dirán que soy comunista. En efecto, lo soy, pero eso va a asustar a mucha gente. La verdad, lo mejor es que no diga nada.

Ríos, que postuló para regidor en la lista de Fuerza Social con el número 22, es el que tiene más posibilidades de reemplazar a los revocados, si de verdad se van a su casa todos los que lo precedieron. Podría no ocurrir así –por ejemplo, al salvarse alguno de ellos– y Ríos volvería a su anonimato. Pero este cuarto de hora hasta el 17 de marzo, el día de la revocatoria, es lo que pone a Ríos en la luz pública. 

Como se ha escondido, esta mañana ha sido una de las pocas veces que Ríos ha ido a la sede del Centro de Investigación y Psicología Aplicada Latinoamericana (CIPAL), que preside. Funciona en una vieja casona de dos pisos en el Paseo Colón, frente al local de Acción Popular, donde también atiende la Casa del Maestro. Decenas de personas de todas las edades se acercan a dos mesas de recepción para preguntar por los cursos, y por todas partes hay fotos de Fidel Ríos: en gigantografías, en libros, en las paredes. Pensándolo bien, este hombre no es interesante porque tal vez vaya a reemplazar a la alcaldesa. Es por la forma en que decidió luchar contra la timidez.

EL SUDOR Y EL MIEDO

El propio Ríos ha contado en un descarnado video dirigido a sus alumnos el grado extremo de timidez que padecía cuando era joven. Una chica que vivía frente a su casa le simpatizaba, pero en vez de buscarla le huía, y cuando ella le hablaba se le trababa la lengua y le transpiraba el cuerpo. En el colegio no hablaba con nadie: tenía miedo a sus compañeros y a sus profesores. Jamás se atrevió a preguntar en el aula. Sin embargo, Ríos luchaba permanentemente contra eso. Para prevenir en bullying en el colegio estatal donde estudiaba se propuso aprender box. Así como cuesta aceptar que un hombre de su timidez pudiera enseñar liderazgo, es difícil creer que su cuerpo de pajarito le permitiera boxear de verdad. Desde los 14 hasta los 15 años fue tres veces por semana a entrenar a la Bombonera del Estadio Nacional. Un accidente lo sacó del deporte, pero cuando ya no era fácil agredirlo físicamente.

La política fue otro recurso. El hombre tímido se convirtió en uno de los cabecillas de la famosa toma del colegio Pedro Labarthe por sus alumnos, en 1968. Dirigentes estudiantiles de San Marcos iban a buscarlos para hacer causa común. Esto creó otro vínculo con compañeros suyos a quienes antes temía. Por entonces fue influido por Oscar Delgado, un muchacho que le hablaba de la Juventud Comunista y que desapareció en 1988, cuando era dirigente de los trabajadores aduaneros. Por otra parte, un profesor del Apra se refería constantemente a Haya de la Torre. Y Ríos admiraba al líder de los apristas. Iba a verlo hablar todos los años en el aniversario de su partido en la avenida Alfonso Ugarte. E iba también a la plaza Dos de Mayo, a escuchar los discursos de Isidoro Gamarra, el obrero de construcción civil que presidía la CGTP.

–Gamarra hablaba sin libreto, transmitiendo sus emociones –dice Ríos a sus alumnos para enfatizar la importancia del sentimiento en el discurso–. Yo he visto llorar a las obreras cuando él llegaba a su corazón.

Gamarra influyó en su decisión de aproximarse a la CGTP y después al comunismo. Vivía a una cuadra de su casa e iba a verlo para conversar. Cuando concluyó la secundaria, Ríos ya ayudaba como voluntario en la CGTP. De allí pasó a militar en la Juventud Comunista y años más tarde en el partido. En el PCP no importaba mucho su timidez sino la ideología y la acción.

Habría que decir, por otra parte, que Ríos se mueve a sus anchas entre los pobres. Vivió con sus dos padres y cinco hermanos en un cuarto de tres por cuatro metros en un callejón de treinta familias en Breña. De esta parte de su vida se le ha quedado grabada la solidaridad entre tanto necesitado para ayudarse uno a otro y compensar sus miserias. Ríos fue lustrabotas, vendedor de limones, cuidador de carros, canillita. Su madre trabajó sesenta años como ambulante y él la siguió en el oficio desde los diez. Pese a su retraimiento es un hombre que tiene calle.

Esta calle explicaría después varias cosas. Ríos cree que, junto con las influencias de otras personas, fue lo que lo empujó a la política.

–La calle te da sensibilidad social más que ninguna otra cosa –dice.

EL EJÉRCITO DE TÍMIDOS

Lo verdaderamente extraordinario ocurrió mucho después de que se hiciera comunista. De la CGTP pasó al periódico del partido, Unidad, donde empezó haciendo mandados y limpieza. Luego se animó a teclear la máquina de escribir para ir contando historias de sindicatos. Estudió periodismo y subió un peldaño más, a redactor. Mientras tanto, se mantenía con un recurso práctico: vender Unidad.

Durante los dieciocho años que trabajó en el periódico no cobró un centavo. O mejor dicho, su paga eran quinientas ediciones que él, antiguo canillita, sabía colocar entre conocidos y amigos. Por esos años seguía siendo tímido en extremo en algunas ocasiones. Una vez le dieron la oportunidad de dar una clase en el Instituto Bausate y Mesa. No pudo encarar a los alumnos. Para no hacerlo les dio la espalda y se puso a escribir nerviosamente en la pizarra hasta que el espacio se acabó. “¿Qué hago después?”, se repetía. Tuvo que darse vuelta y hablar al auditorio y empezó a temblar. Los alumnos  dijeron que no lo querían como profesor.

Pero la experiencia en el PCP le permitió viajar y recibir entrenamiento político. Por ejemplo, oratoria y liderazgo en Cuba. Durante mucho tiempo no los puso en práctica. Hasta que en 1988 el periódico dejó de editarse por falta de recursos y Ríos se quedó sin fuente de ingresos. 

Fue entonces cuando abrió una academia de oratoria en el jirón Puno. Desde entonces le pareció increíble la cantidad de personas pobres y tímidas como él que querían vencer sus temores para relacionarse con los demás. También querían aprender a hablar en público, aunque esto no era tan importante como lo primero. Había un ejército de tímidos y Fidel Ríos acababa de descubrirlo.

LÍDERES EN LIDERAZGO

De esto hace 25 años. Ahora el CIPAL es el centro más concurrido para aprender oratoria y liderazgo en el Perú. El Curso Básico dura un mes, y debes ir una vez por semana durante tres horas, con el objetivo de vencer la timidez. El punto clave en esta etapa es desarrollar tu autoestima, y aprender algunas técnicas de presentación en público para que por lo menos puedas presentar una ceremonia. El segundo mes se dicta el Curso Superior, enfocado en la redacción y exposición de discursos. En el tercer mes, CIPAL ofrece el Curso Profesional, dirigido a entrenarte en la organización de conferencias y la participación en debates. No podría certificarse en esta nota la excelencia académica de estos cursos ni su eficacia como fabricantes de oradores. Pero los que egresan posan felices en las ceremonias de clausura de los cursos, con Fidel Ríos al centro. Tal vez no se conviertan en líderes, pero salen con un poco más de confianza en sí mismos, y quizá eso es bastante.

Los tres cursos valen 230 soles. Este verano hay mil quinientos estudiantes de todas las edades, pero solo de los estratos C, D y E, que son el público objetivo del negocio. Quienes se matriculan en el paquete de cursos reciben una colección de los numerosos manuales de Ríos: Oratoria Moderna, El poder de la memoria, Discursos de impacto, Cómo estudiar, Lectura veloz… Porque el CIPAL tiene una gama amplia de ofertas. Por ejemplo, una Escuela para Padres y un diplomado en Didáctica de Oratoria que dura seis meses. Este año abrirá locales en San Juan de Lurigancho y sucesivamente en todos los conos de la ciudad. Ríos, quien solo quería vencer la timidez, puede estar en camino de ser millonario.

Con estos afanes en su vida, ¿cómo es que acabó de regidor accesitario y en un puesto expectante en la coyuntura política?

DESEMBARCADO Y REAPARECIDO

Mientras desarrollaba CIPAL, Ríos nunca dejó de pertenecer al Partido Comunista. Fue militante de base hasta 2010, en que accedió al Comité Central. Después fue elegido miembro de la Comisión Política, un cargo que conserva hasta hoy. De aquí viene la conexión: el PCP integró el movimiento de izquierdas Lima Para Todos –junto con Patria Roja y el Partido Socialista– que negoció con Fuerza Social lugares en la lista de candidatos a regidurías para Lima. Ríos estaba en el primer lugar de los miembros de Lima Para Todos que debían ser considerados, pues había ganado abrumadoramente las elecciones internas del movimiento. Pero a la hora de la inscripción fue víctima de un acto de piratería política.

Luis Valer, del Partido Socialista, se inscribió en vez de él, e hizo la misma irregularidad en beneficio de otro correligionario, Tito Quilla. A Ríos lo pusieron en el puesto 22, que no lo convertiría en regidor aunque Villarán ganara. Pero véase lo que pasó con Valer y Quilla cuando ya eran regidores: se les demostraron actos de corrupción y serán vacados.

En cambio, Fidel Ríos, aunque sin quererlo, tiene posibilidades de dirigir la Municipalidad de Lima por unos meses. La pregunta que muchos se hacen es cómo sería él al frente de la alcaldía.

El tema municipal no le es ajeno al presidente de CIPAL. Fue quien redactó el plan municipal que Lima Para Todos entregó a Fuerza Social. Pero Ríos no desea hablar de ningún tema   edil para no dar la impresión de que tiene algún interés en el cargo. Preguntado un trabajador de CIPAL sobre cómo sería su jefe en la alcaldía dijo:

–Por momentos será más mudo que Castañeda, pero tendrá más llegada con los pobres. Tiene una llegada increíble con los pobres.

Hay 7 Comentarios
13 de marzo de 2013 | 17 hrs
marcolaps escribe:

puede tener mil virtudes el sr rios pero ya solo con decir que es comunista... una lástima

03 de febrero de 2013 | 08 hrs
Pedro Condor Beraun . escribe:

Asi como lo describen, de ser honesto y pulcro deberia de asumir esa responsabilidad edil del municipio , ya que tienen comentario positivo de su persona.

01 de febrero de 2013 | 18 hrs
ROSMERI BECERRA escribe:

FIDEL RIOS ES UNA PERSONA CON VOCACION SOCIAL , CON MUCHOS VALORES PARA ADMIRAR; UNA PERSONA MUY HUMANITARIA Y MUY DESTACADO EN SUS CURSOS DE ORATORIA Y LIDERAZGO... SI EL REEMPLAZARÍA A LA SRA . SUSASNA VILLARAN ESO LO DECIDIRÁ EL PUEBLO ...

29 de enero de 2013 | 20 hrs
Mario ernesto toledo guzman escribe:

Fidel es un hombre de trabajo es lo que importa.....y el trato con la gente de base es lo mas impoprtante y es lo que le falta a villaran...

27 de enero de 2013 | 20 hrs
Alfonso escribe:

Asi como lo has descrito me parece que podría ser el Paniagua de la alcaldía.

27 de enero de 2013 | 15 hrs
Vaya escribe:

debio estar mas vinculada con los pobres de Lima la Sra Susana, al parecer le falta un poco mas de calle, algo que al parecer tambien, a Fidel le sobra

27 de enero de 2013 | 14 hrs
jorge enrique cruz gavilan escribe:

Me gustaría que La República, con el ESTILO de Guillermo Thordike sacara la VERDADERA HISTORIA del Apra, como por ejemplo que desde la década del 60, Haya de la Torre ordena a sus HUESTES ARMADAS irrumpir todas las elecciones donde ya perdían prestancia, pero ESPECIALMENTE en los Centros Federados de DERECHO, y el Colegio de Abogados de Lima (CAL) para despus CONTROLAR el PODER JUDICIAL, y el PODER ELECTORAL.
Uno de sus últimos negocios TURBIOS es la ROBOcatoria

Enviar un comentario nuevo