Sociedad
Loading

Iniciativa.

Las Escuelas amigas de Ucayali y su lucha por la educación bilingüe

enseñanza intercultural. Estudiantes de la comunidad de Puerto Bethel aprenden a escribir en castellano y en su idioma originario: el shipibo. Buscan preservar su identidad.
enseñanza intercultural. Estudiantes de la comunidad de Puerto Bethel aprenden a escribir en castellano y en su idioma originario: el shipibo. Buscan preservar su identidad.
Esta región tiene uno de los peores índices en aprendizaje a nivel nacional, por lo que se viene integrando la educación, salud y gestión en estos centros educativos. El director ejecutivo de Unicef visitó por primera vez el Perú.

Milagros Berríos Ch.

Cerca del río Ucayali, Senen Tsoma elige una carta. La coge como a un pájaro herido para luego colocarla en las manos del visitante. Aquel observa las flores y corazones creados en el sobre de papel, lo abre y lee:

"Puerto Bethel, 22 de abril del 2014 (...) Le pedimos a nuestros dioses que lo protejan en todo momento. Le pedimos que continúen ayudándonos".

Pasa el mediodía y la temperatura se eleva en esta comunidad. Senen Tsoma, quien no tiene más de ocho años, escucha atento sus palabras ahora escritas en castellano y shipibo. Sonríe sin mostrar los dientes. El visitante señala su corazón y el de este niño vestido con una 'cushma' (una sola pieza). Está emocionado.
Este foráneo personaje es el director ejecutivo del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef), Anthony Lake, quien por primera vez pisó suelo latinoamericano y lo hizo en el Perú. Llegó a Ucayali, una de las regiones con el peor índice de logros en comprensión lectora y matemática a nivel nacional. Solo la
supera Loreto.

Educación integral

En esta localidad –de gran extensión territorial, pero de cifras pequeñas en aprendizaje– se trabaja la Educación Intercultural Bilingüe (EIB). Esta es una respuesta a su diversidad y una lucha por proteger las lenguas originarias. Y es que pese a que la población de Ucayali tiene fuertes raíces indígenas,   muchas veces, la educación recibida se basa en el castellano.

Isa Rate escribe su nombre con pequeñas fichas de madera. El par de palabras en castellano significarían 'ave', aquella que no deja de cantar en la comunidad de Puerto Bethel. Ella y Senen Tsoma son shipibos, pero conocen el castellano.

Como ellos, 61 niños estudian en el colegio N.° 64150, ubicado a hora y media del puerto de Pucallpa. Con aulas multigrado, este centro educativo forma parte de la experiencia piloto Escuelas amigas de la niñez en el que, además del aprendizaje de calidad, se fomenta la salud, la mejora en infraestructura, la gestión participativa e inclusión educativa.

En esta iniciativa se unen los gobiernos regionales, locales, el Ministerio de Educación y Unicef, cuyas acciones se iniciaron en el 2006 en Ucayali. Así, hay otros siete colegios que forman parte de las redes shipibas y ashaninkas con este sistema.

"Los profesores son héroes". Antonhy Lake pasó de la emoción a la sorpresa. En Bethel conoció a Hilario (Díaz Peña) quien –describe– es un excelente maestro y tiene un poderoso don. A su labor se suma la de otros docentes y acompañantes como Doroliel Valega y Gamaniel Monteluz, quienes le pagan a Ucayali con educación.

La provincia de Coronel Portillo enseñó estas experiencias al director ejecutivo de Unicef, quien –asegura– podría replicar diversas prácticas en otras regiones del mundo.

En las Escuelas amigas se viene trabajando, de manera preliminar, con inicial y primaria. Unicef brinda asistencia técnica y financiera a los especialistas de las Direcciones Regionales de Educación, explica Giselle Cuglievan, oficial de educación y responsable de dicha entidad  en Ucayali.

Los docentes capacitados ponen mayor énfasis en prácticas que van desde el lavado de manos, la enseñanza inicial del shipibo y luego del castellano, hasta el fortalecimiento de la identidad. Estudian al margen del río Ucayali, sienten la naturaleza y recogen conocimiento. Incluso, los sabios del pueblo llegan a las aulas para narrar las costumbres del pueblo.

Hace dos años, Bethel sufrió una de las peores inundaciones en décadas, por lo que también han desarrollado un plan de prevención y mitigación de desastres. Este trabajo comunal también fue saludado por el organismo mundial.
En Ucayali, el 24 % de niños menores de cinco años tiene anemia. La desnutrición crónica, el embarazo adolescente y la violencia también atacan.

Ante este panorama, la comunidad de Santo Domingo de Mashangay –a una hora de Puerto Bethel– ha implementado un sistema de vigilancia, registro de gestantes, evaluación de control psicomotriz y crecimiento en menores de tres años. Dicha intervención recibe asistencia técnica de Unicef.

A Lake le faltó tiempo. Ucayali le regaló baile, canto y, también, la última línea de la carta de Senen Tsoma: "Gracias por enseñarnos en nuestro idioma y en castellano".❧

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo