Política
Loading

Crean delito de nepotismo y tendrá una sanción penal

PO_20041027_19680_S.gif
PO_20041027_19680_S.gif
Comisión de Justicia del Congreso aprobó lo que hasta ahora se consideraba una falta administrativa. Altos funcionarios públicos que contraten a parientes serán enjuiciados ante el Poder Judicial

Contratar parientes se tipifica como delito. Haga click en la imagen para ampliar.

Precisión

NEPOTISMO. De acuerdo con la Ley 26771, publicada en El Peruano el 15 abril de 1997, el nepotismo es un acto que se configura cuando un funcionario público o personal de confianza que forma parte del sector público, así como de las empresas del Estado, que goza de facultad de nombramiento y contratación de personal, o tenga injerencia directa o indirecta en el proceso de selección de empleados, favorece con puestos de trabajo a familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad.


SEVERIDAD CON EL TARJETAZO • Luego de una hora de debate, Comisión de Justicia del Congreso aprobó lo que hasta ahora se consideraba una falta administrativa • Altos funcionarios públicos que contraten a parientes serán enjuiciados ante el Poder Judicial.

Lenka Zàjec.-

El abuso del poder por parte de un número importante de funcionarios que ven en el Estado un verdadero botín llevó a que la Comisión de Justicia del Congreso adopte medidas más severas para sancionar los casos de nepotismo que se descubran en el sector público.

El grupo de trabajo que preside el congresista Alcides Chamorro Balvín (NoA) aprobó ayer, y luego de tres semanas de debate, una propuesta de ley que plantea incorporar la figura del nepotismo como un delito más de los que ya existen en el Código Penal.

Asimismo, propone que se amplíe la norma, de modo que el nepotismo no solo se configure cuando el funcionario público contratate o influya en la contratación de sus parientes hasta el cuarto grado de consanguinidad (hijos, hermanos, primos, tíos o abuelos) o segundo de afinidad (esposa o cuñados), sino también cuando favorezca directa o indirectamente con un puesto de trabajo en la administración estatal a su conviviente o los familiares directos de esta.

Favores penalizados

Según la normativa vigente, el nepotismo es considerado únicamente como una falta administrativa. De ahí que la Contraloría, desde los inicios del gobierno de Alejandro Toledo, tuvo innumerables inconvenientes para resolver las denuncias referidas a este tipo de casos.

Sobre el particular el presidente de la Comisión de Justicia, Alcides Chamorro, recordó los obstáculos que tuvo el titular del órgano de control, Genaro Matute, para recomendar alguna sanción, por ejemplo, contra el ex ministro de Trabajo Jesús Alvarado, quien gracias a su cargo en el Ejecutivo ayudó a más de una docena de familiares a obtener empleos en diferentes instituciones públicas.

El proceso contra Alvarado pese a todos los cuestionamientos y evidencias puestas sobre el escritorio de Matute fue archivado. ¿La razón?, la vigencia de una ley con vacíos y por ende ineficiente.

La aprobación del dictamen que incorpora en el Código Penal el nepotismo no fue sencilla. Los legisladores apristas en la comisión estuvieron reacios al principio a dar luz verde a la propuesta.

Cambio de parecer

La congresista Judith de la Mata fue la que mayor presión ejerció para que la iniciativa, que como ya se dijo estuvo tres semanas en la agenda del grupo de trabajo, se enviara al archivo.

El argumento de la referida parlamentaria era que el nepotismo ya tenía una sanción administrativa y resultaba injusto castigar por partida doble una falta de esa naturaleza.

En la misma línea opinaron el oficialista Carlos Almerí. Según este legislador, la Comisión de Justicia en los últimos meses había dedicado mucho tiempo a aumentar penas e incrementar delitos, lo que desde su punto de vista no siempre es positivo.

Al parecer el congresista de Perú Posible olvidaba que muchas de las penas incrementadas se hicieron por pedido expreso del Ejecutivo.

Luego de una hora de debate, y cuando se agotaron las intervenciones, el proyecto de ley, que entre otros fue propuesto por Chamorro, Yonhy Lescano, Javier Velásquez, Enma Vargas, Susana Higuchi, Dora Núñez, Jorge Chávez y la misma Contraloría, fue sometido a votación y aprobado por siete votos a favor y ninguno en contra. Los congresistas José Delgado (PAP), Luis Santa María (PAP) y Carlos Almerí (PP) optaron por abstenerse.

Para sorpresa de la sala, Judith de la Mata, quien momentos antes había opinado que la medida propuesta era injusta, al ver que la mayoría de sus colegas alzaba la mano para respaldar la iniciativa, no tuvo más remedio que sumarse a la lista de los que la apoyaban.

Pleno a prueba

El dictamen del grupo de trabajo que preside Chamorro ha pasado su primer filtro. Todavía resta que la Mesa Directiva y el Consejo Directivo la incluyan en la agenda del Pleno.

La medida de por sí resulta sorprendente pues luego de ser considerada una falta administrativa, ahora el nepotismo es tipificado como delito, y constituye un eventual freno para que altos funcionarios hagan abuso del cargo. ¿Quién estrenará la novedosa norma?


Plantean penas de cuatro y dos años de prisión

Según la propuesta aprobada en la Comisión de Justicia, las sanciones para los funcionarios que incurran en el delito de nepotismo no serán menores de dos años, ni mayores de cuatro.

Asimismo, el documento contempla una figura no establecida pero muy necesaria en la actualidad. Esto es que el nepotismo no solo esté referido a la influencia directa o indirecta de los funcionarios públicos en la contratación de parientes en la administración pública, sino también a los contratos de adquisiciones de bienes o concesión de servicios, como mano de obra y construcción realizados, con familiares hasta el cuarto grado de consanguinidad y segundo de afinidad; así como con los parientes de su conviviente hasta el segundo grado de consanguinidad.

Los alcances planteados inicialmente proponían que también se considere nepotismo la contratación de la pareja extramatrimonial o de amigos cercanos. Esto último no procedió porque resultaba improbable demostrar dicha afinidad.