Sociedad
Loading

Cánticos y oraciones por el Cristo Morado

Lima morada. Patrono peruano visitó hospitales san Bartolomé y Loayza. En su cuarto recorrido, enfermos y ancianos se emocionaron al ver a Cristo llevado en andas. El lunes será la última procesión, se iniciará a las 11:30 am.

Cecilia Mendoza.

En Lima llovió durante más de diez horas, justo en la víspera a la penúltima procesión del Señor de los Milagros, sin embargo, el agua y el frío no apagaron la fe de los fieles, quienes puntuales sacaron las andas del Cristo de Pachacamilla a las 6:30 am del templo de Las Nazarenas .

La procesión se extendió hasta la medianoche y fue acompañado, como es usual, por una multitud de fieles, quienes pugnaban por estar muy cerca de la imagen de Jesús crucificado.

Desde temprano, el mar humano inundó la avenida Tacna desde la cuarta cuadra y continuó su lenta peregrinación por la avenida Nicolás de Piérola (ex Colmena) hasta llegar a la Plaza 2 de Mayo y luego a la Avenida Alfonso Ugarte.

Con los enfermos

Esta es la cuarta procesión que se realiza en el año y se caracterizó por la visita a los Hospitales San Bartolomé y el Arzobispo Loayza (ubicadas en la avenida Alfonso Ugarte), para bendecir a sus pacientes y trabajadores.

En estos centros de salud el personal, enfermos a pie y en sillas de ruedas aplaudieron al Señor de los Milagros, quien permaneció cerca de dos horas en el Arzobispo Loayza. El ingreso de la imagen fue precedido con cohetes y fuegos artificiales, así como ráfagas de papeles de colores. Tanta fue la expectativa de los trabajadores y enfermos que todas las ventanas y balcones estuvieron abarrotadas de personas.

Piden Sanación

Con los ojos cargados de lágrimas, los padres de familia pedían sanidad para sus hijos enfermos. Como es el caso del mal que sufre Carlitos, un niño con parálisis cerebral severa, que no le permite controlar su pequeño cuerpo, ni siquiera pasar la saliva.

Hilda Sueros y su hijo Ángel Gonzales (de 16 años) vinieron desde Chiclayo para participar de esta procesión. Él está en silla de ruedas. Apenas puede levantar la cabeza para contemplar a la fuente de todas sus esperanzas: Cristo.

“Hace diez años vengo a la procesión, tengo mucha fe en el Señor, estoy segura de que él está ayudando a mi hijo, pues ha mostrado algunas mejorías”, dijo emocionada.

Cuando se piensa en la procesión no se puede dejar de evocar a las infaltables sahumadoras, las cantoras y por su puesto las cuadrillas de cargadores. Detrás de cada uno que forman una suerte de ejército morado, hay una historia, un milagro realizado y una promesa de servir a esta devoción que no se rompe con la lluvia, el esfuerzo o los años, pues dura eternamente. Al menos ante los ojos de Dios.

En este caso no faltaron las 20 cuadrillas y las 350 sahumadoras. Estuvieron presentes como unos soldados fieles a su causa.

Claves

Misa. Antes de partir, los fieles participaron de una eucaristía, celebrada por el Cardenal Juan Luis Cipriani y concelebrada por los tres obispos auxiliares de Lima y el director espiritual de la Hermandad del Señor de los Milagros.

Última. El quinto y último recorrido del Cristo Moreno será el lunes 1 de noviembre, a partir de las 11:30 de la mañana.

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo