Política
Loading

En El Santa: Alcalde intentó aferrarse a cargo por la fuerza

Para evitar ser reemplazado temporalmente por uno de sus regidores, el suspendido alcalde provincial del Santa, Estuardo Díaz Delgado, se atrincheró ayer en el municipio, y después de cuatro horas fue desalojado a golpes por los concejales de oposición y policías municipales.
La actitud de Díaz Delgado, de las filas del Partido Aprista, quien tuvo el apoyo de algunos funcionarios leales a su gestión, causó una violenta trifulca con los regidores que exigían su retiro del lugar. En el enfrentamiento la cuestionada autoridad terminó con diversas contusiones y un profundo corte en la pierna derecha.
El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) suspendió en sus funciones, por 30 días, a Díaz Delgado por falta grave y entregó el cargo al regidor Leandro Pérez Rodríguez, quien debía hoy tomar posesión del despacho de la alcaldía del Santa.
Tras varios conatos entre los regidores del Apra y los de oposición, se llegó a firmar el acta de transferencia del cargo, con el visto bueno del fiscal de prevención del delito Víctor Bueno Lazo. Cuando la diligencia aún no había concluido, Leandro Pérez ingresó al despacho de la alcaldía para asumir sus nuevas funciones. Pero en forma sorprendente el suspendido alcalde lo conminó a desalojar el asiento del escritorio de despacho de alcaldía y se sentó en otro sillón, a su lado.
Fue entonces cuando empezaron los empujones e insultos entre los que apoyan a Díaz Delgado y los que respaldan a Pérez Rodríguez. El control se perdió en pocos minutos.

INTERVIENE LA POLICIA MUNICIPAL
En ese instante intervinieron los policías municipales, quienes finalmente sacaron a golpes y empellones a los funcionarios de confianza del alcalde suspendido.
"Yo soy el alcalde, sigo siendo el alcalde", gritaba Díaz Delgado, mientras era sacado del despacho de alcaldía por los agentes municipales.
En el trayecto recibió patadas y golpes en diversas partes del cuerpo. Su resistencia fue doblegada y finalmente acabó en la sala de regidores, donde fue atendido por miembros de la compañía de bomeros y custodiado por miembros de la policía.

Y en Tilali: Comuneros toman en rehenes a cinco regidores

Los lamentables sucesos ocurridos en Ilave podrían repetirse en Tilali, un poblado cercano a la frontera con Bolivia, donde 200 comuneros aymaras mantienen como rehenes a cinco regidores y amenazan con utilizar la violencia si una comisión del gobierno no llega hoy al lugar para atender sus demandas. Los comuneros tomaron el municipio hace 12 días exigiendo la vacancia del alcalde Melesio Larico Larico, acusado de haberse apropiado de un S/. 1 millón y de haber sobrevalorado el costo de la ejecución de varias obras. El miércoles tomaron como rehenes a los cinco concejales -entre ellos una mujer-, a quienes no liberarán hasta dialogar con los autoridades.