Espectáculos
Loading

Guano en el Perú: las islas del tesoro

BCR y el IEP publican reveladora investigación. Libro detalla cómo en el siglo XIX, como ahora, se saqueó la riqueza natural del Perú.



Roberto Ochoa B.



A mediados del siglo XIX el Perú era un mendigo sentado en un banco de guano. Y toda esa “riqueza natural” era comercializada por una empresa inglesa, Gibbs & Sons, cuyas gestiones han merecido una reciente investigación del historiador escocés William M. Mathew quien ha publicado La firma inglesa Gibbs y el monopolio del guano en el Perú, ahora en castellano, editado por el Banco Central de Reserva del Perú y el Instituto de Estudios Peruanos, nada menos.



Lo cierto es que no habían pasado ni treinta años de nuestra declaración de independencia, cuando a la endémica exportación de materias primas (sobre todo minerales), herencia del imperio español, se sumó un valioso aporte del imperio británico: su creciente interés en la extracción y comercialización del excremento de las aves marinas amontonado durante miles de años en las islas del litoral peruano.



Se trataba de un abono natural único en su género que sorprendió a los agricultores ingleses por su alto contenido de nitrógeno y fósforo, ingredientes básicos para la siembra.



Las virtudes del guano de las islas ya era conocido por los súbditos del Señor de Sipán, mil años antes del apogeo incaico, pero en 1840 fue “descubierto” por los propietarios de la firma Anthony Gibbs & Sons, unos atrevidos comerciantes ingleses que aprovecharon la debacle hispana –y sus años de experiencia comercializando con los españoles– para desplazarse al Perú e impulsar el comercio de tan rico fertilizante.



A los Gibbs no les faltó audacia y olfato comercial, pero contraviniendo los principios del libre mercado los ingleses fomentaron el monopolio en la explotación y comercialización del guano.



Pero no lo hicieron solos: los Gibbs y sus representantes en el Perú contaron con la complicidad de las sucesivas dictaduras militares que ¿gobernaron? nuestro país desde la declaración de independencia.



¿Culpa del imperialismo?



Sobre el apogeo del guano de las islas se ha escrito mucho. La historia oficial y lo políticamente correcto es culpar de todo a los “imperialistas extranjeros”, en este caso ingleses.



Pero el historiador William M. Mathew nos hace recordar que sus paisanos de la firma Gibbs & Sons fueron unos comerciantes inescrupulosos y audaces, es decir, nada fuera de lo común. Lo mejor de su investigación es que nos recuerda las granjerías e ineptitudes de nuestros gobernantes. Y su absoluta carencia de visión de futuro para aprovechar las “ventajas” de esa gran tragedia del Perú: tener una economía dependiente de la exportación de materia primas, sea petróleo, minerales, maderas, harina de pescado o, en su época, el guano de las islas.



Luego de leer el libro podrán comprobar que cualquier semejanza con lo que sucede en estos primeros años del siglo XXI no es simple coincidencia.

Hay 1 Comentario
13 de octubre de 2011 | 19 hrs
ANA LUCIA escribe:

CHILENOS ......... CHILENOS

Enviar un comentario nuevo