Política
Loading

General Donayre le robó el show a Alan

PORE30070708B.jpg
En la Gran Parada desfiló una congresista reservista, un rottweiler policía y hasta el jefe del Ejército sobre un caballo casi desbocado.

• En la Gran Parada desfiló una congresista reservista, un rottweiler policía y hasta el jefe del Ejército sobre un caballo casi desbocado.

Carolina Martín.

¡Quieto, caballo! Al general EP, Edwin Donayre, le costó mantener a raya al animal que montó durante la Parada.

Fue un desfile sereno y previsible con algunos toques de esa originalidad con la que a veces tiene a bien obsequiar la casualidad. Una parada cívico-militar con la que el Perú celebró sus 186 años de independencia y que, además de un Alan García sonriente saludando con reiterada solemnidad a las Fuerzas Armadas, dejó dos imágenes cuando menos sorpresivas para el deleite del espectador.

La primera de ellas fue la de Nancy Obregón, la congresista cocalera, portando el estandarte de un batallón de reservistas (sí, con uniforme y rigidez militar incluida) de la Fuerza Área del Perú. La segunda –sin duda más llamativa– fue la del comandante general del Ejército, Edwin Donay- re, tratando de mantener la compostura sobre un caballo algo chueco y bastante rebelde, a la par que saludaba al Presidente de la República con dignidad y un sable en alto.

Su entrada rompió la monotonía de un desfile que sonaba demasiado a lo de siempre. No sólo porque Donayre se paseó sobre un animal con aparentemente poca disciplina castrense porque se negaba a caminar en línea recta, sino porque lo hizo al compás de huainos y valses criollos transformados en marchas por obra y gracia de la banda de música del Ejército.

Puntualidad militar

Guarda ahí. Pilar Nores ayuda al Premier a colocarse bien su fajín patrio.

Alan García llegó, tal y como estaba previsto, a las diez en punto de la mañana, y se sentó en la tribuna de honor, con el ministro de Defensa, Allan Wagner, y el presidente del Congreso, Luis Gonzales Posada, a su izquierda y derecha, respectivamente.

Pero luego García invitó al ministro del Interior, Luis Alva Castro, a sentarse entre él y el moderado Wagner.

El Mandatario también hizo ejercicio durante el desfile, pues no paró de levantarse y sentarse al paso de las instituciones castrenses, militares y policiales del país, a las que saludó, ora con sonrisas, ora al estilo militar (mano derecha a la sien), cuando la ocasión lo requirió (la mayoría de las veces).

La Gran Parada también dejó otros momentos emblemáticos, como la apertura de la misma por el Comando Chavín de Huántar, que recordó con una pancarta los diez años de la liberación de los rehenes en la residencia del embajador japonés Morihisa Aoki.

También el presidente del programa Juntos, Alfonso Velásquez Tuesta, al frente de la Compañía de Reservistas del Ejército, se hizo presente; y los "robocops" que desalojaron el mercado de Santa Anita; y el famoso "Lay Fun", el rottweiler que de perro asesino se recicló en miembro de la policía canina.

De curas y ministros

Distendidos. Canciller y ministro del Interior conversan antes del Desfile.

García estuvo acompañado durante toda la ceremonia por su esposa, Pilar Nores, autoridades eclesiales (como el cardenal Juan Luis Cipriani), congresistas (como la fujimorista Cecilia Chacón y los apristas Mauricio Mulder y Mercedes Cabanillas) y el pleno de sus ministros, algunos de los cuales (Verónica Zavala, Rafael Rey y José Antonio García Belaunde) tuvieron que hacer recesos cada cierto tiempo para bajar del estrado y poder fumar.

Al término de las tres horas y media que duró el desfile, Alan García se despidió de los presentes y retornó a pie por la avenida Brasil (este año sin Michelle Bachelet a su costado), escoltado por los Húsares de Junín que lo seguían a caballo.

Fue un baño de multitudes de diez cuadras en las que el Mandatario recibió el saludo del pueblo. Acto seguido abordó su vehículo y enrumbó a Palacio de Gobierno, donde le esperaba un almuerzo con los altos miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía Nacional, al que también asistieron los ministros de Defensa e Interior, Allan Wagner y Luis Alva Castro, respectivamente.

Hoy a las once el presidente asistirá a la ceremonia de Acción de Gracias por el Perú en la Iglesia Alianza Cristiana y Misionera.

Los que más disfrutaron con la Gran Parada fueron los ciudadanos que desde temprano buscaron un lugar privilegiado.