Columnistas
Loading
  • Temas del día

Más invasiones en Jicamarca

Por: Roberto Ochoa B.

Mientras las autoridades peruanas gastan tiempo y dinero en promocionar ese nuevo concurso de belleza denominado “las siete maravillas naturales del mundo” , aquicito nomás, en Lima Metropolitana, los traficantes de terrenos hacen de las suyas a vista y paciencia de las autoridades judiciales y policiales.

Esta vez se trata de el anexo 22 de Jicamarca, donde pese a las advertencias del Instituto Nacional de Cultura se produjo una invasión de terrenos comunitarios, incluyendo una reserva arqueológica con 89 sitios perfectamente identificados por el INC desde el 2003.

Lo peor es que la sangre ya llegó al río y no porque la policía intentara evitar la invasión –pese a la advertencia lanzada por el INC con varios días de anticipación– sino porque son dos los bandos que se disputan los terrenos de la comunidad. Por lo pronto, van 17 detenidos luego de los enfrentamientos entre los propios invasores.

Son dos las bandas de traficantes que se disputan los terrenos de Jicamarca y que han destruido gran parte de los restos arqueológicos de la zona reservada.

En una esquina figura Germán Cárdenas, secretario de la Comunidad Campesina de Jicamarca. En el otro bando lidera Percín Deza Hurtado, quien se jacta públicamente de sus buenas relaciones con la ex ministra y parlamentaria aprista Mercedes Cabanillas.

Cárdenas vendió de manera ilegal casi mil hectáreas a Deza Hurtado, quien lotizó el terreno y llegó a vender medio millar de lotes a 2 mil soles cada uno. La transacción figura en la Sunarp, pese a que el INC había advertido su intangibilidad por tratarse de una zona arqueológica.

Al parecer, los 100 mil soles del faenón no fueron bien repartidos y Cárdenas la emprendió contra su socio Deza vía una orden cautelar.

Somos testigos de que el INC trató de evitar la transacción (los invasores casi linchan a la delegación oficial) pero los fiscales responsables se dejaron manipular por ambos bandos.

El caso se ventila ahora en el Poder Judicial, pero Lima volvió a perder parte de su patrimonio histórico.

Hay 1 Comentario

Enviar un comentario nuevo