Columnistas
Loading

Escuadrón de la grasa

Por Augusto Álvarez Rodrich
alvarezrodrich@larepublica.com.pe

¡Los pishtacos llegaron ya! ¡Y llegaron bailando ricachá!

El reportaje sobre los pishtacos publicado ayer en La República demostró lo que todos intuíamos pero que ahora, con la fuerza de la comprobación in situ, en el lugar de los hechos, en el mismo distrito del Monzón, permite concluir que estos caballeros mitológicos y temidos desde tiempos prehispánicos no existen o que, al menos, por el Huallaga no han estado dando vueltas últimamente.

El dato tendría un valor antropológico o histórico si no fuera porque, hace diez días, el jefe de la Dirincri informó de la captura de cuatro pishtacos que asesinaron a sesenta campesinos del Monzón, les extrajeron la grasa, la metieron en botellitas de Inca Kola y la vendieron a la friolera de US$15,000 el litro.

¡Mamita, los pishtacos!, pensaron varios y más de un gordito temió por su vida, especialmente después de que tremenda información fue divulgada con entusiasmo por algunos medios ávidos de una noticia fuerte, y corroborada nada menos que por el mismo ministro del Interior, el general Octavio Salazar.

Pronto, sin embargo, vino la desilusión, empezando por el aguafiestas de Marco Sifuentes, quien desbarató la información con argumentos básicos que le restaban veracidad, como la inexistencia de un mercado internacional de grasa humana.

Y eso se reforzó con el reportaje de María Elena Hidalgo publicado ayer en este diario, y en el que desde la policía del Alto Huallaga hasta el comisionado de paz de la zona desmienten tajantemente la existencia de pishtacos por el lugar.

Ahora resulta que no hay ni campesinos muertos, ni grasa embotellada, ni pishtacos detenidos. ¿Qué pasó? ¿Qué pisó? ¿Quién diseñó este gran ‘cojudeo’ colectivo en el que se deslizaron, como caídos del palto, periodistas, población y –esperamos– autoridades que se tragaron el cuento sin hacer preguntas elementales antes de sumarse a esta cortina de grasa?

Son preguntas que deben ser respondidas antes de que, la próxima semana, aparezcan las vírgenes que lloran. A riesgo de ser nada original, traigo la hipótesis lanzada por varios periodistas en los últimos días, como Fernando Rospigliosi ayer en este diario: la coincidencia del cuentazo de los pishtacos con la revelación hecha en el estupendo reportaje de Ricardo Uceda, publicado en la última edición de Poder, sobre el escuadrón policial de la muerte que opera en Trujillo y que viene liquidando delincuentes por su cuenta.

El ministro Salazar debe responder, cuanto antes, sobre estos temas: desde los asesinatos ilegales en Trujillo hasta el cuentazo que, como falsa Paquisha, nos quieren hacer con los pishtacos. Ninguno de estos asuntos es broma.

Hay 26 Comentarios

Enviar un comentario nuevo

Augusto Álvarez Rodrich Augusto Álvarez Rodrich

Nació en Lima el 12 de octubre de 1959. Es economista de la Universidad del Pacífico (graduado sobresaliente cum laude) y Máster en Administración Pública de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard. También ha seguido cursos de especialización en las universidades de Stanford, Manchester y Northwestern.

Es columnista diario en La República e integrante de su Consejo Editorial; y conduce de lunes a viernes el noticiero Primera Noticia de ATV, el programa Buenas Noches con Augusto Alvarez Rodrich de ATV+, y un programa de conversación con la audiencia en Radio Capital.

Asimismo, es presidente del Consejo Directivo del Instituto Prensa y Sociedad (Ipys), profesor Asociado de la Universidad del Pacífico, y miembro del Consejo Directivo del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES).

En la encuesta del poder de Apoyo del año 2013 fue considerado como el periodista con más poder de la prensa escrita peruana –ubicación en la que ha aparecido en siete años desde el 2005–, y el segundo con más poder en el periodismo de televisión y de radio.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos le otorgó el premio Derechos Humanos y Periodismo 2007 en reconocimiento a su contribución a la defensa y promoción de los derechos humanos en el país mediante la orientación de su columna editorial en el diario Perú.21.

Trabajó en el Grupo Apoyo desde 1980 hasta el 2002, siendo Director Gerente de Apoyo Comunicaciones S.A., Editor de las revistas Perú Económico , Semana Económica y Debate , y miembro del directorio de Apoyo Opinión y Mercado S.A. y del Instituto Apoyo.

Fue director fundador del diario Perú.21; y conductor en el programa Ampliación de Noticias de Radio Programas del Perú (RPP). Entre los años 2005 y 2006 condujo el programa electoral Dos Dedos de Frente de Frecuencia Latina. En el año 2006 fue moderador del debate presidencial entre Alan García y Ollanta Humala.

Ha sido Presidente de la Comisión de Acceso al Mercado de Indecopi, integrante de la Comisión de Salida del Mercado de Indecopi, Vicepresidente del Osiptel, y director de Interbank. También ha participado como asesor en proyectos de organismos multilaterales, como asesor principal en varios procesos de privatización en el Perú, incluyendo empresas de telecomunicaciones, eléctricas, financieras y de recursos naturales, así como en ofertas públicas dirigidas a la venta de acciones de estas empresas en los mercados nacionales e internacionales. Asimismo, ha asesorado en procesos de privatización en Colombia y Guatemala.

Autor de varios libros y ensayos académicos sobre privatización, sector público y reforma del Estado, tales como “La implementación de políticas públicas en el Perú” (editor), 1995; “El Poder en el Perú” (editor), 1993; “Principios de Empresas Estatales y Privatización, 1992; “Empresas Estatales y Privatización: Cómo reformar la actividad empresarial del Estado en el Perú”, 1991; “Negociación Económica Internacional: La Experiencia del Perú”, 1990; y “Los Objetivos de las Empresas Estatales”, 1985.

Correo:  alvarez.rodrich@glr.pe