Columnistas
Loading

¿Quo vadis, Ollanta Humala?

Riesgo de que el gobierno sea más de lo mismo.

 

Habiendo transcurrido el diez por ciento de su mandato, el presidente Ollanta Humala vuelve hoy al país luego de una gira europea que es valiosa para la definición del futuro de su gobierno, pero enfrentando, al mismo tiempo, el riesgo de quedarse atrapado por un statu quo que ya se sabe dónde termina.



Las reuniones y compromisos realizados entre Madrid y Davos son el tipo de experiencias que ayudan a las definiciones que requiere un presidente cuya prédica y prejuicios estuvieron siempre en el lado opuesto.



El regreso del presidente ocurre, además, en medio de un debate sobre el destino ideológico de su gobierno, desde el espacio donde él construyó su presencia política, conocido como ‘la izquierda’, hasta ese donde varios lo colocan hoy, el de ‘la derecha’.



Se trata de un debate mediocre pues, hasta ahora, enfrenta a dos visiones –la de derecha y la de izquierda– más preocupadas por la defensa de intereses y de puestos (que es lo mismo), pero sin adentrarse en las implicancias sobre las políticas públicas específicas para resolver los problemas de la gente, ni en la consideración de un presidente como Humala poco interesado en la ideología.



El balance del primer medio año de este gobierno llevó a concluir a esta columna que el presidente ha sido capaz de moverse, con inteligencia y rapidez, desde las posiciones cavernícolas en materia económica que tuvo hasta hace poco, hacia esquemas como los que han permitido promover la inversión privada y el crecimiento durante las últimas dos décadas. Para un presidente en proceso de mutación, la gira europea debe haber funcionado como ratificación del camino que ha emprendido.



Sin embargo, a su regreso el presidente también deberá encarar un conjunto de problemas para los cuales aún no tiene un plan creíble para resolver los factores del atraso de un sector importante de la población: salud, educación, justicia y seguridad.



Asimismo, el gobierno no parece interesado, a la luz de las evidencias, en combatir a la corrupción y, lo que es igualmente lamentable, empieza a recaer en vicios tradicionales como el reglaje a periodistas incómodos o una capitana de la policía que denunció a un general por acoso sexual.



Salvo que el presidente dé un salto cualitativo frente a lo hecho en el primer medio año, al paso que vamos, en este lustro político tendremos más de lo mismo, es decir, bastante crecimiento económico, poca inclusión y mucha corrupción.



Seguramente el presidente Humala querrá un final diferente para su gobierno, pero eso requeriría planes, visiones, ilusiones y un capitán de equipo distinto al aspirante a ‘Chiricuto’ que hoy maneja el gabinete ministerial.

Hay 8 Comentarios
31 de enero de 2012 | 06 hrs
escribe:

Crecimiento económico....para quienes??? Para los k se creen los dueños del Peru
Inclusión Social....para quienes??? El Peru Profundo de todas las sangres sigue esperando
mientras este gobierno igual que los anteriores no quiere dar solo " pan y circo""
Mafia y corrupción....de quienes?? De los que están enquistados en lis Poderes del Estado...
" poderoso caballero es don dinero"...Las promesas electorales?? ..."cantos de sirena"

30 de enero de 2012 | 17 hrs
escribe:

Augusto; posiciones cavernícolas en materia económica es seguir explotando recursos naturales como minería y llevarse los minerales en concentrados o en bruto, que luego son refindos en el exterior. Eso es economía de cavernícolas, como en la Colonia. O pagar sueldos míseros en los cultivos de productos agrícolas para la exportación. ¿Cuando seremos un pais decente, con Humala no, por supuesto.

29 de enero de 2012 | 20 hrs
escribe:

Estoy muy de acuerdo con su opinión usted sí que sabe diferenciarse de la DBA. Pero con respecto a que la izquierda pelea por puestos no lo creo, imagíanate Sinesio López peleando por un puesto cuando le sobra. Lo que persiguen en es el cambio, que solo la izquierda plantea algunas reformas o quién más plantea esas reformas..

29 de enero de 2012 | 20 hrs
escribe:

Muy cierto señor AAR, en la policia todo sigue = incluso los investigados por caso Chehade siguen en sus puestos como si nada hubiera pasado........"TOLERANCIA CERO ALA CORRUPCION".....donde esta?

29 de enero de 2012 | 18 hrs
escribe:

Si tener más de 20 años de crecimiento continuo, estabilidad económica, poder ascender en las clases sociales en base al esfuerzo individual, implica status quo... Pues que se quede todo lo que quiera...
Total, el crecimiento y el desarrollo lo hace la gente, mientras el gobierno no haga nada estúpido, la gente y las empresas se desarrollarán de la mejor manera siguiendo su propia dinámica...

29 de enero de 2012 | 18 hrs
escribe:

Reconozco la nobleza y el coraje de Alvarez Rodrich en su articulo; pero yo considero que con el personaje que tenemos como presidente, todo ya esta perdido. Lo unico que queda es construir un acho movimiento social de centro izquierda para reemplazarlo democraticamnte antes qus sea demasiado tarde!

29 de enero de 2012 | 17 hrs
escribe:

efectivamente, Ollanta ha pùesto el piloto automatico y nada cambiara dentro de los 5 proximos años.
La hoja de ruta y el programa de gobierno ha sido cambiado al programada de sus ex amigos y de las familias que son dueñas del 90% del pàis.

29 de enero de 2012 | 15 hrs
escribe:

efectivamente, parece que tenemos de lo mismo con este gobierno, y tambien parece que tendremos que esperar que aparezca la solucion a los problemas coyunturales que representan la corrupcion, la inseguridad ciudadana consecuencia de esta misma corrupcion, el caos y la centralaizacion que significa que "crezca" lima en forma desordenada por la ineficiencia de politicas en favor de un mejor desarrollo

Enviar un comentario nuevo

Augusto Álvarez Rodrich Augusto Álvarez Rodrich

Nació en Lima el 12 de octubre de 1959. Es economista de la Universidad del Pacífico (graduado sobresaliente cum laude) y Máster en Administración Pública de la Escuela de Gobierno John F. Kennedy de la Universidad de Harvard. También ha seguido cursos de especialización en las universidades de Stanford, Manchester y Northwestern.

Es columnista diario en La República e integrante de su Consejo Editorial; y conduce de lunes a viernes el noticiero Primera Noticia de ATV, el programa Buenas Noches con Augusto Alvarez Rodrich de ATV+, y un programa de conversación con la audiencia en Radio Capital.

Asimismo, es presidente del Consejo Directivo del Instituto Prensa y Sociedad (Ipys), profesor Asociado de la Universidad del Pacífico, y miembro del Consejo Directivo del Consorcio de Investigación Económica y Social (CIES).

En la encuesta del poder de Apoyo del año 2013 fue considerado como el periodista con más poder de la prensa escrita peruana –ubicación en la que ha aparecido en siete años desde el 2005–, y el segundo con más poder en el periodismo de televisión y de radio.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos le otorgó el premio Derechos Humanos y Periodismo 2007 en reconocimiento a su contribución a la defensa y promoción de los derechos humanos en el país mediante la orientación de su columna editorial en el diario Perú.21.

Trabajó en el Grupo Apoyo desde 1980 hasta el 2002, siendo Director Gerente de Apoyo Comunicaciones S.A., Editor de las revistas Perú Económico , Semana Económica y Debate , y miembro del directorio de Apoyo Opinión y Mercado S.A. y del Instituto Apoyo.

Fue director fundador del diario Perú.21; y conductor en el programa Ampliación de Noticias de Radio Programas del Perú (RPP). Entre los años 2005 y 2006 condujo el programa electoral Dos Dedos de Frente de Frecuencia Latina. En el año 2006 fue moderador del debate presidencial entre Alan García y Ollanta Humala.

Ha sido Presidente de la Comisión de Acceso al Mercado de Indecopi, integrante de la Comisión de Salida del Mercado de Indecopi, Vicepresidente del Osiptel, y director de Interbank. También ha participado como asesor en proyectos de organismos multilaterales, como asesor principal en varios procesos de privatización en el Perú, incluyendo empresas de telecomunicaciones, eléctricas, financieras y de recursos naturales, así como en ofertas públicas dirigidas a la venta de acciones de estas empresas en los mercados nacionales e internacionales. Asimismo, ha asesorado en procesos de privatización en Colombia y Guatemala.

Autor de varios libros y ensayos académicos sobre privatización, sector público y reforma del Estado, tales como “La implementación de políticas públicas en el Perú” (editor), 1995; “El Poder en el Perú” (editor), 1993; “Principios de Empresas Estatales y Privatización, 1992; “Empresas Estatales y Privatización: Cómo reformar la actividad empresarial del Estado en el Perú”, 1991; “Negociación Económica Internacional: La Experiencia del Perú”, 1990; y “Los Objetivos de las Empresas Estatales”, 1985.

Correo:  alvarez.rodrich@glr.pe