Columnistas
Loading

El Apra y las elecciones presidenciales

OPRE120309_19.jpg

Por Jorge del Castillo Gálvez

A partir de la polémica suscitada por la propuesta de Yehude Simon, sobre posibles alianzas del Apra con la “izquierda madura”, conviene recordar que a lo largo de su historia el Partido del Pueblo ha tenido candidatos propios (Haya de la Torre 1931, 1962 y 1963; Armando Villanueva 1980; Alva Castro 1990; Mercedes Cabanillas 1995; Abel Salinas 2000; y Alan García 1985, 2001 y 2006).

Pero han habido oportunidades en que, impedidos de postular o por decisión propia, los apristas han apoyado otras alternativas como en 1936, cuando en aplicación del nefasto artículo 53 de la Constitución de 1933 que calificaba al PAP de partido “internacional” se impugnó a su candidato, por lo que respaldó la postulación socialdemócrata de José Antonio Eguiguren. El triunfo fue anulado abusivamente.

Estando fuera de la ley, solo pudo volver a participar en 1945, formando el Frente Democrático Nacional que llevó a José Luis Bustamante y Rivero a la presidencia. En 1950, perseguidos y sin poder ser elegidos, los apristas apoyaron al general Montagne, pero este fue apresado y Manuel A. Odría “ganó” al ser candidato único. En 1956, faltando 72 horas para la elección, Manuel Prado Ugarteche garantizó una amnistía general para los perseguidos políticos, entre ellos centenares de apristas presos y deportados. Bajo esta garantía, se impartió la decisión partidaria de apoyarlo y Prado fue elegido presidente.

En 1962 el propio Haya encabezó la Alianza Democrática con el pradismo, el triunfo le fue birlado por el veto militar. En 1985, Alan García asume las banderas del aprismo y gana; tuvo el apoyo de la Democracia Cristiana de Carlos Blancas y el SODE de Javier Silva Ruete y Manuel Moreyra y de grandes sectores independientes.

En el 2006, el APRA plantea una estrategia de apertura conformando el Frente Social, lo que le permite asegurar el pase a la segunda vuelta, en la que finalmente se impone a Ollanta Humala.

Si bien la idea de una alianza es prematura, no está demás demostrar la generosidad con la que el aprismo ha participado electoralmente, inclusive en el campo municipal instauró la política del buen vecino, por lo que no es extraña la posibilidad de concretar un acuerdo político.

La historia demuestra que cuando el Partido del Pueblo, con candidato propio o ajeno, ha participado con el apoyo de otros grupos políticos o sociales, su convocatoria ha sido superior. Esa fórmula siempre ha sido ganadora.

Cuando se habla de izquierda madura o responsable, no se está pensando en aquellos que no han tenido la capacidad de modernizarse y comprender que ya cayó el Muro de Berlín y que estamos en un mundo globalizado. En este contexto, entendemos por izquierda madura la actitud de cambio responsable de vastos sectores medios y populares.

Pequeños y medianos emprendedores, agr icul tores, trabajadores independientes o dependientes sindicalizados o no. La juventud, encabezada por el estudiantado y las vigorosas organizaciones populares. También en regiones y provincias hay enormes fuerzas sociales. Estos peruanos no responden a consignas totalitarias ni saben de marxismo-leninismo, pero sí intuyen que el Perú no puede dar un salto al vacío y caminar en retro por una ruta antidemocrática y antimoderna.

Comprenden que la justicia social, pasa por asegurar para el Perú una estabilidad y prosperidad que le permita dotar a los pueblos de agua potable, electricidad, carreteras, generación de empleo a través de la construcción, industria, minería, agricultura, pesca, turismo, comercio. Es decir dar el gran salto al desarrollo con paz y seguridad. Esta es la opción democrática y social del 2011.

Hay 3 Comentarios

Enviar un comentario nuevo

Jorge Del Castillo Jorge Del Castillo

Jorge Alfonso Alejandro del Castillo Gálvez (Lima, 1950) estudió la carrera de Derecho en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos . Desde sus tiempos de estudiante universitario se hizo militante del Partido Aprista Peruano (APRA) . Entre 1993 y 1994, estudió Derecho Constitucional en la Pontificia Universidad Católica del Perú .  Está especializado en temas de gobernabilidad y procesos de consenso y concertación.
Ha sido Alcalde Metropolitano de Lima , electo para el período 1987-1989 (gracias al apoyo que recibió del presidente de ese entonces, Alan Garcia Pérez); Presidente de la Asociación de Municipalidades del Perú ( AMPE ) y congresista de la República reelecto en períodos sucesivos desde 1995 hasta 2011, alcanzando la Segundo Vicepresidente del Congreso de la República durante el período 2001-2002. Fue Secretario General del Partido Aprista Peruano desde 1999 y reelegido como tal hasta 2006.
Fue Presidente de la Subcomisión de Reforma Constitucional del Régimen Económico (2001-2002) y Presidente del Grupo de Trabajo de la Ley de Partidos Políticos (2002- 2003).
Desde el 28 de julio de 2006 hasta el 14 de octubre de 2008 desempeñó el cargo Presidente del Consejo de Ministros del Perú .