Columnistas
Loading

Votar con v de vendetta

Por Rocío Silva Santisteban

No voy a repetir los análisis que la mayoría de periodistas, columnistas, cientistas políticos, ciudadanos y demás preocupados por el futuro de nuestro país plantean en relación con el voto del domingo pasado: los ignorados y no los ignorantes han dejado constancia de su posición, según rezaban los carteles de las redes sociales. Tampoco quiero hablar del racismo que se ha soltado como géiser en las mismas y que ha levantado el fantasma de la polaridad otra vez, ni de los diversos escenarios que se abren según miremos al Perú desde Lima o desde las provincias porque, como comentaba hace poco un analista, la urgencia de presencia del Estado es un reclamo constante en Amazonas o Puno, pero no necesariamente en las calles polvorientas de la gran Lima. El tema es ahora qué hacer con nuestro voto ante las elecciones del 5 de junio.

Yo he votado varias veces viciado. Debo confesar que esa ha sido una de las posiciones que a lo largo de mi vida como ciudadana de a pie he tomado sin cautela. Las alternativas que se me presentaban, desde mi perspectiva en situaciones que no pasaban mis candidatos a segunda vuelta, no me convencían y optaba por la más radical pero más fácil a su vez: viciar. El voto en blanco siempre es un albur en el sentido de que no sabemos con exactitud cómo será evaluado en conjunto y viciar además te permitía conjurar la cólera de no tener una alternativa en esa cédula de sufragio. Por eso, tarjar la cara de los otros candidatos o escribir un improperio se asemejaba a una suerte de venganza ante la impotencia.

Sin embargo, ante determinadas situaciones sociales, el voto viciado con v de vendetta es totalmente contraproducente. Es una opción, me dirán los formalistas, por supuesto que sí y además democrática y válida; pero en escenarios como los que debemos de enfrentar ahora no sería una alternativa provechosa. En primer lugar, porque nos enfrentamos a un encuentro cara a cara con la raíz de la más profunda crisis moral del país. Y de las crisis morales no se sale sencillamente con crecimiento económico. Se trata de una situación que aún no hemos podido sanar, ni con el visionado de los casi olvidados “vladivideos” ni con la CVR ni con las leyes de reparaciones ni con el crecimiento al 6%. Es una crisis que ha quedado como remanente detrás de la ceguera de la clase empresarial, de los políticos venidos a menos y de los periodistas que quieren pasar piola; por eso mismo debemos hacerle frente.

Considero personalmente que viciar el voto es asumir una actitud nihilista y no está a la altura de las necesidades democráticas del Perú. Viciar el voto es no tomar una decisión valiente frente al requerimiento moral de un país que ha pasado por heridas de sangre y tajos de corrupción que aún ahora nos laten como un dolor sordo, agudo, profundo y vergonzoso.

Hay 28 Comentarios

Enviar un comentario nuevo

Rocío Silva Santisteban Rocío Silva Santisteban

Rocío Silva Santisteban (Lima, 1963). Estudió literatura en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Doctora en Literatura por la Universidad de Boston. Ganó el Premio Copé de poesía con su poemario Ese oficio no me gusta (1990). Otras publicaciones: Mariposa negra (1993), Condenado amor y otros poemas (1995) y Turbulencias (2006). En 1994 publica su libro de relatos Me perturbas (1994). Actualmente es periodista y docente universitaria. Además es presidenta de la Coordinadora Nacional de Derechos Humanos.