Columnistas
Loading

La muerte de Hugo Chávez

A estas alturas está bastante claro que Hugo Chávez no va a poder seguir ignorando su enfermedad y prometiendo una cura definitiva e indefinida. Quizás logre hacer otra de sus enérgicas reapariciones políticas, pero ya las miradas están puestas en su próximo incidente médico. Su más reciente foto en Cuba, un paseo de convaleciente, es elocuente.



La otra foto, un Fidel Castro senil frente a un Chávez enfermo, inevitablemente evoca ideas sobre decrepitud en el poder. Es el boxeador cansado al que se refirió cruel y agudamente el candidato opositor Henrique Capriles en el primer clinch de la campaña, cuando Chávez lo comparó con un chancho, acaso una velada puya antisemita.



Venezuela no tiene un esquema formal para la transición. Una idea que flota en el aire es que sin Chávez no habrá real continuidad del chavismo. Sin embargo el sistema montado en 13 años de gasto público socialmente orientado no parece algo descartable de plano. Los venezolanos van a tener que conversar como nunca antes.



Otra idea es que a Chávez le queda vida suficiente como para llegar a las elecciones de octubre, ganarlas, y dejar una segunda línea chavista en buena situación para negociar una cuota de poder. Pero cuesta trabajo imaginar a este Chávez agónico haciendo campaña y ganando una elección contra el dinámico Capriles.



Capriles ha ofrecido que si gana presidirá un aterrizaje suave. Es decir una situación muy distinta del tipo de restauración enconada que se vio con el conato de golpe de derecha del 2002, que en 48 horas desmanteló incluso las instituciones democráticas que quedaban bajo el chavismo. La reacción militar y popular fue elocuente y decisiva.



Es evidente que el sistema chavista depende al 100% de la personalidad de Chávez, el macho alfa del bolivarianismo. Sin la leyenda y el teleevangelismo del caudillo las grietas en el planteamiento empezarán a aparecer a toda velocidad. Lo cual tendrá inevitables repercusiones en una economía que este año puede pasar del 30% de inflación.



Los efectos de la muerte de Chávez dependerán de cómo llegue esta. No sería lo mismo un final pronto y abrupto que una agonía de meses prolongada hacia las elecciones. Muy distinto sería un fallecimiento luego de una victoria electoral, impulsada por la compasión del electorado, o incluso por su miedo al cambio impredecible.



En uno de los escenarios la muerte de Chávez casi lo favorecería. Morir sin haber sido derrotado y con sucesores que solo pudieron llegar por el argumento médico es algo que lo establecería como una leyenda hacia el futuro. Un favor importante para los seguidores que vengan, después del previsible ciclo de retorno a la democracia liberal.

Hay 7 Comentarios
05 de marzo de 2013 | 22 hrs
escribe:

Yo no soy Venelozana, soy Argentina, pero mis mas sentido pesames a sus familiares y al gran pueblo de Venezuela... Que Dios lo Bendiga...

23 de abril de 2012 | 14 hrs
escribe:

mi punto de vista como venezolano es el grave problema que presenta el pais... si con chavez bien no hubo solucion muerto menos... nos queda una salida riesgosa que es capriles...venezuela se encunetra inmersa en la simbergunsura por una guerra de poder politico... lo malo es que el pueblo es quien sufre..el dia que el venezolano trabaje para su pueblo y no para su propio bolsillo ese dia seremos una gran venzuela

10 de marzo de 2012 | 22 hrs
escribe:

Muchos romanticos nos confundimos con chavez aqui en venezuela, al llegar al poder, se incrusto en el estado una casta de detestables personas avidas de dinero y poder, y gracias a que lo han logrado, el antichavismo a ido creciedo

05 de marzo de 2012 | 23 hrs
escribe:

La verdad es que lo único de cierto que se puede recoger de las informaciones y comentarios de prensa sobre la enfermedad de Hugo Chávez, es un manifiesto y no disimulado deseo de verlo estirando la pata al más breve plazo, lo que refleja la presencia ansiosa de la eterna DBA

05 de marzo de 2012 | 17 hrs
escribe:

si, si chavez podria morir es obvio......pero jamas morira el chavismo en venezuela y latinoamerica......jamas

05 de marzo de 2012 | 17 hrs
escribe:

Oiga en la misma situación se encontraron Dilma Roussef,Lugo y hoy Lula y Chávez.
Pareciera que ud. no cree mucho en la ciencia y pronóstica sobre lo que no sabe.
Recuerde que hace unas semanas Chávez habló durante 10 horas y ello luego de su 1era intervención en Cuba
Que lástima que lo tenga de articulista en Le Monde diplomatique peruano.

05 de marzo de 2012 | 16 hrs
escribe:

La politica de este hemisferio ya acostumbrado a longevidades biblicas (Fidel, Ballaguer, Manuel Prado, etc) y a eternizaciones en el poder, se enuentra con un caso curioso en la actual situacion de Venezuela con Chavez, en plenas elecciones. He leido rumores de que Chavez ya presenta necrosis en las areas afectadas, la cual es irreversible y un heraldo de muerte proxima y segura.

Enviar un comentario nuevo

Mirko Lauer Mirko Lauer

Mirko Lauer (Žatec, República Checa, 1947) Narrador, poeta, ensayista y politólogo. Es Bachiller en letras por la Pontificia Universidad Católica del Perú y Doctor en literatura peruana y latinoamericana por la Universidad Nacional Mayor de San Marcos , es autor de una amplia obra poética que comenzó en 1966 con el poema teatral En los cínicos brazos y que ha continuado con obras como Sobre vivir (1986) y Tropical cantante (2002). Como novelista, ha publicado Secretos inútiles (1992), Orbitas. Tertulias (Premio Juan Rulfo de novela corta 2005) y Tapen la tumba (2009). En 2010,publicó Bodegón de bodegones , un estudio de las artes visuales del Perú a través de su gastronomía, premio Gourmand para libros gastronómicos ilustrados.