Especiales
Loading

Año mundial de la quinua: un balance

Presentadas las virtudes alimentarias del grano de oro de los Andes en los mejores escenarios, nuestro país debe hacer esfuerzos por convertirse en el primer productor mundial.

 

La Asamblea General de la ONU aprobó en diciembre de 2011 una iniciativa de la FAO y de un grupo de países sudamericanos para que el 2013 fuese considerado como el Año Internacional de la Quinua, domesticada en los Andes hace unos 5.000 años y, desde entonces, plenamente incorporada a la alimentación de los pueblos preíncas e incas, que le dedicaron ceremonias agrarias por considerarla grano del sol.



La quinua tiene un altísimo valor en proteínas, superando al trigo y al arroz. Se le siembra en toda la región andina, siendo el principal productor Bolivia, con 69.000 hectáreas, seguida por el Perú  con 48.000. Ecuador, Colombia, Chile y Argentina tienen también áreas, con una producción menor. Sin embargo, nuestro país es el principal beneficiado en número de variedades existentes, calculadas en no menos de tres mil. La quinua morada o la rosada, por ejemplo, son especies nativas que solo se hallan en nuestro territorio.



El principal objetivo de Año Internacional fue llamar la atención planetaria sobre el rol que juega la quinua en la conservación de la biodiversidad y su enorme valor alimenticio, que la coloca en un rol clave en la lucha por la erradicación de la pobreza y el hambre. Esta meta se ha logrado, al punto que el diario Le Monde, el principal vespertino francés, coloca la palabra “quinoa”, entre aquellas expresiones nuevas que nos dejó el 2013.



El correlato de este lanzamiento mundial ha sido un incremento altísimo de la demanda de quinua en los mercados norteamericanos, chinos y europeos, al punto que tanto el Perú como Bolivia pudieron destinar casi toda su producción a la exportación, pues la demanda creció 18 veces –más que ningún otro producto alimenticio– hasta culminar el año en US $ 7.000 la tonelada, siete veces más que su valor en enero.



El lado negativo de este auge ha sido la desaparición de la quinua de la mesa popular de los peruanos –ya había ocurrido algo parecido en Bolivia–, pues el codiciado cereal pasó de 7 soles el kilo a los 25 en los que se oferta actualmente en los supermercados. Pero este efecto puede ser temporal, por cuanto los especialistas consideran que nuestro país podría incrementar sin dificultad la actual superficie sembrada de 48.000 hectáreas a 500.000, con 100.000 en Puno (principal zona de producción), y 50.000 en Andahuaylas, Cusco, Ayacucho y Junín, 30.000 en Cajamarca y Huancavelica y más de 200.000 en la zona costera, pues la quinua se da tanto en el Altiplano como al nivel del mar.



Los sembríos de quinua ocupan actualmente a unas 70.000 familias campesinas pobres, las que podrían ver multiplicados sus ingresos al organizarse y formar asociaciones de productores, de modo que la superficie cultivada en cada campo sume un mínimo de 100 hectáreas. También se busca que incrementen su productividad en la costa mediante abonos y ayuda técnica, en tanto que en el Ande podrían desarrollarse variedades de quinua orgánica. Una gran variedad de recetas preparadas a  base de quinua han logrado su incorporación a la gastronomía internacional gracias al trabajo de chefs peruanos.

De este modo, el grano de oro de los incas ha ingresado a un periodo de auge que lo coloca en un rol central cuando se habla tanto de exportaciones como de lucha contra la desnutrición. Nuestro país se encuentra en una posición privilegiada para cosechar las bondades del año internacional que ha culminado. Ojalá no las desperdiciemos.

Hay 6 Comentarios
08 de enero de 2014 | 17 hrs
escribe:

con una gran población con desnutrición crónica, el Perú irresponsablemente se da el lujo de "exportar la quínua al mundo y mostrar las cifras del exitoso programa agroexportador".
Mientras Qali Warma reparte cajitas de jugos con galleta en lugar de brindar quinua a los escolares.
Sra nadine a trabajar seriamente.

08 de enero de 2014 | 07 hrs
escribe:

No solo se debe valorar comentarios sensacionalistas, 500,000 o 100000 hectareas, lo cual es ilogico e irreal.El Estado no tiene una politica ni inversiones para el desarrollo tecnologico, por lo que, no se pueden mostrar resultados, solo fotos de eventos. En Puno, se puede duplicar los actuales rendimientos y area cultivada, pero la intervencion del Estado es INEFICAZ, solo informes, fotos y funcionarios ....

07 de enero de 2014 | 20 hrs
escribe:

El "grano de los indios"es la expresion peyorativa de los colonizadores españoles para justificar el cultivo del trigo, la cebada en el Mundo Andino que acababan de invadir, desde entonces el consumo de granos poco nutritivos como el arroz, el trigo y la cebada substituyeron al maiz y la quinua.

07 de enero de 2014 | 20 hrs
escribe:

No la comía en Perú, ahora la veo por todas partes en los EEUU y lo voy a hacer. El Perú tiene una oportunidad de oro si el Estado se pone las pilas y apoya a la agricultura en la sierra con tecnología, asesoramiento y vías de comunicación. Que cobre con parte de la producción y alimente a los mas necesitados.

07 de enero de 2014 | 14 hrs
escribe:

El neoliberalismo economico convierte a la quinua en un "commodity" especulativo para ganancia de acaparadores y perennizacion del hambre, pues el mayor lucro en exportarla, la encarece para el pueblo.
Bolivia siendo el principal productor, la incluye en los programas de asistencia social.
Nuestra Embajadora de la Quinua deberia tomar este ejemplo y repartirla a los Qali Warmas antes de ofrecerla en Wall Street. Urge reforma agraria.

07 de enero de 2014 | 11 hrs
escribe:

Ya en Canada , USA y Europa lo estan cultivando. Conociendo la tecnica y clima q' les favorece seguro q' van revertir su deficit y ponerlo al alcande de su poblacion y sobre todo la niñez. Aqui en cambio ha llegado por la mala prevision, figuretismo e ignorancia a precios prohibitivos. Muy bien seria la base del programa Qali Warma.

Enviar un comentario nuevo

Director fundador
gustavo mohme Gustavo Mohme

Gustavo Mohme Llona nació el 25 de abril de 1930, en el distrito de Chulucanas, Piura, y debido a la repentina muerte de su madre fue criado desde muy pequeño por su abuela materna, Stella Miller de Llona . Lejos de que esto sea un impedimento para su formación, siempre dio grandes muestras de honestidad con las personas que lo rodeaban, siendo solidario con todo aquel que lo necesitaba.

Mencionar su nombre es referirnos a un emblemático personaje que, en su quehacer político y periodístico, influyó en el desarrollo de la sociedad peruana durante varias décadas. No sólo se trato de un reconocido ingeniero civil que desarrolló obras de gran envergadura, sino que se enfrentó a los representantes de nuestras etapas más nefastas: la dictadura fujimontesinista.

En el año 1956 Gustavo Mohme Llona decidió casarse con Ramona Seminario , y fruto de su amor llegaron sus seis hijos: Stella Mohme Seminario , Gustavo , María Eugenia , Gerardo , Helena y Carlos . Años después y convencido por el ex presidente Fernando Belaunde Terry , decide incursionar en la política, adhiriéndose al partido Acción Popular (AP).

En 1985 fue elegido senador por Izquierda Unida . En la siguiente elección general, en 1990, volvió a ganar un puesto como senador, pero su gestión fue interrumpida por el autogolpe de Estado de Alberto Fujimori en 1992. Tras un breve receso, Mohme Llona fue llamado por el líder de Unión Por el Perú (UPP), Javier Pérez de Cuéllar, para integrar la lista parlamentaria, y así logró ser elegido para el periodo 1995-2000. Posteriormente, la muerte sorprendió a Mohme cuando había sido reelegido como congresista para el periodo 2000-2005, esta vez con la agrupación Somos Perú.

En noviembre de 1999, Gustavo Mohme Llona convocó a diversas fuerzas políticas a firmar el Acuerdo de Gobernabilidad para fortalecer la democracia y enfrentar al fujimorismo y conservar la institución de la democracia .

Su trabajo político estuvo a la par con un sueño que en 1981 concretó: la fundación del Diario "La República” , convirtiéndose en uno de los medios de comunicación más importantes del país, lo que se mantiene hasta la fecha. Años después, también se formaron los diarios “El Popular” y “Libero” . Gustavo Mohme Llona falleció el 23 de abril del 2000, pero a pesar de ello, su legado se mantiene en cada uno de los trabajadores que conforman hoy el Diario La República .