Sexualidad
Loading

Vaginas jovencitas

Por Rossina Guerrero
Psicóloga de Promsex*


De manera bastante frecuente escucho que las personas afirman que no hay que genitalizar la sexualidad. Sin dejar de ser cierto que la sexualidad abarca mucho más que los órganos genitales de las personas, el placer sexual sí nos remite a estos, ya que sin su buen funcionamiento difícilmente podremos hablar de una sexualidad plena.

Por ello me animo a escribir este artículo para hablar sobre el rejuvenecimiento vaginal, una cirugía que está permitiendo a muchas mujeres revertir los efectos adversos que pueden tener los partos vaginales y/o el paso del tiempo sobre la estructura y funcionamiento de su vagina y, con ello, sobre su bienestar sexual.

Esta cirugía es, hoy, uno de los avances tecnológicos más importantes para permitir que miles de mujeres puedan recobrar la confianza sobre su propio cuerpo y sobre el establecimiento de relaciones sexuales placenteras, ya que el buen funcionamiento genital en las mujeres es también importante para ello.

Un poco de información sobre esta cirugía: el llamado rejuvenecimiento vaginal es el procedimiento quirúrgico que se realiza con la finalidad de reconstruir la vagina y el periné (parte posterior de la vagina) y busca reducir el ensanchamiento de la misma, recuperar su tonicidad, así como revertir el ocultamiento del clítoris y el agrandamiento de los labios vaginales, lo cual, como se puede imaginar, son condiciones que interfieren en la actividad sexual placentera de la mujer y también de su pareja.

Mujeres que se han beneficiado con este procedimiento testimonian sobre el cambio radical que ha significado en sus vidas el reencontrarse de manera placentera con su propio cuerpo. La vergüenza y las excusas para evitar las relaciones sexuales por esta razón disminuyeron considerablemente y permitieron en ellas una actitud más proactiva en la búsqueda del placer sexual.

Sin duda debemos alentar que procedimientos como estos -que le cambian la vida a las personas y, especialmente, a las mujeres, que bastantes problemas han tenido con redefinirse como seres sexualmente activos- se democraticen y pasen en un futuro no tan lejano a ofrecerse en sistemas de salud más al alcance y sin distinciones.

No quisiera dejar de notar que el martes 8 de marzo se celebró el Día Internacional de la Mujer, que nos devuelve la mirada y la esperanza en que este mundo puede ser un mejor espacio, incluso en lo sexual, también para las mujeres.

*Centro de promoción y defensa de los derechos sexuales y reproductivos
rossina@promdsr.org

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo