Salud
Loading

Males e infecciones dañan sus riñones

01.jpg

Peligro. Podrían derivar a una insuficiencia renal crónica. El fumar, la obesidad así como las infecciones urinarias, entre otras enfermedades, afectan directamente a nuestros riñones e incluso podrían dañarlos severamente. Cuídelos.

Redacción. La República.

Cuando usted padece de una infección urinaria crónica, cálculos urinarios o glomerulonefritis, sus riñones sufren, y mucho. Tanto es así que esos males podrían derivar en una insuficiencia renal crónica que causará la pérdida gradual de la función de ese valiosísimo órgano.

El riñón, por si no lo sabe, es el encargado de excretar los desechos y tóxicos de nuestro organismo a través de la orina. Si no funcionaría, no podríamos eliminar esas toxinas y se quedarían en nuestro cuerpo.

Boris Medina, miembro de la Sociedad Peruana de Nefrología (SPN), refiere, a pesar de ello, que a nivel mundial la diabetes y la hipertensión arterial se están convirtiendo en la causa más frecuente de la insuficiencia renal en adultos mayores sobre todo. En ese sentido, añadió que en el país más del 5% de la población adulta tiene alguna forma de enfermedad renal.

Riesgo de diálisis

Pero ¿qué pasará si llegamos a padecer de una insuficiencia renal crónica? A decir del especialista, el riesgo sería necesitar de un tratamiento de diálisis o trasplante renal para seguir con vida, pero también puede ocasionar la muerte prematura al generar alguna complicación cardiovascular (insuficiencia cardiaca, accidente cerebrovascular y enfermedad coronaria), si es diagnosticada tardíamente.

Con motivo del Día Mundial del Riñón, que se conmemora el 10 de marzo, Medina agregó que un peligro inherente de este mal es que se diagnosticada tardíamente porque no da síntomas al inicio.

Las molestias aparecen cuando está muy avanzada y a veces los síntomas son muy confusos porque dependen de la enfermedad que acompaña el daño renal, tal es así que puede haber hinchazón del rostro, párpados, manos, abdomen, tobillos y pies, sed excesiva, orina espumosa y oscura, fatiga, debilidad, vómito y aumento de la frecuencia para orinar.

Por ello –dijo– se debe tratar adecuadamente las enfermedades del riñón para evitar que se conviertan en enfermedades crónicas que luego dañarán el funcionamiento del riñón; y en el caso de enfermedades crónicas como la diabetes y la hipertensión, estas deben ser controladas para reducir el riesgo de tener insuficiencia renal.

“Las infecciones urinarias y los cálculos urinarios pueden ser curados, pero es mejor prevenirlos a tiempo”, expresó el nefrólogo.

Más cuidados

Añadió que además de la diabetes, la hipertensión y las glomerulonefritis, enfermedades como la arterioesclerosis, el tabaquismo, el uso de analgésicos y la obesidad aumentan el riesgo de aparición y progresión de la ERC.
Según datos estadísticos, en el mundo cerca del 7% de la población ya ha perdido más de la mitad de la función normal del riñón y uno de cada cinco pacientes que acude a un establecimiento de salud de atención primaria presenta una función renal reducida por debajo del 50% de su capacidad. Tenga cuidado.

Estrechez de corazón

Desde hace algunos años el segundo jueves del mes de marzo se celebra el Día Mundial del Riñón. Este año será el jueves 10 de marzo, bajo el lema “Protege tus riñones, salva tu corazón”. El objetivo es llamar la atención sobre la relación directa que existe entre la enfermedad renal y los problemas cardiovasculares. Por eso, en esta fecha se hará un llamamiento a todas las personas que tienen algún tipo de problema renal para que protejan su corazón.

Se estima que en el Perú dos millones y medio de peruanos tienen riesgo de adquirir enfermedad renal crónica, debido a la falta de prevención y detección temprana de la dolencia, la que puede ser diagnosticada con un simple examen de orina y sangre. Por eso lo mejor es hacerse chequeos rutinarios.

Comentar esta noticia

Enviar un comentario nuevo