Sociedad
Loading

Imponen 27 años de cárcel a ‘Cholo Jacinto’ por asesinatos y secuestros

PL_2005315_33784_S.jpg
Jacinto Aucayari se salvó de la cadena perpetua al confesar sus delitos. También fueron condenados otros 11 integrantes de banda ‘Los Injertos del Fundo Oquendo’.

AISLADO. Jacinto Aucayari, cabecilla de “Los Injertos del Fundo Oquendo” será internado en penal de Piedras Gordas, en Ancón.

La clave

PUNTUALIDAD. El presidente de la Corte Suprema, Walter Vásquez Vejarano dispuso que la OCMA investigue por qué la lectura de la sentencia al “Cholo Jacinto” se inició con dos horas de retraso.


CUMPLIRÁ SENTENCIA EN PIEDRAS GORDAS • Jacinto Aucayari se salvó de la cadena perpetua al confesar sus delitos.
• También fueron condenados otros 11 integrantes de banda ‘Los Injertos del Fundo Oquendo’.

Ana Véliz.

El asesino y secuestrador Jacinto Aucayari Bellido (a) ‘Cholo Jacinto’ fue condenado ayer a 27 años de prisión, por la Cuarta Sala Penal de Lima, por el secuestro de Olga Salazar Banchero y el asesinato del ganadero Drago Bosovich y diversos asaltos a entidades bancarias cometidos en el 2001.

Con él fueron condenados 11 de sus cómplices, integrantes de la banda ‘Los Injertos del Fundo Oquendo’. A ellos se les impuso penas que oscilan entre 15 a 25 años. Estos fueron identificados como José Castañeda, Teodoro Carahua, Pablo Bellido, Pablo Lazo, Gregorio Quirón, Fernando Guzmán, Richard Romero, Ignacio Quispe, Jesús Blas, Mario Meléndez y Pascual Torres.

“Cholo Jacinto” y sus cómplices cumplían arresto domiciliario en el área administrativa del penal de Lurigancho, desde el 25 de febrero último, por exceso de detención sin recibir sentencia.

Ahora, la mayoría cumplirá la condena en el penal de Lurigancho, mientras que Jacinto Aucayari Bellido será internado en el penal de máxima seguridad de Piedras Gordas, en Ancón, donde tendrá restringidas las visitas de familiares y amigos.

El tribunal presidido por el vocal Ricardo Brousett Salas impuso a los condenados, junto a las penas de cárcel, el pago de una reparación civil de 35 mil soles a favor de cada una de sus víctimas.

Además, de los crímenes antes mencionados, la banda del “Cholo Jacinto” fue encontrada culpable del asalto a la comisaría de Sayán, en la que disfrazados de policías se llevaron el armamento y los chalecos antibalas del personal de dicha dependencia policial.

Igualmente, por el rapto de funcionarios del Banco de la Nación en la localidad de Huacho.

Jacinto Aucayari se salvó de recibir una pena mayor, e incluso la cadena perpetua, porque se acogió al beneficio de la confesión sincera, reconociendo sus crímenes.